Lo Que Todos los Perros Necesitan Diariamente, Pero Que es Ignorado Completamente

Articulo Anterior Siguiente Articulo
Octubre 01, 2017 | 3,860 vistas

Historia en Breve

  • Es la semana nacional de sacar a pasear a tu perro y una oportunidad para crear consciencia acerca de los peligros de la obesidad y la falta de actividad física y mental en nuestros compañeros caninos
  • Si a tu perro no le gusta que lo lleves amarrado de una correa, existen formas de entrenarlo para tener buenos modales con respecto a lo correa, también pueden presentar malos modales al salir al pasear, como no querer caminar o jalarte
  • Los diferentes tipos de paseos diarios como los paseos mentalmente estimulantes y los paseos de entrenamiento son una excelente manera de mantener un equilibrio en la mente y el cuerpo de tu perro

Por la Dra. Becker

Del 1 al 7 de octubre es la semana nacional de sacar a pasear a tu perro, un movimiento que comenzó en el 2010 con el fin de crear consciencia acerca de los peligros de la obesidad (más del 50 % de los perros estadounidenses padecen sobrepeso u obesidad), así como problemas de comportamiento que pueden presentarse cuando los perros no hacen el ejercicio suficiente y la estimulación mental. Lamentablemente, la mayoría de los perros de refugios se encuentra ahí por problemas de comportamiento.

Los perros son atletas naturales y además, la mayoría eran criados (y siguen siendo criados) con un propósito específico en mente, por ejemplo, practicar algún deporte, trabajo, caza o pastoreo. Como resultado, tu compañero canino, ya sea de raza pura o mixta, tiene rasgos genéticos que los un estilo de vida activo.

Desafortunadamente, muchos perros de familia no tienen la oportunidad de comportarse según su instinto animal. Además, la mayoría de los perros no se ejercitarán consistentemente sin un incentivo y la mayoría de los patios traseros no brindan la suficiente estimulación sensorial para evitar el aburrimiento.

En pocas palabras, los perros de hoy en día necesitan caminatas regulares junto con su humano, para hacer ejercicio o como estimulación mental. Los perros necesitan (y les encanta) estar al aire libre, olfatear cosas, interactuar con el medio ambiente, ejercitarse y socializar.

Muchos dueños de perros son conscientes sobre sacar a pasear a sus mascotas, sin embargo, muchas otras personas no. Quizá eres de esos dueños que nunca sacan a pasear a su mascota o no lo haces de forma rutinaria. Quizá no aprovechas esta actividad al máximo o evitas cualquier tipo de actividad porque tu perro tiene malos modales con la correa.

Primero lo Primero: Enséñale a Tu Perro a Utilizar Collar, Arnés y Correa

La mejor manera de desarrollar un hábito saludable, positivo y consistente para sacar a pasear a tu mascota es empezar desde que es cachorro. Tan pronto como su sistema inmunológico esté lo suficientemente fuerte como para protegerlo de enfermedades (habla de este tema con tu veterinario si no estás seguro cuándo es el mejor momento para hacerlo), entonces está listo para empezar.

Tu cachorro debe tener su propio collar de seguridad o arnés con una etiqueta de identificación, debes ponérselo de una forma en la que se sienta cómodo antes de sacarlo a pasear. Algunos cachorros no tienen problema con ponerse un collar, pero otros necesitan un poco de tiempo para acostumbrarse.

Si tu perro quiere quitarse su collar, siempre y cuando estés seguro que no está demasiado apretado (debes poder meter tus dedos por debajo con facilidad) o lo incomode por cualquier otra razón, lo que puedes hacer es distraerlo hasta que se acostumbre a traerlo puesto. No debe tomar más de uno o dos días para que tu perro olvide por completo que trae el collar puesto.

Si planeas utilizar cabestro o arnés para sacar a pasear a tu perro (lo que te recomiendo si tu puerro suele jalonear el collar y la correa, lo que lo pone en riesgo de lesión), el siguiente paso es hacer que tu perro se sienta cómodo cuando lo traiga puesto. Al igual que con el collar, tu perro debe acostumbrarse a traerlo puesto antes de ponerle la correa y salir a pasear.

Recientemente, asistí a la conferencia International Association of Canine Professionals en St. Louis en donde me enamoré de la K9 Lifeline Transitional Leash, que es una correa que me parece una excelente opción para los perros que se jalonean o no tienen los mejores modales cuando los sacas a pasear.

Una vez que el collar, el cabestro o el arnés ya no sean problema, está listo para el siguiente paso. Ponle una cuerda delgada de unos cuatro pies de largo – de algodón ligero – y bajo supervisión deja que tu perro camine libremente por tu casa arrastrándola. .

Una vez que se acostumbre a traer la cuerda de cuatro pies, intercámbiala por una de 10 a 15 pies del mismo material y sácalo a pasear.

Enséñale Buenos Modales a Tu Perro Para Cuando lo Saques a Pasear

Las caminatas iniciales deben ser cortas, principalmente con el fin de lograr que tu perro se acostumbre a estar pegado a ti. Busca un entorno seguro y deja que tu cachorro arrastre la cuerda delgada por un rato, después tómala de un extremo y levántala. Deja que tu cachorro te guíe por unos segundos mientras levantas la correa del suelo.

Camina lento para que tu perro se vea forzado a caminar más lento, para finalmente detenerte. Descansa un poco para recompensarlo y jugar un poco con tu cachorro.

Después, déjalo guiarte nuevamente, pero esta vez, cuando agarres la cuerda llámalo y quédate quiero. Si te jalonea, ponte firme, no lo jales hacia ti. El objetivo es enseñarle a que camine con la cuerda floja. Cuando lo haga recompénsalo y llámalo para que venga hacia ti.

Si viene hacia ti, dale palabras de aliento y una deliciosa recompensa. Si se detiene antes de llegar hasta ti, entonces aprieta un poco para darle un ligero jalón hacia a ti y llámalo inmediatamente después. A medida que se mueva hacia ti, dale palabras de aliento y recompénsalo.

De dos a tres repeticiones normalmente es todo lo que necesitan los cachorros para entender que la falta de tensión en la correa es lo que lo ayudará a ganar elogios y recompensas.

Cuando tu cachorro ya haya aprendido a venir hacia ti para quitar tensión en la correa, puedes comenzar a enseñarle a seguir moviéndose.

Después, gira y sigue caminando para que tu perro haga lo mismo. Si te rebasa, ve hacia otra dirección para que vaya detrás de ti.

El objetivo es enseñarle a que te siga (no que tú lo sigas) con la cuerda plana suelta. Una vez que hayas logrado esto, puedes seguir utilizando la cuerda delgada o remplazarla con una correa.

Dependiendo del temperamento de tu perro, al principio las sesiones de 5 a 15 minutos son suficientes. Practica controlarlo por intervalos de 30 segundos durante cada sesión. Ten paciencia y no pelees con tu perro. No jales o tironees o mejor utiliza la cuerda delgada para corregirlo o castigarlo. Detente antes de que te frustres o te canses.

Después de cada sesión corta, recompensa a tu perro y pasa unos minutos jugando con él. El objetivo es construir las bases para una actividad que tanto tú, como tu perro puedan disfrutar y les guste compartir a lo largo de su vida.

Corregir los Malos Hábitos

Algunos cachorros y perros que no están entrenados luchan naturalmente contra la presión de la cuerda. Si tu perro no quiere moverse cuando lo sacas a pasear o jalonea, mi principal recomendación es utilizar un cabestro o arnés en lugar de llevar la correa atada al collar. Tu perro puede desarrollar problemas graves en el cuello y el disco cervical al jalar la correa del collar.

También asegúrate de no ser parte del problema. Tu instinto natural puede ser jalar la correa, así que debes aprender a pasear a tu perro con la correa floja. La respuesta natural de tu perro a una correa tensa es jalonear.

Las siguientes son recomendaciones para cuando tu perro se niega a moverse hacia ti con la correa floja:

El mensaje que quieres darle a tu cachorro es que si jala la cuerda no logrará nada. No cambiará el escenario, ni lo hará ganar elogios, ni recompensas. Eventualmente, si no obtiene nada, dejará de hacerlo, especialmente cuando recibe elogios y recompensas cada vez que realiza un comportamiento deseado.

Desde el momento en el que comienzas a entrenar a tu cachorro para utilizar la correa, debes asegurarte de que tu perro sepa que no logrará nada si se jalonea. A algunos perros les toma más tiempo que a otros aprender a caminar con la correa, pero con paciencia y persistencia, todos los cachorros pueden aprender a seguirte con la correa puesta.

Mejora los Paseos con Tu Perro

Una vez que tu perro ha desarrollado buenos hábitos con la correa, te recomiendo variar los objetivos de tus caminatas. Por ejemplo:

Nuestros perros dependen de nosotros para mejorar su calidad de vida. Sacar a pasear a tu perro todos los días y aprovechar al máximo los diferentes tipos de paseos y caminatas para estimular a tu perro física y mentalmente, lo ayudará a llevar un estilo de vida saludable, balanceado y feliz a lo largo de su vida.