Perros alrededor del mundo Perros alrededor del mundo

PUBLICIDAD

¿Sospechas que tu gato padece enfermedad cardíaca felina? Pide un 'Ecocardiograma de dos minutos'

Análisis escrito por Dra. Karen Shaw Becker
enfermedad cardiaca

Historia en Breve -

  • A menudo la enfermedad cardíaca en los gatos, como muchas otras enfermedades felinas, permanece oculta, y la investigación demuestra que muchos gatos sanos tienen problemas cardíacos
  • Un estudio reciente demuestra que los ultrasonidos de detección realizados por veterinarios capacitados en medicina general pueden ayudar a diagnosticar la mayoría de las enfermedades cardíacas en gatos
  • Esta técnica podría ser invaluable para encontrar enfermedades del corazón en gatos asintomáticos antes de que se conviertan en una crisis
  • La miocardiopatía hipertrófica representa el 80 % de los problemas cardíacos felinos
  • Los pasos que puedes seguir para prevenir la enfermedad cardíaca en tu gato incluyen alimentar de forma nutricionalmente óptima y apropiada para su especie, y complementar con CoQ10 en forma de ubiquinol

Alrededor del 10 % al 15 % de los gatos tienen algún tipo de enfermedad cardíaca, y a menudo todas las enfermedades en los gatitos permanecen ocultas hasta que se convierten en una crisis.

"Los gatos con enfermedades del corazón no muestran signos de que algo esté mal con su corazón, y, por lo tanto, los signos de que tienen problemas aparecen de manera muy repentina", explica el cardiólogo veterinario John Rush de la Escuela de Medicina Veterinaria Tufts Cummings. "Están bien y en el momento menos esperado sienten mucho dolor o tienen dificultades para respirar".

En los gatos, ocultar los problemas de salud es algo natural, ya que, en la naturaleza, mostrar debilidad los hace más atractivos para los depredadores.

Diagnosticar la enfermedad cardíaca en los gatos puede ser un gran desafío

Un soplo cardíaco no es un indicador preciso de la presencia de enfermedad cardíaca felina, porque los gatitos con la enfermedad pueden o no tener soplos. Además, los gatos pueden tener un soplo cardíaco pero ninguna enfermedad cardíaca.

Cuando se presenta un gato con sospecha de problemas cardíacos, muchos veterinarios envían al propietario a un cardiólogo veterinario, que usan un ultrasonido para ver el corazón y diagnosticar la enfermedad. Las evaluaciones cardíacas pueden costar varios cientos de dólares y a veces los gatitos requieren sedación ligera para someterse a un ecocardiograma.

Por suerte, en los últimos años las máquinas de ultrasonido se han vuelto más pequeñas y menos costosas, para ser más accesibles a los veterinarios de práctica general. En 2016, los investigadores veterinarios de la Facultad de Medicina Veterinaria de Cummings, incluido el Dr. Rush, se preguntaron si un examen inicial de ultrasonido del corazón en gatos asintomáticos podría encontrar una enfermedad cardíaca antes de que alcanzara la etapa de crisis.

Con fondos de la Morris Animal Foundation, lanzaron un estudio para enseñar a los veterinarios de atención primaria a usar el ultrasonido para detectar enfermedades cardíacas en los gatos. Los resultados, publicados en el Journal of Veterinary Internal Medicine, fueron alentadores.

Los investigadores emprendieron el camino para enseñar a los veterinarios locales cómo realizar un "ecocardiograma de dos minutos" en gatos con sospecha de enfermedad cardíaca

El equipo de investigación de Cummings apodó su estudio como el “cat cardiology roadshow,” ya que viajaron por Nueva Inglaterra y enseñaron a los veterinarios a usar una máquina de ultrasonido y a cómo ver la aurícula izquierda y el ventrículo izquierdo de los corazones de los gatos. Simultáneamente, un equipo de la Facultad de Medicina Veterinaria de la Universidad de Pennsylvania realizó una gira similar en el área de Filadelfia.

"Cuando los gatos tienen una enfermedad cardíaca, a menudo tienen miocardiopatía hipertrófica: un problema con el músculo cardíaco", dice la coautora del estudio Elizabeth Rozanski, veterinaria de cuidados críticos en el Foster Hospital for Small Animals en Cummings.

"Lo primero que sucede es que el ventrículo izquierdo, que bombea sangre al cuerpo, se vuelve más grueso. Con el tiempo, tampoco se relaja, por lo que no puede llenarse de sangre de manera tan efectiva, y la cámara de retención (la aurícula izquierda) comienza a agrandarse. Esto sucede durante un largo período de tiempo".

Los investigadores del roadshow enseñaron a los veterinarios a reconocer cuándo una de las paredes del ventrículo izquierdo era más gruesa de lo que debería ser, y si la aurícula izquierda estaba agrandada. Rush denominó a la ecografía de detección como "ecografía de dos minutos" porque toma solo un par de minutos y también es amigable con el gato.

Publicidad
Clic aquí para conoce a perros de todo el mundoClic aquí para conoce a perros de todo el mundo

La "ecocardiografía de dos minutos" ayuda a identificar a la mayoría de los gatos asintomáticos con enfermedad cardíaca moderada a severa

Después del entrenamiento, los veterinarios identificaron a la mayoría de los gatitos asintomáticos con enfermedad cardíaca significativa.

"Después de completar esta capacitación, los investigadores detectaron enfermedad cardíaca moderada a grave en la mayoría de los gatos", dijo Rush. "Los gatos con enfermedad cardíaca moderada a grave, que todavía no muestran signos de enfermedad cardíaca, son los que queremos encontrar, para poder obtener una evaluación cardíaca completa y comenzar a darles medicamentos".

Por desgracia, el procedimiento de ecografía de dos minutos no es tan exitoso para ayudar a identificar gatos con enfermedad cardíaca leve. Sin embargo, los veterinarios entrenados en el procedimiento les dijeron a los investigadores que planeaban continuar con la evaluación en los gatos para detectar enfermedades cardíacas con la de ecografía de dos minutos. Rush espera que la tecnología continúe tan pequeña y barata, para ser aún más accesible para los veterinarios que la aprovechan.

Los estudios demuestran que muchos gatos que aparentemente son sanos tienen problemas cardíacos

La enfermedad cardíaca se ha considerado más común en perros que en gatos, pero en realidad puede ser más frecuente de lo que pensábamos en los gatitos. Un estudio prospectivo de 103 gatos sanos de mascotas realizado en 2004 en el Angell Memorial Animal Hospital en Boston concluyó:

"... los soplos cardíacos fueron detectables en una gran proporción de gatos saludables y esa cantidad de soplos parecen ser causados por la enfermedad de corazón estructural que se encuentra en un estado clínicamente latente".

De los 103 gatos en el estudio, 22 (21 %) tenían soplos cardíacos detectables. De los 22 gatos con soplos cardíacos, se realizó ecocardiografía en 7, de los cuales 6 resultaron con enfermedad cardíaca. Se examinó a 13 gatitos más de una vez para el estudio, y 3 de ellos desarrollaron soplos cardíacos durante el curso del estudio.

En 2009, se realizó un estudio transversal de otros 103 gatos de casa “completamente” saludables en el Colegio Regional de Medicina Veterinaria Virginia-Maryland, Instituto Politécnico de Virginia en Blacksburg. El objetivo era determinar la prevalencia de cardiomiopatía en gatos sanos, así como la relación entre la cardiomiopatía y los soplos cardíacos.

Se detectó un soplo cardíaco en 16 gatos (15.5%), 5 de ellos tenían miocardiopatía (una enfermedad del músculo cardíaco). La miocardiopatía también se identificó en otros 16 gatos, 15 de los cuales tenían miocardiopatía hipertrófica, la forma más común de enfermedad cardíaca felina.

Los investigadores concluyeron que:

  1. La miocardiopatía es común en gatos sanos
  2. En gatos aparentemente sanos, un soplo cardíaco no es un indicador confiable de la presencia de miocardiopatía

Sin embargo, en un estudio realizado en 2011 de una muestra más pequeña de 32 gatos aparentemente sanos con soplos cardíacos, se detectó enfermedad cardíaca en más de la mitad (53 %). Esos investigadores concluyeron que los soplos cardíacos detectados en los exámenes físicos rutinarios de gatos sanos justifican una mayor investigación.

Si tienes un compañero felino, es importante saber qué tipos de problemas cardíacos puede encontrar el veterinario. A veces, los signos son obvios para un ojo entrenado (de tu veterinario). Pero a menudo, puede permanecer oculto un trastorno cardíaco grave en un gato durante años antes de que se exprese, por lo que la detección de ultrasonidos como la "ecografía de dos minutos" puede ser invaluable.

Miocardiopatía hipertrófica: la afección cardíaca más común en los gatos

La afección cardíaca que se observa con mayor frecuencia en los felinos es la miocardiopatía hipertrófica (MCH), y representa el 80 % de los problemas cardíacos felinos. Maine Coons y Ragdolls están genéticamente predispuestos a MCH, y hay una prueba genética disponible para estas dos razas. El problema también se ve en el gato persa, otras razas orientales y los de pelos cortos estadounidenses, pero puede ocurrir en cualquier gato. Los gatitos desarrollan la afección cuando alcanzan la mediana edad, pero puede ocurrir a cualquier edad.

Existen otros dos tipos de miocardiopatía, la miocardiopatía restrictiva y la miocardiopatía dilatada, que son mucho menos comunes en los gatitos. Sin embargo, la miocardiopatía dilatada (DCM por sus siglas en inglés) era bastante común antes de que se descubriera una relación entre la deficiencia de taurina y DCM alrededor de 1980. Ahora que la taurina se agrega a la comida comercial para gatos, la enfermedad se ve mucho menos en los gatitos, y la alimentación con alimentos crudos bien formulada, ricas en carnes de órganos y músculos, contiene mucha taurina natural.

Los síntomas de la MCH felina varían y dependen de la gravedad de la enfermedad. Los gatos con enfermedad leve no siempre tienen síntomas. Pero un gatito con una enfermedad significativa mostrará signos obvios de un problema.

El desafío para los padres de mascotas es que los gatos son expertos en disimular enfermedades, por lo que hasta que la afección sea grave, incluso es posible que un gato muy enfermo no tenga síntomas o síntomas muy leves que no son específicos y no parecen indicar una enfermedad cardíaca: como la tendencia a esconderse más, comer menos o ser letárgicos.

En los gatos con síntomas obvios, puede existir dificultad respiratoria causada por insuficiencia cardíaca congestiva o parálisis de las piernas debido a un coágulo de sangre.

Los gatos que sufren insuficiencia cardíaca congestiva tienden a respirar con la boca abierta y, a veces, jadean. Debes estar atento a las dificultades respiratorias durante el esfuerzo. Algunos gatitos con MCH e insuficiencia cardíaca congestiva tienen dificultades para caminar cualquier distancia sin detenerse para descansar.

Pasos que puedes seguir para ayudar a proteger el corazón de tu gato

Los soplos cardíacos, las arritmias o los galopes detectados en los exámenes físicos de rutina de gatos sanos sin duda justifican una mayor investigación. Si tu veterinario no tiene acceso a la ecografía como herramienta de diagnóstico, te recomiendo que le pidas que realice en tu gatito una prueba de sangre proBNP. Esta prueba puede darte la tranquilidad de que tu gato no tiene signos tempranos de enfermedad cardíaca, o puede alertarte sobre un problema para tomar medidas para controlar la salud de su corazón.

Además, mantén a tu mascota delgada y en forma con una alimentación nutricionalmente óptima y apropiada para su especie que cumpla con sus requerimientos nutricionales de proteína animal (aminoácidos), grasas saludables y coenzima Q10. Creo que los carbohidratos innecesarios que se encuentran en la mayoría de los alimentos procesados para gatos compensan la cantidad de proteínas que necesitan, lo que hace que los carbohidratos sean un factor nutricional significativo para la enfermedad cardíaca felina.

Además, las altas temperaturas en las que se procesan los alimentos inactivan los ácidos grasos delicados, por lo que, aunque la etiqueta dice que contiene la cantidad correcta de ácidos grasos esenciales para mantener una buena salud cardiovascular, se inactivaron durante el proceso de fabricación.

La cantidad de taurina, carnitina y CoQ10 que se encuentra de forma natural en la carne sin procesar es de vital importancia para la salud cardíaca de tu gato. Estos nutrientes vitales no se encuentran en cantidades adecuadas en la mayoría de los alimentos secos y el procesamiento disminuye aún más su biodisponibilidad. Esta es otra razón por la que recomiendo alimentos sin almidón (sin granos ni papas) para los gatos.

Si la alimentas con alimentos secos o enlatados, te recomiendo complementar la alimentación de tu mascota con coenzima Q10 en forma de ubiquinol, así como fuentes marinas adicionales de ácidos grasos omega-3 (aceite de kril), en especial si tienes un gato que puede estar predispuesto a la enfermedad cardiovascular.

Proporcionarle a tu mascota CoQ10 adicional (la forma reducida) puede asegurar que tenga la cantidad que su cuerpo necesita para mantener un músculo cardíaco saludable.

Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo
Publique su comentario