No esperes hasta que tu mascota colapse, identifica estos 5 signos ahora

enfermedad de addison

Historia en Breve -

  • La enfermedad de Addison — hipoadrenocorticismo — ocurre cuando las glándulas suprarrenales han hecho un esfuerzo excesivo y producen menor cantidad de hormonas corticosteroides de las que el cuerpo requiere; y sucede con mucha menos frecuencia en gatos que en perros
  • Por lo general, el hipoadrenocorticismo felino es causado por la atrofia de las glándulas suprarrenales debido a una enfermedad autoinmunológica
  • Los síntomas de la enfermedad de Addison en los gatos incluyen debilidad, letargo, pérdida de apetito, mayor sed y micción, vómitos, y muchas veces, colapso repentino
  • A menudo, los gatos que sobreviven a la crisis inicial de la enfermedad de Addison pueden tratarse de forma apropiada al continuar implementando cuidados adecuados y monitoreo veterinario
  • Una medida que puedes aplicar para ayudar a prevenir la enfermedad de Addison en tu gato es disminuir o, de preferencia, evitar todo tipo de estrés fisiológico

Por la Dra. Karen Shaw Becker

La enfermedad de Addison, también conocida como hipoadrenocorticismo, afecta a las glándulas suprarrenales. Este padecimiento es mucho más común en perros que en gatos, pero algunas veces ocurre en los gatitos, y puede manifestarse a cualquier edad, raza, y afectar tanto a los machos como a las hembras.

Causas del hipoadrenocorticismo felino

En la enfermedad de Addison, las glándulas suprarrenales producen menor cantidad de hormonas corticosteroides de las que el cuerpo necesita. Estas son las hormonas responsables de la respuesta de lucha o huida, que es la forma en la que el cuerpo del animal enfrenta los posibles peligros o eventos estresantes.

Por lo general, estas potentes hormonas del estrés se producen en pequeñas cantidades y solo cuando el cuerpo percibe amenazas. Pero algunas veces las glándulas suprarrenales se esfuerzan de forma excesiva y ya no pueden producir la cantidad de hormonas que el cuerpo requiere.

Si las glándulas suprarrenales producen constantemente una menor cantidad de hormonas del estrés, podría generarse una insuficiencia adrenal (nombre científico, hipoadrenocorticismo), también conocida como la enfermedad de Addison.

Algunas posibles causas de la enfermedad de Addison en los gatos son:

Medicamentos corticosteroides

Hemorragia interna

Cáncer

Infección

Traumatismo o mineralización de la glándula pituitaria

Enfermedad granulomatosa

Sin embargo, la causa más común de la enfermedad de Addison en gatitos es la atrofia en las glándulas suprarrenales, debido a una enfermedad autoinmunológica en la cual el sistema inmune ataca los tejidos de las glándulas suprarrenales.

Señales que podrías observar en tu gatito

Es posible que los gatos con la enfermedad de Addison no demuestren signos evidentes del padecimiento. Cuando lo hacen, los síntomas pueden ser muy poco específicos y a menudo también intermitentes, ya que podrían aparecer y desaparecer sin razón aparente. Algunos de los posibles síntomas son:

  • Debilidad
  • Letargo
  • Pérdida de apetito
  • Mayor sed y micción
  • Vómito

Otro síntoma que es muy usual es el colapso repentino, el cual por desgracia sucede con frencuencia en el hipoadrenocorticismo felino. Si tienes un gatito que manifiesta uno o más de los síntomas mencionados, podría tratarse de la enfermedad de Addison, por lo que debes hacer una cita con tu veterinario de inmediato.

Además, la enfermedad de Addison puede provocar un desequilibrio en los niveles de electrolitos circulantes (por ejemplo, potasio, sodio, y cloruro) en el cuerpo de tu gato, lo cual podría ocasionar deshidratación y otros problemas graves.

Los signos de hipoadrenocorticismo también se observan en muchas otras enfermedades felinas, y ya que la enfermedad de Addison es relativamente poco común en los gatos, podría pasar desapercibida mientras tu veterinario busca otras causas subyacentes más comunes.

El tiempo promedio en que un gato experimenta los síntomas antes de que la enfermedad de Addison se diagnostique es de alrededor de dos semanas, pero en el caso de algunos pobres gatitos, pasan meses antes de recibir un diagnóstico preciso.

Evidentemente, es crucial distinguir entre el hipoadrenocorticismo y una enfermedad renal aguda o crónica para establecer un pronóstico y protocolo de tratamiento apropiado.

¿Cómo se diagnostica el hipodrenocorticismo felino?

Después de anotar el historial y completar el examen físico para buscar signos clínicos, como la deshidratación, pulso débil o lento, frecuencia cardíaca irregular, debilidad generalizada o depresión, tu veterinario deberá realizar un perfil bioquímico en suero y conteo sanguíneo completo, junto con un análisis de orina.

Estas pruebas ayudan a determinar el estado de funcionamiento de los órganos de tu gatito, pero no confirman el diagnóstico de la enfermedad de Addison. Con base en los resultados de las pruebas, tu veterinario podría recomendar también radiografías de tórax, una ecografía abdominal u otros procedimientos para intentar determinar la causa de su enfermedad.

La prueba para confirmar la enfermedad de Addison es una prueba de estimulación con la hormona adrenocorticotropina (ACTH, por sus siglas en inglés). En esta prueba, se toman muestras de sangre antes y después de inyectar una hormona suprarrenal estimulante en el gato.

Si tu gatito no padece la enfermedad de Addison, aumentarán los niveles de cortisol en su sangre. Si la tiene, no incrementarán sus niveles de cortisol en la sangre, lo cual confirmaría su diagnóstico.

Opciones de tratamiento y cuidados a largo plazo de los gatitos con enfermedad de Addison

La agresividad de la enfermedad en tu gato dependerá de su estado clínico. Los casos agudos de hipoadrenocorticismo son verdaderas emergencias que requieren de una intervención veterinaria inmediata--algunas veces incluso antes de que se confirme el diagnóstico.

Si tu gato está muy enfermo, será hospitalizado para recibir agentes de remplazo de cortisol y fluidos por vía intravenosa.

Si bien, a menudo los perros demuestran una excelente mejora en las primeras 24 horas después de iniciar el tratamiento, algunas veces los gatos no responden tan rápido. Podrían pasar entre tres y cinco días o incluso más tiempo después de empezar el tratamiento, antes de observar alguna mejora en el paciente con la enfermedad de Addison felina.

Podrás llevar a tu mascota a casa una vez que sus niveles de líquidos se normalicen, y sus niveles hormonales se hayan estabilizado, haya recibido fluidos iniciales y medicamentos (que algunas veces incluye a la glucosa por vía intravenosa), y se haya recuperado de cualquier otro efecto adverso de la crisis de la enfermedad.

Por lo general, controlar la enfermedad de Addison a largo plazo involucra hacer la terapia de reemplazo de hormonas corticosteroides suprarrenales por vía oral por el resto de la vida del gato.

Además, debe realizarse un examen de orina y sangre en estos gatitos de forma regular para monitorear el nivel de sus hormonas suprarrenales y otras sustancias, tales como electrolitos, que circulan en la sangre. Si continúan presentando niveles elevados de potasio, podría requerirse una terapia de medicamentos adicionales.

Cómo puedes ayudar a prevenir la enfermedad de Addison en tu gato

Evitar todas las formas de estrés fisiológico podría ayudar a prevenir los trastornos de las glándulas suprarrenales, como la enfermedad de Addison.

  • Proporciónale una alimentación nutricionalmente balanceada, apropiada para su especie, a base de alimentos frescos (crudos o cocidos ligeramente) con altos niveles de humedad y sin granos ni carbohidratos
  • No permitas que tu gato reciba demasiadas vacunas, ya que podría ser muy estresante para su sistema inmunológico y sentar las bases para una reacción autoinmunológica
  • No permitas que le prescriban constantemente esteroides por vía oral o inyectables (dexametasona, prednisona, entre otros) sin primero recurrir a alternativas más seguras, a través de un veterinario que practique medicina funcional
  • Mantén una rutina diaria constante con tu gato, incluyendo horarios fijos en sus alimentos, limpiar su caja de arena, ejercicio, tiempo de juego, caricias, aseo, etc.

Asimismo, te recomiendo consultar con tu veterinario integrativo sobre agentes glandulares para nutrir sus glándulas suprarrenales, así como las hierbas adaptógenicas y apoyo nutricional que podrían ser de utilidad.

He tenido éxito al utilizar suplementos a base de alimentos enteros y glándulas suprarrenales para ayudar a disminuir la cantidad de medicamentos necesarios para tratar a los pacientes con la enfermedad de Addison, así como una preparación homeopática de sales celulares llamada Bioplasma, que puede ayudar a regular sus niveles de electrolitos.

+ Fuentes y Referencias
Publique su comentario
Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo