¿Tu mascota está en riesgo de desencadenar enfermedad renal crónica en un futuro?

enfermedad de lyme en perros

Historia en Breve -

  • Un laboratorio veterinario publicó una investigación interna que vincula la enfermedad de Lyme y la ehrlichiosis canina con la enfermedad renal crónica en el futuro
  • Los perros que desarrollan Lyme o ehrlichiosis y que viven en áreas donde dichas enfermedades son prevalentes están en mayor riesgo
  • La mayoría de los perros expuestos a las bacterias de Lyme o Ehrlichia no desarrollan síntomas ni se enferman gracias a que su sistema inmunológico produce una respuesta efectiva
  • Si tu perro da positivo a la enfermedad de Lyme o ehrlichia en una prueba de detección, es importante confirmarlo con una prueba de seguimiento adecuada
  • Si vives o visitas áreas donde las garrapatas son endémicas, es extremadamente importante tomar medidas propias para garantizar que tu perro no contraiga enfermedades transmitidas por garrapatas, incluidas las pruebas de detección y del funcionamiento de los órganos de manera regular

Por la Dra. Karen Shaw Becker

IDEXX Laboratories, quien realiza la prueba SNAP 4Dx que a menudo menciono en los artículos relacionados con garrapatas, hace poco publicó una investigación interna que vincula ciertos tipos de exposición canina a patógenos transmitidos por garrapatas con la enfermedad renal en el futuro.1

Estudio demuestra que los perros con anticuerpos contra el Lyme o Ehrlichia tienen un riesgo significativamente mayor de problemas renales

De acuerdo con las bases de datos de IDEXX, los investigadores realizaron un estudio retrospectivo con aproximadamente 850 000 perros machos y hembras de entre 1 y 25 años de edad y 160 razas conocidas, así como también mezclas de razas.

Los resultados del estudio de IDEXX demuestran que los perros con anticuerpos contra la B. burgdorferi, la bacteria que causa la enfermedad de Lyme, tenían un riesgo 43 % mayor de desarrollar enfermedad renal crónica (ERC) si vivían en áreas donde el Lyme es una enfermedad endémica. Los perros con anticuerpos contra la  E. canis, la bacteria que causa la ehrlichiosis, tenían un riesgo300 % mayor de desarrollar ERC si vivían en áreas endémicas de E. canis.

Los perros del estudio que fueron diagnosticados con enfermedad renal tenían una edad promedio de 11 años, en un rango de 1 a 19 años; sin embargo, los investigadores no pudieron obtener ninguna conclusión sobre el momento del inicio de la ERC en relación con el momento de la primera exposición a la enfermedad transmitida por garrapatas.

El estudio tampoco proporciona una relación causal específica entre la exposición a la ehrlichiosis y Lyme y los problemas renales, sin embargo, según los investigadores del IDEXX, "ambos resultados fueron estadísticamente significativos y clínicamente relevantes, lo que indica que la monitorización regular de estos pacientes seropositivos es médicamente necesaria".

Su recomendación para veterinarios y padres de mascotas:

“Se debe considerar la evaluación integral de todos los pacientes de cualquier edad que den positivo a la enfermedad de Lyme o Ehrlichia.

En su visita anual, el paciente debe recibir un examen físico, un conteo sanguíneo completo (CBC), un análisis bioquímico completo mediante la prueba IDEXX SDMA, y un análisis completo de orina para monitorear una enfermedad multisistémica".

La SDMA (dimetilarginina simétrica) es un biomarcador que puede identificar la enfermedad renal mucho antes que la prueba estándar contra la afección, que mide los niveles de creatinina sérica.

Los perros sintomáticos que viven en regiones endémicas de Lyme o Ehrlichia están en mayor riesgo

Como señalan los investigadores de IDEXX en su estudio, "los perros sintomáticos que han estado expuestos a garrapatas infectadas con B. burgdorferi o Ehrlichia tienen un mayor riesgo de padecer enfermedad multisistémica". La palabra clave aquí es síntomas.

Lo que la mayoría de los dueños de mascotas e incluso muchos veterinarios no entienden es que el hecho de que un perro esté expuesto a garrapatas infectadas con Lyme o ehrlichia no significa que desarrollará síntomas.

En el caso del Lyme, alrededor del 95 % de los perros que dan positivo en la prueba de la enfermedad viven solo en una docena de estados de los Estados Unidos, en los cuales la enfermedad de Lyme es endémica (predominante)--estados con fuertes infestaciones de garrapatas de venado.

La ehrlichiosis es causada por dos bacterias: Ehrlichia canis, que se transmite por medio de la garrapata canina marrón y se encuentra comúnmente en los estados del suroeste y la costa del Golfo; y Ehrlichia ewingii, que es transmitida por la garrapata estrella solitaria y se encuentra desde el medio oeste hasta Nueva Inglaterra. El estudio IDEXX relacionó solo la cepa de bacterias E. canis con la enfermedad renal crónica.

Para conocer las tasas de Lyme y Ehrlichia en tu estado, puedes revisar los mapas de prevalencia del parásito del Companion Animal Parasite Council.

En áreas del país donde predomina la enfermedad de Lyme o ehrlichiosis, los veterinarios evalúan regularmente estas enfermedades incluso en perros sanos. Los resultados demuestran que un gran porcentaje de perros son seropositivos, lo que significa que tienen anticuerpos de Lyme o ehrlichia en su sangre a causa de una exposición a la bacteria. Sin embargo, no tienen síntomas clínicos de infección.

La mayoría de los perros expuestos a Lyme y Ehrlichia no presentan síntomas

En conclusión: Aunque la exposición canina a B. burgdorferi es común, la infección por la enfermedad de Lyme no lo es, del mismo modo que la ehrlichiosis tampoco es común en perros expuestos a E. canis. No son perros enfermos, sino perros que han estado expuestos a la bacteria que causa la enfermedad.

Estar expuestos significa que los cuerpos de los perros se encontraron con las bacterias (al igual que nuestros cuerpos se encuentran con miles de bacterias diferentes de las que no nos contagiamos) y desarrollaron una respuesta inmunológica adecuada: Produjeron anticuerpos y combatieron al invasor extraño de manera eficaz.

Los anticuerpos son una respuesta duradera que puedes medir después de que el cuerpo de tu mascota haya librado una batalla exitosa contra un patógeno. Estos perros se vuelven "seropositivos" para Lyme o ehrlichia, lo que significa que han estado expuestos a la bacteria y ganaron la batalla.

Las estadísticas demuestran que el sistema inmunológico de los perros seropositivos ha identificado al patógeno y produjo una respuesta apropiada y efectiva. Entonces, aunque den positivo, no contraen la enfermedad. Por esta razón, no recomiendo administrarle antibióticos automáticamente a los perros positivos.

El hecho de que un perro dé positivo en la prueba de detección inicial no significa que debe ser tratado de inmediato. De hecho, la mayoría de los perros eliminan con éxito la infección sin intervención médica.

Si tu perro resulta positivo en una prueba IDEXX SNAP 4Dx, pídele a tu veterinario que realice pruebas adicionales para averiguar si acaba de estar expuesto o si realmente está combatiendo una infección. Los perros que dan positivo en la prueba de Lyme deben someterse a una prueba de seguimiento llamada Quantitative C6 (QC6). Los perros que dan positivo a ehrlichia requieren de una prueba PCR de seguimiento.

5 tips para ayudar a tu perro a evitar una infección transmitida por garrapatas

1. Evita la exposición a garrapatas. En la primavera, verano y otoño, evita las áreas infestadas de garrapatas.

2. Revisa diariamente que no tenga garrapatas. Si vives en una región donde la enfermedad de Lyme o ehrlichiosis es endémica o inadvertidamente terminas en un área infestada por garrapatas, revisa el cuerpo de tu perro dos veces al día en busca de garrapatas.

No olvides las áreas de su cuerpo donde las garrapatas se pueden esconder, como entre sus dedos y la parte inferior de los mismos, las orejas y alrededor de la base de la cola. Revisarlo cada vez que haya estado afuera y potencialmente expuesto, y eliminar las garrapatas de inmediato son medidas cruciales para reducir el riesgo de que tu perro contraiga una infección.

3. Usa un repelente de garrapatas. Existen preventivos naturales contra las garrapatas comercialmente disponibles, sin embargo, en las regiones endémicas de Lyme y ehrlichia de los Estados Unidos, muchos veterinarios recomiendan usar un repelente químico.

Es importante investigar los riesgos y beneficios de cualquier medicamento antes de dárselo a tu mascota, ya que la mayoría tiene efectos secundarios. Si usas estos preventivos, considera emplear un protocolo de desintoxicación durante una semana después de la administración.

4. Concéntrate en hacer que tu perro esté en óptimo estado de salud. Las garrapatas y otros parásitos prefieren huéspedes vulnerables. Crear un sistema inmunológico fuerte y resiliente en tu perro por medio de una alimentación nutricionalmente balanceada y a base de productos frescos, titular y minimizar su exposición a los químicos lo hará menos atractivo para las garrapatas.

5. Examina a tu perro para detectar enfermedades transmitidas por garrapatas. Hazlo de tres a cuatro semanas después de quitarle una garrapata (no antes de las tres semanas).

Pídele al veterinario realizar la prueba SNAP 4Dx o Accuplex4, que son análisis de sangre. Si no le realizan ninguna de estas pruebas, deberás observarlo con atención durante varios meses para detectar cualquier signo de pérdida del apetito, letargo, cambios en la forma de caminar, fiebre, cojera intermitente--todos los síntomas de una posible enfermedad transmitida por garrapatas.

Ten en cuenta que esperar hasta que tu perro presente síntomas no es el método más proactivo. He descubierto que las enfermedades transmitidas por garrapatas son mucho más difíciles de tratar una vez que el perro está evidentemente enfermo. El período de infección subclínica (cuando el perro no tiene síntomas) es cuando los médicos integrales observan gran éxito en su tratamiento.

Revisar a tu perro de manera externa en busca de garrapatas, además de hacerle una evaluación de sangre con regularidad (que recomiendo cada seis meses en áreas endémicas) para detectar infecciones silenciosas es el mejor enfoque para mantenerlo a salvo de las enfermedades potencialmente devastadoras transmitidas por garrapatas.

Si tu perro desarrolla síntomas de la enfermedad de Lyme o ehrlichiosis o ha sido tratado por una enfermedad transmitida por garrapatas en el pasado, asegúrate de que su veterinario revise el funcionamiento de sus órganos, especialmente los riñones, durante sus evaluaciones anuales de bienestar (de preferencia dos veces al año).

+ Fuentes y Referencias
Publique su comentario
Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo