¿Cometes Este Error en la Alimentación de Tu Gato Mayor?

consejos para el gato mayor

Historia en Breve -

  • Si tu gato tiene 10 años o más, oficialmente es un minino mayor con necesidades diferentes
  • Como su amo, puedes adoptar medidas para cerciorarte que disfrute la cumbre de su vida
  • Algunas de las formas para ayudar a que tu compañero felino esté saludable y sea feliz con el paso de los años, incluyen realizarle exámenes de bienestar de manera más frecuente, habilitar un entorno libre de estrés, dotarlo de una dieta adecuada y estimular tanto su mente como su físico

Por la Dra. Becker

Cuando tu gato cumple 10 años, oficialmente se le considera un animal mayor. Afortunadamente hoy en día, muchos gatos viven más de una década e incluso dos. Con el cuidad adecuado, un minino de 10 años con un buen estado de salud, puede vivir fácilmente otros 8, 10 o incluso 12 años más.

No tienes por qué preocuparte si tu compañero felino está envejeciendo. De hecho, este es el momento perfecto para que tomes las medidas necesarias y hagas que la segunda mitad de su vida contigo, sea tan saludable y feliz como lo fue la primera.

7 Consejos Para que Tu Gato Permanezca Saludable y Feliz

1. Llévalo al Veterinario 2 Veces al Año

Una vez que tu gato sea mayor o geriátrico, es probable que debas adaptar sus necesidades de bienestar y nutrición cada 4 o 6 meses. En el caso de las mascotas mayores, es vital llevar un control semestral de su peso, tono muscular, rango de movimiento articular, alimentación, protocolo de suplementos y de sus rutinas de ejercicio.

Durante la consulta con el veterinario, menciona cualquier cambio de comportamiento que hayas notado en tu gato, sin importar cuán insignificante parezca, pues estos cambios pueden ser indicios de problemas de salud encubiertos. Asimismo, es importante llevar un control de su peso con el fin de evitar que engorde o adelgace demasiado.

Evaluar la salud de una mascota mayor, es una excelente herramienta para detectar de forma temprana los cambios en la salud de tu gato, y con esto podrá comenzar de inmediato con el tratamiento, el cual abarca algunos cambios en su estilo de vida. Como parte de esta evaluación, tu veterinario realizará un examen físico y pruebas de sangre (que reflejen sus niveles tiroideos), orina y muestras fecales.

Los resultados proporcionarán un panorama del funcionamiento de los órganos de tu gato y señalarán posibles problemas. Asimismo, las evaluaciones regulares, le permiten a tu veterinario comparar los resultados de las pruebas actuales con los pasados y así identificar cambios que pueden necesitar de un examen más detallado.

2. Minimiza el Estrés en Su Ambiente

Lo mejor para todos los mininos de cualquier edad, es tener una constante rutina diaria, sin embargo, los gatos mayores suelen estresarse ​​cuando algo nuevo o diferente se presenta en su entorno.

Es posible que tu gato mayor, esté sobrellevando la pérdida de su visión y de su audición, tolere menos el frío y esté confundido. Los gatos pueden desarrollar un deterioro cognitivo propio de la edad, esto significa que incluso el cambio más pequeño en su rutina puede generarle estrés.

Probablemente, su gato mayor se ha vuelto malhumorado y se enoja con facilidad. Si tienes niños pequeños o un perro juguetón en casa, es vital que todos los miembros de la familia se acerquen a su minino de manera tranquila y cordial. De igual forma, es importante evitar que tu gato sea víctima de acoso por parte de mascotas más jóvenes o más activas.

Evidentemente no debes convertirte en un dueño obsesivo que sobreproteja a su minino. ¡Después de todo, sigue siendo un gato y prefiere la atención bajo sus propias condiciones! Pero haz un esfuerzo común por mantenerlo cómodo, seguro y relajado con una rutina diaria constante y proporciónale un escondite tranquilo y acogedor con sábanas y con 1 o 2 de sus juguetes favoritos.

3. Alimenta a Tu Gato Como el Carnívoro que es

Contrario a lo que muchos dueños e incluso algunos veterinarios creen, las mascotas mayores necesitan más proteína que sus contrapartes más jóvenes, y la calidad de la misma, es de suma importancia. Tras envejecer, los órganos procesaran la comida con más facilidad si la proteína es más digerible, asimilable y contiene altos índices de humedad.

Dale a tu minino una alimentación nutricionalmente equilibrada, rica en antioxidantes, con grasas esenciales de omega-3 como el aceite de kril y que sea apropiada para su especie. Dado que la humedad es el mejor amigo de un gato, anímalo a hidratarse y coloca por toda la casa varios recipientes con agua o instala una fuente de donde pueda beber, asimismo, minimiza o (preferiblemente) elimina la comida seca.

Si tu gato es adicto a los productos procesados de mala calidad, incorpora un suplemento en su alimentación como el Feline Whole Body Support.

4. Dótalo de Suplementos Adecuados

Proporcionarle a tu gato SAMe (S-adenosilmetionina) el cual detiene de manera segura y efectiva el deterioro mental, mejora la movilidad y ayuda a que el hígado se desintoxique. Consulta con tu veterinario holístico para definir el tamaño de la dosis.

De forma paralela, la desintoxicación periódica con hierbas, cardo mariano y diente de león, puede ser muy beneficiosa, al igual que dotarlo de súperalimentos verdes en forma de "hierbas para gatos" para que mastique. De igual modo, la clorofila, la clorela o la espirulina, pueden brindarse como suplementos con el fin de mejorar los procesos de desintoxicación de tu gato.

Los triglicéridos de cadena media (MCT por sus siglas en inglés) son seguros para los gatos y pueden mejorar el metabolismo energético del cerebro y disminuir la acumulación de proteína amiloide que provoca lesiones cerebrales en mascotas mayores. El aceite de coco, es una rica fuente de MCT y también puede reducir los problemas de las madejas de pelaje. Si tu gato lo come voluntariamente, te recomiendo darle 2 veces al día, 1/4 de cucharadita por cada 10 libras de peso corporal, así obtendrá el apoyo básico de los MCT.

Para los gatos mayores que rondan por la casa y maúllan toda la noche, considere proporcionarle melatonina de baja dosis, que no solo es un sedante con un efecto calmante, sino también un antioxidante. En lo particular he obtenido buenos resultados con la rhodiola, la manzanilla y la l-teanina.

5. Mantén a Tu Gatito Estimulado Física y Mentalmente

Además de estimular la mente de tu gato con rompecabezas y juguetes, mantén activo su cuerpo y su mente con ejercicio regular según su edad y su condición física.

Piensa de qué manera puedes enriquecer el ambiente interior de tu gato, y si nunca ha salido de casa (la mayoría de los gatos domésticos no lo hacen), puedes regalarle una almohadilla con conexión a la tierra, que también se conoce como grounding pad, la cual puede ser útil para reducir la acumulación de campos electromagnéticos.

Es probable, que el masaje regular mantenga los músculos de tu gato tonificados y reduzca la flacidez propia del envejecimiento. Con el masaje, los músculos son más flexibles y esto facilita que tu mascota se mueva cómodamente. Además, el masaje mejora la circulación, estimula el drenaje linfático y alivia la rigidez de las articulaciones.

6. Adopta Medidas Para que Tu Gato Mayor se Sienta Bien con su Cuerpo

Es importante que, si tu gato parece físicamente molesto, no asumas que es algo propio del envejecimiento. Debes consultar a tu veterinario y cerciorarte que no tenga dolor. En la mayoría de los casos, si el problema se diagnostica y se trata a tiempo, mejor será el pronóstico.

Un gato con un buen peso y físicamente activo, le será más fácil tratar la artritis y la enfermedad articular degenerativa a medida que envejece. Incluso tanto los ajustes quiroprácticos como la acupuntura, pueden ser muy útiles para que tu gato tenga plena movilidad durante sus últimos años de vida.

Hay una amplia gama de suplementos que se pueden incorporar a la dieta de tu gato con el fin de contribuir a la salud de sus tendones, ligamentos, articulaciones y cartílagos. Éstos son:

  • Sulfato de glucosamina con MSM y membrana de cáscara de huevo
  • Grasas de Omega-3 (aceite de kril)
  • Ubiquinol
  • Súperalimentos verdes como la espirulina y la astaxantina
  • Fórmulas antiinflamatorias naturales (hierbas, enzimas proteolíticas y nutracéuticos)

Asimismo, consulta con tu veterinario las inyecciones de Adequan, que pueden estimular el líquido articular muy rápidamente en mascotas con artritis.

También, asegúrate que tu gato pueda entrar y salir fácilmente de su caja de arena. Recuerda que los gatos pueden ocultar con facilidad la artritis, al igual que otras molestias y dolores, los cuales, por ejemplo, les impiden trepar a las cajas que se encuentran a cierta altura, a aquellas que están dentro de las bañeras o bien les es difícil subir algún tramo de la escalera.

7. Pasa Tiempo con Tu Gato Todos los Días

Procura dedicarle tiempo a tu gatito todos los días. Es más, si tolera que lo cepilles o lo peines, hazlo como una rutina y parte de las tareas domésticas. En el caso de los gatos mayores, es mejor recortar el pelo alrededor de su zona perineal.

Además de establecer un horario para jugar con él y darle mimos, establece un horario regular para alimentarlo. La menta gatuna orgánica (para los gatitos que responden a ella— pues no todos lo hacen) puede ser una forma muy efectiva para que tu gato se anime a jugar.

+ Fuentes y Referencias
Publique su comentario
Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo