Hallazgo en perros: Extraños síntomas similares a los de los humanos con este desorden cerebral

perros con conductas repetitivas

Historia en Breve -

  • Los perros que tienen conductas repetitivas que no están relacionadas con una afección médica subyacente padecen un trastorno compulsivo canino (CCD, por sus siglas en inglés)
  • Los perros con CCD y los humanos con trastorno obsesivo-compulsivo (TOC) comparten una serie de características que involucran influencias biológicas y ambientales
  • Los perros con comportamientos repetitivos deben ser examinados por un veterinario para descartar padecimientos médicos subyacentes
  • Los productos farmacéuticos para tratar el CCD no deben ser el primer paso inmediato a menos que el perro corra el riesgo de dañarse a sí mismo. Es importante primero probar la modificación del comportamiento junto con una amplia variedad de remedios naturales
  • Una alimentación adecuada, "trabajo" o pasatiempo canino y mucha actividad física también son extremadamente importantes para el control del CCD en perros

Por la Dra. Karen Shaw Becker

Muchos dueños de mascotas se sorprenden al descubrir que las conductas más divertidas (o, en algunos casos, muy molestas) que su perro parece llevar a cabo en realidad son signos de un posible trastorno del comportamiento.

Los comportamientos obsesivos y/o compulsivos se observan en los humanos y en muchos tipos de animales, incluidos los perros, gatos, aves exóticas, caballos, cerdos y animales de zoológicos.

Los seres humanos con trastorno obsesivo compulsivo (TOC) realizan actividades repetitivas como lavarse las manos una y otra vez. Pareciera que no pueden controlar el comportamiento y constantemente están pensando en él.

Dado que no hay forma de saber qué están pensando los perros con comportamientos repetitivos, como el de perseguirse la cola, con frecuencia, los conductistas veterinarios se refieren a este padecimiento como trastorno compulsivo canino (CCD).

Los perros con CCD y los humanos con TOC tienen ciertas cosas en común

Dos de los comportamientos repetitivos más comunes en los perros son perseguirse la cola y lamerse obsesivamente, lo que produce dermatitis acral por lamido (ALD, por sus siglas en inglés), también conocida como granuloma por lamido.

Un estudio publicado por investigadores en Finlandia sugiere que los perros que se persiguen la cola, muerden el aire, se pasean obsesivamente, se quedan congelados como si estuvieran en trance o se lamen o muerden los laterales, tienen un trastorno similar al TOC en los humanos.1

Una serie de características de los perros que persiguen su cola son similares a las de los humanos obsesivo-compulsivos, las cuales incluyen:

  • Las personas con TOC y los perros que persiguen su cola comienzan a manifestar su conducta a temprana edad
  • Ambos tienden a desarrollar más de una actividad compulsiva
  • Los suplementos nutricionales en forma de vitaminas y minerales son beneficiosos para reducir estos comportamientos en personas y perros
  • El TOC está relacionado con el trauma y estrés infantil; la persecución de la cola se observa más a menudo en perros que fueron separados demasiado temprano de sus madres
  • Ciertas personas con TOC suelen ser tímidos e inhibidos, y esta tendencia también se observa en los perros que se persiguen la cola

Además de estas similitudes, un equipo de investigadores, incluido el conductista veterinario Dr. Nicholas Dodman, profesor emérito de la Universidad de Tufts y la Facultad de Medicina Veterinaria Cummings, le realizó resonancias magnéticas a un grupo de Doberman Pinschers (una raza predispuesta a las conductas repetitivas), la mitad de ellos con lamido acral y la mitad sin dicho padecimiento.2

"Cuando observamos a los Doberman con lamido acral, descubrimos que tenían diminutos y sofisticados detalles en el cerebro que también se encuentran en los humanos que sufren TOC," dice Dodman.

"Los cambios fueron, si no idénticos, convincentemente similares."3

El estudio de los Doberman también reveló un componente genético del CCD.

"…Encontramos un gen llamado CDH2, también conocido como cadherina neural (NCAD, por sus siglas en inglés), expresado de manera más significativa en perros con el problema compulsivo," explica Dodman.

Tras el estudio de Dodman, los psiquiatras de Sudáfrica descubrieron que se encontró la misma deformación del gen CDH2 en humanos con TOC.4

Consideraciones ambientales para perros con CCD

Por desgracia, en la actualidad el CCD es bastante común en los perros, y en cierto grado es resultado de estilos de vida modernos. Por mucho que amemos a nuestros perros y tratemos de mantener su salud y felicidad, la mayoría no estamos en posición de permitirles vivir de acuerdo con su verdadera naturaleza canina.

Si pudieran tomar sus propias decisiones, nuestros perros disfrutarían de una vida extremadamente activa con enormes cantidades de actividades al aire libre, donde se conectaran a la tierra (es decir, donde sus patas estuvieran en contacto con el suelo) y pudieran emplear todos sus sentidos.

Los perros con trastornos compulsivos tienden a ser más ansiosos e irritables de lo normal. Su naturaleza ansiosa podría ser heredada, pero los estudios sugieren que el ambiente también desempeña un papel para desencadenar la expresión de un comportamiento compulsivo.

De acuerdo con el Dr. Nicholas Dodman:

"Por lo general, el enriquecimiento ambiental por sí solo no revertirá un trastorno compulsivo, pero un ambiente apto para el perro y libre de estrés puede prevenir el desarrollo del comportamiento compulsivo en primera instancia, y hacer que la recaída sea menos probable después de un tratamiento farmacológico exitoso."5

Dodman ha tenido éxito al tratar ciertos animales con CCD, incluidos perros, por medio de medicamentos que bloquean los receptores de opiáceos. No estoy a favor de acudir de inmediato a los productos farmacéuticos para tratar este padecimiento. A veces son apropiados en casos extremos e intratables (por ejemplo, un perro que se dirige a un refugio) o cuando un animal se está haciendo daño a sí mismo.

También pueden ser beneficiosos como medida provisional para interrumpir el ciclo de comportamiento mientras que al mismo tiempo que se prueban otros remedios menos dañinos. Pero mi recomendación general es probar primero la modificación del comportamiento junto con una amplia variedad de remedios naturales, ya que todos los medicamentos tienen efectos secundarios.

Además, es importante no tratar de evitar que un perro realice un comportamiento repetitivo al restringírselo físicamente, ya que normalmente esto causa más ansiedad, en lugar de disminuirla.

Los perros con comportamientos repetitivos deben ser examinados en busca de causas médicas subyacentes

Recomiendo llevar a tu perro al veterinario para que le hagan una revisión de bienestar con el fin de asegurarse que el origen del comportamiento repetitivo sea conductual y no una afección física que deba abordarse.

"Lamerse no siempre es una conducta compulsiva," explica Dodman.

"Tienes que diferenciar. Si se lame entre los dedos de sus patas, podría ser pioderma. Si se lame las extremidades, por la ubicación podría ser bastante concluyente que se trata de un caso de CCD. La diferencia es que el CCD es un problema que comienza en su cabeza, no en su piel."6

Otros tips importantes para perros con CCD:

  • Bríndale una alimentación nutricionalmente balanceada y apropiada para su especie que le proporcione todo lo que un perro necesita y nada de lo que no (sin colorantes, conservadores, saborizantes artificiales ni nutrientes sintéticos)
  • Asegúrate de que esté haciendo ejercicio de manera regular, consistente y rigurosa que promueva un buen tono muscular y peso corporal, así como sistemas musculoesquelético y de órganos, fuertes y resistentes
  • Encuentra un pasatiempo o "trabajo" que realmente disfrute (mi favorito es el de olfateo)
  • Limita su exposición a los campos electromagnéticos (EMFs) en el hogar al apagar el enrutador inalámbrico por las noches y proporcionarle un tapete de conexión a la tierra
  • Asegúrate de que goce de un sistema inmunológico equilibrado y funcional que sea lo suficientemente fuerte como para proteger a tu perro de las enfermedades, pero no demasiado reactivo hasta el punto de crear alergias o enfermedades autoinmunes

Vale la pena señalar que la mayoría de los perros, especialmente de razas más grandes, no son tan activos físicamente como están diseñados para ser. Puede ser un desafío cansar a un perro grande, sobre todo a una raza deportiva o de trabajo. Si tu perro tiene comportamientos compulsivos, intenta aumentar su ejercicio.

Algunas sugerencias son las siguientes:

Caminar o practicar senderismo

Practicar yoga

Nadar

Actividades de obediencia u olfateo

Jugar a lanzar la pelota o jalar una cuerda

Flyball

Ciclismo con una correa especial para salir con tu perro en bicicleta

Actividades de agilidad u otros deportes para perros

También recomiendo ayudarle a tu perro a mantenerse mentalmente estimulado con juguetes masticables y dispensadores de premios.

En mi experiencia, hay muy pocos perros extremadamente saludables y físicamente activos con trastornos compulsivos intratables, por lo que me gustaría enfatizar lo suficiente en la importancia de ayudar a tu perro a ser lo más sano y activo como sea posible.

Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo
Publique su comentario