Canadá da un paso a la prohibición de las pruebas de cosméticos en animales

pruebas cosmeticas en animales

Historia en Breve -

  • En Canadá el senado aprobó el proyecto de ley Cosméticos Sin Crueldad (Propuesta S-214), lo que lleva al país a dar un paso más hacia la prohibición de las pruebas cosméticas en animales
  • La ley, que fue presentada en 2015 por la senadora Carolyn Stewart Olsen en colaboración con Humane Society International (HIS) y Animal Alliance of Canada, establece la ilegalidad de probar cualquier cosmético en animales
  • También prohíbe la venta de cosméticos desarrollados o fabricados con pruebas hechas en animales
  • Esta propuesta ahora pasará a la Cámara de los Comunes antes de convertirse en ley
  • Aunque muchos países han prohibido las pruebas de cosméticos en animales, la práctica aún sigue vigente alrededor del mundo; cada año cerca de 100 000 a 200 000 animales son sometidos a tales pruebas

Por la Dra. Karen Shaw Becker

El senado canadiense aprobó el proyecto de ley Cosméticos Sin Crueldad (Propuesta S-214), lo que lleva al país a dar un paso más hacia la prohibición de las pruebas cosméticas en animales.

La ley, que fue presentada en 2015 por la senadora Carolyn Stewart Olsen en colaboración con Humane Society International (HIS) y Animal Alliance of Canada, establece la ilegalidad de probar cualquier cosmético en animales.

También prohíbe la venta de cosméticos desarrollados o fabricados con pruebas hechas en animales. Dicha propuesta ahora irá a la Cámara de los Comunes antes de que se convierta en ley.

Esta iniciativa responde a una campaña cada vez más grande en Canadá que solicita el fin de esta práctica cruel.

Según la Sociedad para la Prevención de la Crueldad hacia los Animales de Columbia Británica, miles de canadienses escribieron al comité del senado con el fin de pedirles su apoyo para el proyecto de ley S-214.1 Más de 630 000 personas también firmaron una petición organizada por The Body Shop Canada, que exigía la prohibición de las pruebas de cosméticos en animales.2

"37 países—incluidos los mercados de belleza más grandes del mundo—ya han tomado medidas para prohibir la crueldad en los cosméticos, y es hora de que Canadá siga ese ejemplo", dijo Troy Seidle, vicepresidente de investigación y toxicología de HIS.3 Toby Milton, presidente de The Body Shop Canadá, agregó, "No hay absolutamente ninguna necesidad para realizar pruebas cosméticas en animales en pleno 2018".4

Cientos de miles de animales aún sufren a causa de los cosméticos

Aunque muchos países han prohibido las pruebas cosméticas en animales, la práctica aún persiste en todo el mundo, incluso en los Estados Unidos. Según HIS, se estima que entre 100 000 y 200 000 animales son sometidos a tales pruebas cada año, lo que a menudo les provoca sufrimiento y su inevitable consecuencia es la muerte.

Los conejos, conejillos de indias, hámsteres, ratas y ratones son los animales que se utilizan con más frecuencia en las pruebas de cosméticos, que pueden incluir el vertido de químicos sobre los ojos o piel afeitada con el fin de detectar irritaciones.

En otras pruebas, los animales pueden ser alimentados a la fuerza con productos químicos para detectar peligros como riesgos de cáncer o defectos de nacimiento, o se les puede administrar grandes cantidades de una sustancia química de prueba para así determinar la "dosis letal".

"Estas pruebas pueden causar dolor y malestar considerables, incluidos la ceguera, inflamación ocular, llagas cutáneas sangrantes, hemorragia interna, daño de órganos, defectos de nacimiento, convulsiones y muerte", indica HIS. "No se les proporciona alivio del dolor a los animales y al final de las pruebas son asesinados, normalmente por asfixia, rotura de cuello o decapitación".5

Además, en países como los Estados Unidos, las compañías no están obligadas a usar animales para evaluar la seguridad de sus cosméticos.

Sin embargo, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) de los Estados Unidos, no necesariamente disuade estas prácticas al afirmar: "[L]a agencia ha aconsejado continuamente a los fabricantes de cosméticos emplear cualquier prueba que sea apropiada y efectiva para corroborar la seguridad de sus productos".6

La FDA afirma que apoya el desarrollo y uso de alternativas a las pruebas con animales vivos, sin embargo, esto continúa permitiendo la permanencia de la práctica. Todavía hay algunos países, incluido China, donde se requieren pruebas en animales para poder vender los productos.

Las compañías libres de crueldad animal optan por no realizar pruebas con animales y en su lugar se comprometen a no vender sus productos en China hasta que dicha ley se modifique.

¿Por qué las compañías de cosméticos siguen haciendo pruebas con animales?

En muchos casos, las empresas continúan utilizando este método inhumano porque es la forma en que lo han hecho durante décadas. Se aferran a esa práctica cruel y obsoleta en lugar de desarrollar nuevos métodos de ensayo o adoptar una de las tecnologías más nuevas de evaluación sin animales para analizar la seguridad de los nuevos ingredientes.

En muchos casos, las pruebas incluso podrían ser imprecisas, ya que es ampliamente sabido que los resultados de las pruebas en animales no siempre aplican directamente a los humanos y podrían exagerar o subestimar los peligros.

De acuerdo con la Sociedad Humana de los Estados Unidos (HSUS): "En contraste, las alternativas que no incluyen animales pueden combinar pruebas basadas en células humanas y sofisticados modelos computarizados para obtener resultados relevantes para las personas en cuestión de horas o días, a diferencia de algunas pruebas con animales que pueden llevar meses o años. Las alternativas sin animales también suelen ser mucho más rentables que las que sí emplean animales".7

Las empresas de cosméticos no solo eligen usar ingredientes que ya tienen un historial de uso seguro (y por lo tanto no es necesario obtener nueva información o pruebas de seguridad), sino que también pueden optar por utilizar alternativas de prueba sin animales; más de 40 de estas pruebas ya se han desarrollado para su utilización, entre las cuales se encuentran:

  • La piel humana artificial, como EpiSkin™, EpiDerm™ y SkinEthic, que se puede usar para evaluar la corrosión e irritación cutánea
  • Los ojos de los animales sacrificados en la industria alimenticia se pueden usar para realizar pruebas de irritación ocular
  • Para evaluar la "fototoxicidad" por luz solar, está disponible la Prueba de Fototoxicidad 3T3 con Absorción de Rojo Neutro que sustituye la necesidad de utilizar ratones

Incluso las pruebas que tienen el objetivo de replicar los efectos en todo el cuerpo se pueden realizar sin animales por medio de una "estrategia de prueba integrada". Según HIS:8

"Esto significa que en lugar de reemplazarlos con una sola prueba, se usa una combinación de pruebas moleculares, genéticas, celulares y de los tejidos. Los científicos dividen el cuerpo humano de acuerdo con sus diversos tipos de células (cerebrales, cutáneas, pulmonares, hepáticas, etc.) y cada uno de estos tipos de células se evalúa de manera individual en sistemas de cultivo de tejidos.

Posteriormente, para reconstruir de nuevo el escenario de un cuerpo entero, se utilizan modernos modelos computarizados para relacionar los resultados de las pruebas con el entorno esperado en el mundo real de un ser humano vivo y que respira".

Rechaza las compañías de cosméticos que aún realizan pruebas en animales

Países como Canadá están haciendo el cambio para que todos los cosméticos sean libres de crueldad animal, pero si vives en un país donde la práctica todavía está permitida, es tu responsabilidad apoyar a las compañías que han dejado de realizar pruebas con animales por iniciativa propia.

Si vives en los Estados Unidos, puedes ayudar al contactar al congresista que te representa y pedirle que apoye la Ley Cosméticos Humanitarios, HR 2790, la cual prohibiría las pruebas con animales en los cosméticos que sean fabricados o vendidos en este país. También puedes ponerte en contacto con tus marcas favoritas de cosméticos y exhortarlas a detener las pruebas con animales. Además, el HIS aconseja preguntarle a las compañías si:

  • Realizan pruebas con animales para evaluar sus productos o ingredientes
  • Adquieren ingredientes recientemente desarrollados cuyo proveedor los haya probado en animales
  • Venden sus productos en países como China, que podrían solicitar pruebas recientes en animales

"Si la respuesta a cualquiera de estas preguntas es sí, vuelve a poner el producto en el estante", aconsejan.9 Si no estás seguro de si alguno de tus cosméticos es libre de crueldad, la Guía del consumidor Leaping Bunny puede ayudarte a encontrar productos certificados libres de crueldad animal.