Enfermedad de Lyme: ¿Deberías Preocuparte?

Articulo Anterior Siguiente Articulo
Abril 05, 2017 | 7,519 vistas

Historia en Breve

  • Se ha designado al mes de abril como el mes de la Prevención de la Enfermedad de Lyme en Perros, lo cual proporciona una buena oportunidad para informar sobre hechos y no sobre tontería publicitaria relacionada la infección canina de Lyme a los padres de mascotas
  • Hecho: La mayoría de los perros que son positivos a la enfermedad de Lyme no muestran síntomas, los perros que si los muestran generalmente son capaces de eliminar la infección por sí solos dentro de unos cuantos días
  • Hecho: Un análisis de sangre SNAP-4Dx puede verificar la existencia de Lyme. Si tu perro muestra síntomas y resulta positivo, se le administrarán antibióticos
  • Hecho: los perros no transmiten Lyme a los humanos, las garrapatas infectadas sí lo hacen
  • Consejos para prevenir la enfermedad de Lyme si vive en un área endémica de la misma son: utilizar repelente (de preferencia natural) contra garrapatas y revisar si su perro dos veces al día

Por la Dra. Becker

Se acerca la época de verano y también se acercan las plagas que molestan a nuestras mascotas.

Las garrapatas y los mosquitos encabezan la lista de parásitos problemáticos, por lo que al empezar los meses de verano la comunidad tradicional de veterinarios declaró que el mes de abril no solamente sea el Mes Nacional de la Precaución Contra la Dirofilariasis (gusano del corazón), sino también el mes de la Prevención de la Enfermedad de Lyme en Perros.

Los lectores habituales de este boletín saben que no exagero sobre estos bichos como muchos otros veterinarios. No es que no esté al tanto de los peligros potenciales de la enfermedad parasitaria, la verdad es que si lo estoy.

Simplemente no siento que sea constructivo asustar a los padres de mascotas, ni tampoco apoyo el uso constante de insecticidas, químicos y vacunas, los cuales son comunes en la comunidad convencional de veterinarios.

Desgraciadamente, hay mucha desinformación alrededor de la enfermedad de Lyme en perros que francamente trata más sobre vender vacunas y métodos de prevención que brindar a los padres de mascotas la información necesaria para que tomen las mejores decisiones en cuanto a la prevención de enfermedades en sus compañeros animales.

Hechos Sobre la Enfermedad de Lyme que Todo Dueño de Perro Debería Saber

La enfermedad de Lyme es causada por la bacteria Borrelia burgdorferi, la cual la tienen cierto tipo de garrapatas.

Según sea la especia de garrapata y de Borelia, su transmisión puede ocurrir con rapidez, siendo más probable que suceda una infección entre más tiempo la garrapata permanezca en el animal,1 así que es una buena idea que revises a tu perro dos veces al día durante la temporada de garrapatas.

Y no sólo porque encuentras en tu perro a una garrapata que tiene la bacteria quiere decir que él desarrollará la enfermedad de Lyme, pues solo cierto porcentaje de perros expuestos a la bacteria la desarrollan.

Los síntomas de la enfermedad de Lyme son diferentes en perros que en humanos. Por ejemplo; en los humanos aparece un sarpullido notorio o una mancha roja en el lugar donde la garrapata mordió, en los perros no pasa esto. De hecho, muchos perros infectados con la B. burgdorferi no muestran ningún síntoma, la bacteria solo se descubre durante los exámenes de sangre rutinarios, los cuales recomiendo realizar para verificar la existencia de alguna infección por lo menos una vez al año.

Si tu perro sí muestra síntomas de alguna infección, generalmente aparecerán mucho después de la mordida de la garrapata – generalmente varios meses después. Los síntomas comunes de la enfermedad de Lyme son:

Fiebre

Debilidad alternada de pierna en pierna

Nódulos linfáticos inflamados, dolorosos y calientes

Letargo

Hinchazón de las articulaciones

Falta de apetito

Rara vez un perro con infección desarrolla insuficiencia renal grave progresiva. La insuficiencia renal puede amenazar la vida de tu perro, si este ha resultado positivo la enfermedad de Lyme es buena idea realizar exámenes de sangre y orina con regularidad para vigilar su función renal.

Ocasionalmente, los perros también desarrollan un problema cardiaco o nervioso después de haber sido infectados con los B. burgdoferi.

Es importante saber que, si tu perro sí se infecta, no existe evidencia de que pueda transmitir la enfermedad a algún miembro de tu familia o a ti. Sin embargo, es posible que te infectes gracias a alguna garrapata que suelte tu perro antes de que engorde por completo y muera.

La Enfermedad de Lyme Presenta Pocos o Casi Ningún Síntoma en la Mayoría de los Perros

Investigadores de la Escuela de Medicina Veterinaria de la Universidad de Pensilvania publicaron un estudio interesante hace algunos años sobre la enfermedad de Lyme en perros.2

Se infectó de B. burgdorferi con fines experimentales a un grupo de Beagles. Ninguno de los perros adultos se enfermó y ninguno mostró síntomas de le enfermedad, no hubo fiebre, no hubo síntomas de resfriado, problemas cardiacos ni neurológicos.

De unos 2 a 5 meses después de la infección, los cachorros Beagle del estudio experimentaron síntomas como fiebre y debilidad durante 4 días. Para el quinto día los síntomas desaparecieron, lo cual indicó que el cuerpo de los cachorros eliminó la infección con rapidez.

Los resultados del estudio con los Beagles se relacionan estrechamente con lo que los veterinarios experimenten en sus prácticas.

Alrededor del 95% de los perros que dieron positivo a la enfermedad de Lyme vive en tan solo una docena de los estados de los Estados Unidos. Hay estados en los que la enfermedad de Lyme es endémica (generalizada) – estados con plagas grandes de garrapatas del venado. Hay casos de Lyme en otros estados, pero en lugares donde la infección es rara, no se acostumbra revisar a los perros rutinariamente a menos de que muestren síntomas.

En las zonas endémicas del país, los veterinarios revisan regularmente incluso a los perros sanos. Los resultados muestran que un gran porcentaje de perros son seropositivos, es decir que cuentan con anticuerpos para la enfermedad de Lyme en su sangre debido a la exposición de la enfermedad. Sin embargo, no presentan síntomas clínicos de infección.

A fin de cuentas, aunque la exposición a los B. burgdorferi en perros es común, la enfermedad de Lyme no lo es. De hecho, en algunas zonas de Nueva Inglaterra, la gran mayoría de los perros sanos son positivos a la enfermedad de Lyme. Estos perros no están enfermos, pero se han expuesto a la bacteria que causa la enfermedad.

Las estadísticas muestran que el sistema inmune de los perros seropositivos ha identificado el patógeno de la enfermedad de Lyme y ha desarrollado una respuesta efectiva y adecuada. Así que, aunque resulten positivos a la exposición, al final no contraen la enfermedad.

Es muy importante que tu perro resulte positivo en la prueba de detección 4DX donde se compruebe la diferencia de haber sido expuesto a haber desarrollado la infección, esto se logra con una prueba sencilla C6 Cuantitativa (QC6) la cual puede agregarse fácilmente a la muestra que se revisará en el laboratorio.

Muchos veterinarios cometen el error de asumir que la exposición es igual a la infección y tratan a los perros con antibióticos cuando no es necesario. La prueba QC6 es la mejor manera de averiguar si se necesita un tratamiento.

Consejos Para Prevenir la Enfermedad de Lyme

En la primavera, verano y otoño, evita concurrir áreas infestadas.

Si vives donde la enfermedad de Lyme es endémica o sin querer te encuentras en una zona infestada de garrapatas, revisa a tu perro dos veces al día. Observa todo su cuerpo, incluso las cavidades ocultas del oído, bajo el cuello, entre los dedos de las patas y bajo su cola.

Usa repelentes contra garrapatas. Existen productos naturales contra la garrapata en el mercado, sin embargo, en las regiones endémicas de Lyme de los Estados Unidos, muchos veterinarios le recomiendan el uso de un repelente químico. Es importante investigar los riesgos y beneficios de los medicamentos antes de dárselos a tu mascota, ya que muchos tienen efectos secundarios.

Combinar repelentes naturales contra garrapatas, así como hierbas tópicas diatomeas, aerosoles herbales y collares (herbales, con ámbar y repelentes podrían ser benéficos), podrían reducir la cantidad de productos químicos que el veterinario recomiende.

Existe una vacuna contra la enfermedad de Lyme, pero no la recomiendo por un par de razones. Número uno, se sabe que esta vacuna ocasiona que el sistema inmune trabaje demás, lo cual puede provocar otra cantidad de reacciones secundarias graves, así como la enfermedad autoinmune.

Número dos, muchos padres de mascotas creen que la vacuna evitará que sus perros tengan garrapatas. Esto no es así – de todas formas tendrás que aplicarle un repelente tópico a tu mascota.

¿Debería Preocuparme Por Mi Perro?

Ya que el 95% de los perros expuestos a la enfermedad de Lyme no la desarrollan, lo más probable es que si tu perro se expone tampoco la desarrolle. Pero si resulta de los 5-10 % perros sin suerte que sí desarrollan los síntomas de la enfermedad de Lyme, solicítale a tu veterinario que realice una prueba QC6 si la prueba SNAP-4Dx de sangre resulta positiva.

La prueba QC6 verificará si tu perro realmente resultó positivo y también ayudará a tu veterinario para comprobar que el tratamiento tuvo éxito. Él también deberá realizar un análisis de orina para descubrir si tu perro desecha proteína por la orina y así proporcionar un tratamiento fortalecedor para los riñones.

Los perros pueden adquirir la enfermedad de Lyme e infecciones relacionadas de garrapatas más de una vez, por lo que es necesario continuar la prueba de re-infección, incluso después de que el perro haya sido tratado exitosamente contra la enfermedad.

Si sospechas que tu mascota muestra los síntomas de la enfermedad de Lyme, es importante que lo revise un veterinario.

[+]Fuentes y Referencias [-]Fuentes y Referencias

  • 1 International Journal of General Medicine. 2015;8:1-8
  • 2 Journal of Veterinary Internal Medicine. 2006 Mar-Apr;20(2):422-34