Cómo entrenar a tu perro para pasear sin correa

Análisis escrito por Dra. Karen Shaw Becker
perro camina sin correa

Historia en Breve -

  • Todos los perros disfrutan de andar sin correa, pero si quieres que tu mascota pasee sin su correa, existen muchos pasos para hacerlo de manera segura
  • Algunos perros son mejores candidatos para aventurarse sin correa que otros, lo que depende del temperamento, el entrenamiento, la raza y otros factores
  • Cualquier perro que pasee sin correa debe detenerse de manera confiable y regresar con cada orden, así como hacer chequeos regulares con su humano, sentarse y acostarse de emergencia

Caminar con correa no es natural para los perros (por eso es necesario enseñarles a hacerlo). Tampoco es la manera ideal de ejercitar a la mayoría de los perros medianos y grandes, porque no pueden correr por completo o jugar de manera natural. Como el entrenador profesional de perros Pat Miller señala en un artículo reciente para el Whole Dog Journal:

"No cabe duda de que es inmensamente beneficioso que los perros puedan correr sin correa. La mayoría de los perros ni siquiera pueden ejercitarse adecuadamente con una correa, y la falta de ejercicio contribuye a una gran cantidad de desafíos en su comportamiento”.

La autora y conductista animal, Patricia B. McConnell explica que las aventuras sin correa pueden ser beneficiosas porque los perros necesitan mucha estimulación física y mental, y anhelan cierta independencia y autosuficiencia:

"Considero que una de las cosas que más quieren es una cierta cantidad de autonomía. Algunos perros tienen mucha, mientras que otros casi ninguna, pero seguramente cada perro quiere poder hacer lo que quiere hacer, cuando quiere, al menos parte del tiempo. Estar sin correa lo cumple en gran medida, pero también pone a los perros en riesgo”.

Pero como Miller y McConnell también aclaran, existe una manera correcta de que un perro camine, corra, pasee o realice otra actividad al aire libre sin correa, y una manera incorrecta. Si no se hace adecuadamente (y de acuerdo con las leyes locales), puede representar una amenaza para tu propio perro, así como para otros perros, humanos, ganado y vida silvestre.

"Los perros sin correa pueden escaparse y perderse, correr en las carreteras y causar accidentes graves, causar caídas entre los excursionistas y accidentes entre los ciclistas, y que persigan o incluso maten a otros animales", explica.

También pueden crear problemas cuando se acercan con entusiasmo a otro perro con correa, un perro de servicio u otro perro de su clase que sea intimidante o amenazante.

Un recurso muy recomendable antes de permitir que tu perro pasee sin correa

Antes de siquiera considerar que lo haga, debe estar bien entrenado para permanecer junto a ti o bajo tus órdenes en todo momento. Debe tener un 99.99 % de memoria infalible para que pueda obedecerte bajo cualquier tentación o peligro.

Además, es necesario que este en excelente estado de salud, tener un temperamento uniforme, ser amigable con otros perros y humanos, tener un mínimo impulso de caza y no mostrar ningún comportamiento agresivo o la necesidad de alejarse.

También es importante familiarizarse con todos los peligros potenciales en las áreas donde ande sin correa. Según Miller, algunas de las posibilidades incluyen:

Serpientes venenosas

Estanque congelado en el cual podría caer

Un lugar en la playa donde la marea es inusualmente fuerte

Estanques que a veces contienen algas tóxicas

Acantilados, cuevas o pozos abandonados en los que tu perro podría caer

Depredadores de la vida silvestre que podrían atacar a tu perro

Una carretera o autopista muy transitada.

También es importante conocer y seguir las leyes locales.

Todos los perros sin correa deben ser entrenados con las siguientes órdenes

Para mantener adecuadamente el entrenamiento y las habilidades sin correa de tu perro, es necesario mantener la respuesta a tus órdenes. Según Miller, algunos métodos de práctica incluyen:

Registros regulares — Cuando tu perro está sin correa, debe permanecer bastante cerca de ti y volver hacia ti con frecuencia, así como regresar a ti sin pedírselo.

"Cada vez que notes que tu perro voltea a verte", escribe Miller, "marca el momento con una orden (como la palabra 'Sí') y dale un premio. Cuanto más refuerces el comportamiento de registro, lo hará con mayor frecuencia.

Este valioso comportamiento debe mantenerse actualizado con un refuerzo constante, ya sea que signifiquen golosinas, jugar rápidamente con su juguete favorito, elogiarlo o acariciarlo".

Sentarse y acostarse de emergencia — Practica a una distancia corta (como a cinco o seis pasos de distancia) y aumenta gradualmente la distancia hasta que él se siente o se acueste de inmediato, incluso a distancia.

Recuerdos confiables

"Un recuerdo rápido y confiable es fundamental", explica Miller. "Practica, practica, practica. Refuerza, refuerza, refuerza. Utiliza aquello que tu perro ama más que nada en el mundo para lograr que camine sin correa”.

Alejarse — Este comportamiento puede utilizarse para indicar que se aleje rápidamente de cualquier peligro potencial.

"Cuando quieres que no se acerque a algo, dices: "¡Aléjate!" Y aléjate con él, dándole un premio con la mano o tirándoselo al piso", explica Miller. "Es un comportamiento divertido y dinámico".

Aprender esta señal es tan importante como un buen recuerdo

McConnell aboga por enseñarle a detenerse antes de alejarse.

"Pedirle a un perro que se detenga puede ser crítico para la seguridad del perro, y si lo piensas, es un ejercicio muy diferente a pedirle que regrese", explica.

"Además de ser una orden práctica, he aprendido que es mucho más efectivo pedirle que se detenga antes de pedirle que vuelva a ti, especialmente si se está moviendo rápido en otra dirección". Piénsalo: si un perro se aleja de ti, para regresar tiene que 1) detenerse, 2) voltearse y 3) regresar hacia ti. Son tres cosas, ¿verdad?

"Opino que es mucho más efectivo, especialmente con perros a los que les encanta correr, enseñarles a detenerse justo antes de pedirles que regresen. No es tan difícil de hacer: solo deja que tu perro se adelante uno o dos pasos y dile "¡Whoa!" O "Para" y luego refuérzalo con algo maravilloso. Utiliza gradualmente la señal cuando el perro esté 1) más lejos de ti y 2) se mueva más rápido.

Trata de mantener dichas ordenes por separado tanto como puedas, y gradualmente pídele que se detenga mientras arranca en otra dirección. Maneja esto cuidadosamente al entrenarlo: no grites "Whoa" cuando tu beagle este desapareciendo en el bosque para atrapar un conejo si no ha cumplido totalmente un nivel mucho más fácil”.

Perros que nunca deberían pasear sin correa

Miller enumera tres tipos de comportamientos caninos que absolutamente impiden los paseos sin correa más allá de la seguridad de tu propio patio trasero:

  1. Comportamiento depredador fuerte e incontrolable.
  2. Comportamiento fuerte e incontrolable para seguir un olor.
  3. Agresión hacia otros perros o humanos.

"A menos que o hasta que estos comportamientos se modifiquen y hayas entrenado un alejamiento extraordinariamente confiable, tu perro no puede pasear sin correa en ningún lugar público o privado donde pueda amenazar la seguridad de otros o de tu propio perro", explica Miller.

Entrénalo a pasear sin correa y practícalo de por vida

Si tu perro es un buen candidato para pasear sin correa, es importante practicar regularmente y reforzar positivamente las ordenes de su entrenamiento sin correa en un área cerrada y de por vida.

Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo
Publique su comentario