¿Tienes una mascota lesionada? Diseña el programa de rehabilitación ideal

Análisis escrito por Dra. Karen Shaw Becker
perro lesionado

Historia en Breve -

  • La mayoría de los terapeutas de rehabilitación animal están de acuerdo en que el ejercicio terapéutico debe ser la base de cada programa de rehabilitación personalizado
  • Hay muchos factores que debes considerar al diseñar un programa de rehabilitación para un paciente veterinario, incluyendo la edad, lesiones, diagnóstico y limitaciones del animal, así como la capacidad del padre de la mascota para realizar los ejercicios en casa
  • Un protocolo completo para la mayoría de los pacientes de rehabilitación animal debe enfocarse en el equilibrio y propiocepción, fortalecimiento de la zona core, resistencia y flexibilidad
  • Los centros de terapia de rehabilitación proporcionan muchos otros tratamientos beneficiosos además del ejercicio activo y terapéutico
  • La terapia de rehabilitación debe ser el estándar del plan de cuidados generales para mascotas lesionadas, discapacitadas o débiles

Según la veterinaria, Dra. Janice Huntingford, "los ejercicios terapéuticos son la piedra angular de la rehabilitación" para las mascotas. Huntingford, quien es una terapeuta certificada en rehabilitación canina, considera que "no se trata de utilizar algún láser ni caminadoras para correr bajo el agua", sino que el ejercicio debe ser parte esencial de cada protocolo de rehabilitación para pacientes veterinarios.

Al igual que la mayoría de los especialistas en rehabilitación veterinaria que conozco, coincido con la perspectiva de Huntingford sobre el ejercicio, y estoy de acuerdo en que es crucial para mejorar el rango de movimiento, fuerza muscular, flexibilidad, equilibrio, marcha y propiocepción de un animal. El ejercicio también es muy beneficioso para disminuir el dolor, mejorar la sanación, promover la pérdida de peso, así como mejorar la resistencia y rendimiento.

Los programas de ejercicio más efectivos para pacientes de rehabilitación toman en consideración no solo la edad, lesiones, diagnóstico y limitaciones del animal, sino también la capacidad del dueño de la mascota para realizar la parte del protocolo de ejercicios en casa.

Cómo crear programas de ejercicio personalizados para pacientes de rehabilitación

Cada paciente es diferente, por lo que cada programa de ejercicio se debe diseñar de forma personalizada. Huntingford enlista nueve principios que se deben tener en cuenta a la hora de diseñar un protocolo de ejercicios para pacientes de rehabilitación veterinaria:

  1. Cualquier patología subyacente que pueda afectar la capacidad del paciente para hacer ejercicio
  2. Estado psicológico y disposición del paciente para realizar ejercicios
  3. Experiencia del cliente
  4. Establecer objetivos a corto y largo plazo
  5. Evaluar al paciente en cada visita
  6. Asegurar la mecánica corporal adecuada tanto para el terapeuta como para el paciente
  7. Utilizar dispositivos de asistencia, en caso de ser necesario
  8. Estar atento a las señales de fatiga
  9. Terminar con un aspecto positivo

Cualquier persona que intente diseñar un programa de ejercicios para una mascota que reciba terapia de rehabilitación debe tener al menos una comprensión básica de la fisiología del ejercicio, tal como la diferencia entre las fibras musculares de contracción lenta (tipo 1) y rápida (tipo 2), y cómo la lesión o inmovilización de los músculos podría impactar en el paciente.

Es por eso que siempre recomiendo colaborar con un terapeuta certificado en rehabilitación animal. Además, es importante conocer los tres tipos de ejercicios que trabajan los músculos de diferentes maneras:

  1. Los ejercicios concéntricos, consisten en contracciones que acortan el músculo y son la parte del movimiento en el cual el músculo objetivo trabaja para realizar la acción. Ejemplo: el movimiento de levantamiento con curl de bíceps.
  2. Los ejercicios excéntricos, son contracciones que alargan el músculo, como el movimiento que se utiliza para extender o bajar el brazo cuando se realiza un curl de bíceps.
  3. Los ejercicios isométricos son contracciones de un músculo o grupo muscular en particular. Estos ejercicios no cambian la longitud del músculo ni mueven la articulación relacionada. Los ejercicios isométricos ayudan a mantener la fuerza. Un ejemplo del ejercicio humano es una plancha sostenida.

Según Huntington, para la mayoría de los pacientes de terapia de rehabilitación animal, el enfoque de un programa de ejercicios debe centrarse en cuatro componentes principales: equilibrio y propiocepción, fortalecimiento de la zona core, resistencia y flexibilidad. Aparte de eso, un terapeuta de rehabilitación puede incluir movimientos para enfocarse en el área específica de la lesión o discapacidad, o en el caso de los atletas caninos o perros de trabajo, ejercicios para mejorar su fuerza y velocidad.

Tratamientos adicionales que pueden proporcionar los centros de terapia de rehabilitación

Además de ejercicio terapéutico, hay muchos otros tratamientos beneficiosos que pueden ofrecer los centros de terapia de rehabilitación animal, por ejemplo:

Masajes

Acupuntura

Quiropráctica

Ejercicios articulares

Estiramientos

Terapia con láser frío (terapia con láser de bajo nivel)

Terapia de pulso magnético

Ultrasonido terapéutico

Terapia de calor

Terapia de compresión acústica

TENS (estimulación nerviosa eléctrica transcutánea)

Estimulación eléctrica neuromuscular

Mi favorito: Hidroterapia

La Hidroterapia, también llamada terapia acuática, es una de mis terapias de rehabilitación favoritas para mascotas, porque moverse en el agua puede otorgar innumerables beneficios. Puede ayudar a sanar los animales lesionados, aliviar el dolor y también puede proporcionar beneficios emocionales.

Por lo general, la hidroterapia involucra una caminadora y/o nadar bajo el agua. Las caminadoras acuáticas son una excelente manera de aprovechar las actividades funcionales y naturales de tu mascota, como caminar, trotar y correr. La caminadora aprovecha sus patrones naturales al caminar, lo que ayuda a mejorar su rango de movimiento luego de una lesión o cirugía.

Al mismo tiempo, las inmersiones acuáticas pueden generar una ligera resistencia, lo que ayuda a desarrollar y mantener la fuerza muscular. La flotabilidad del agua elimina la presión de las articulaciones lesionadas o adoloridas.

La terapia acuática también puede mejorar la salud cardiovascular, fuerza muscular y rango de movimiento de tu mascota. Prácticamente todos los sistemas de órganos de tu mascota se relajan y estimulan al mismo tiempo durante la inmersión acuática. Puede aliviar el dolor y espasmos musculares, disminuir el estrés y estimular las funciones metabólicas y hormonas.

Esta terapia también puede beneficiar al sistema linfático, disminuir la inflamación y apoyar el proceso digestivo del cuerpo.

Si tu mascota está envejeciendo, es probable que se haya vuelto un poco más lenta y quizás pierda algo de movilidad. La hidroterapia no solo puede ayudar a aliviar el dolor articular en tu mascota de edad avanzada, sino que también puede ayudarle a recuperar la confianza.

El movimiento dentro del agua puede ser un gran ejercicio para las mascotas mayores que presentan dificultades para caminar, correr o realizar ejercicios terapéuticos. Hacer sesiones regulares de natación también puede ayudar a quemar calorías y adelgazar a una mascota con exceso de peso sin generar más desgaste en las articulaciones envejecidas.

De igual manera, las mascotas con artritis, mielopatía degenerativa, debilidad en las extremidades posteriores o displasia de cadera pueden ser excelentes candidatos para hacer una terapia acuática.

Por lo general, los especialistas en rehabilitación trabajan junto con los veterinarios para personalizar programas que se ajusten a las necesidades terapéuticas específicas de cada mascota. Un curso de rehabilitación puede ser de tan solo dos visitas o hasta tres visitas a la semana, durante tres meses o más. Algunas personas incluso optan por llevar a sus mascotas a sesiones regulares de hidroterapia para ayudarlas a mantener su movilidad y conservar su tono muscular.

Las sesiones formales de terapia de rehabilitación suelen ser de una hora de duración, y su progreso se registra cuidadosamente en cada visita. Usualmente, los protocolos de terapia también incluyen planes de cuidados en el hogar diseñados de forma personalizada que les proporcionan una guía específica y valiosa a los dueños de mascotas para ayudar a su compañero animal a recuperar la movilidad y buena calidad de vida.

De igual manera, hay dispositivos de movilidad como cabestrillos, arneses y ruedas que pueden ser tremendamente útiles, tanto para las mascotas como para sus humanos. Desde mi punto de vista, la terapia de rehabilitación debería ser el estándar del plan de cuidados generales para mascotas lesionadas, discapacitadas o debilitadas.

Mascotas en las que es imprescindible implementar una terapia de rehabilitación

Si tu mascota se recupera de una lesión, tiene dificultades para moverse o presenta dolor, un especialista en rehabilitación podrá ayudarlo. La Asociación Americana de Rehabilitación Veterinaria (AARV, por sus siglas en inglés) proporciona una lista de padecimientos que pueden tratarse con éxito por medio de rehabilitación, así como los tipos de mejoras que las mascotas pueden experimentar:

Osteoartritis. Mayor movilidad y rango de movimiento, así como menor inflamación

Displasia de cadera. Desarrollo de masa muscular de apoyo, así como mayor movilidad y comodidad

Lesiones musculares. Acelera la curación, restaura el grado funcional normal y disminuye la inflamación

Lesiones en la espalda. Previene una nueva lesión y controla el dolor

Fracturas. Acelera la recuperación y previene las contracturas musculares

Amputación. Ayuda con la adaptación, desarrolla los músculos de soporte y controla el dolor

Enfermedad neuromuscular. Apoya el fortalecimiento, adaptación y control del dolor

Luxación articular. Fortalece los músculos y ligamentos de soporte, y evita otras lesiones

Lesiones tendinosas. Aumenta el rango de movimiento y fuerza, disminuye la inflamación y tejido cicatricial, en especial la reparación posquirúrgica

Es importante recordar que la terapia de rehabilitación no solo es adecuada para los perros. También podría beneficiar a los gatos, caballos, conejos y muchas otras mascotas.

Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo
Publique su comentario