2 grandes errores cometidos con la vacuna antirrábica

vacuna contra la rabia

Historia en Breve -

  • El virus de la rabia casi siempre es fatal; además, la ley establece que es obligatorio sacrificar a las mascotas diagnosticadas con la enfermedad
  • Las mascotas deben estar protegidas por medio de la vacunación tal y como lo exige la ley, además deben evitar situaciones en las que puedan estar expuestas a un animal con rabia
  • Un reciente estudio retrospectivo reveló información interesante sobre la efectividad de las vacunas antirrábicas en perros jóvenes, incluyendo la incidencia de su ineficacia
  • La mayoría de las adoradas mascotas son vacunadas excesivamente contra la rabia a lo largo de sus vidas, y hasta que las leyes municipales y estatales sobre la vacunación sean modificadas para que en su lugar se acepte la titulación, esto seguirá siendo un problema médico para muchos animales

Por la Dra. Karen Shaw Becker

El virus de la rabia, también llamado encefalomielitis viral aguda, es una infección inflamatoria que por lo general es fatal, y afecta al cerebro y sistema nervioso central. En los Estados Unidos es muy común que los perros y gatos contraigan el virus cuando son mordidos por algún zorro, mapache, zorrillo, coyote o murciélago infectado.

La rabia es una enfermedad zoonótica, lo que significa que puede ser transmitida a los seres humanos por animales infectados.

Una vez que el virus de la rabia ingresa al cuerpo de una mascota, se multiplica en las células musculares y luego se propaga a los nervios sensoriales, motrices y periféricos cercanos que lo trasladan hacia el cerebro y sistema nervioso central. El tiempo promedio entre la exposición y afectación cerebral es de 3 a 8 semanas en perros y de 2 a 6 semanas en gatos.

La rabia debe tratarse tan pronto como aparezcan los síntomas, en caso de que la mascota tenga alguna posibilidad de supervivencia. Si tu perro o gato ha peleado, ha sido mordido o arañado por otro animal, o si sospechas que pudo haber estado en contacto con un animal con rabia, debes llevarlo con tu veterinario o clínica de urgencias de inmediato.

El diagnóstico de la rabia en un perro o gato vivo se realiza al registrar su historial y observar sus síntomas. Las mascotas con sospechas de rabia son puestas en cuarentena dentro de una jaula tipo kennel en una clínica veterinaria durante 10 días con el fin de ser monitoreadas de forma cuidadosa.

Si un animal demuestra síntomas progresivos de la enfermedad mientras se encuentra en cuarentena, el veterinario tomará muestras de líquidos para hacer su evaluación.

Dado que no hay tratamiento ni cura para la rabia, si las muestras dan positivo para el virus, por desgracia la ley exige que la mascota sea sacrificada. Por lo general, la muerte causada por la enfermedad ocurre en animales desprotegidos en los siguientes 7 a 10 días después de la aparición de los síntomas.

Es evidente que la rabia es una enfermedad devastadora y mortal, por lo que es importante que protejas a tu mascota mediante la inoculación según sea apropiado y requerido por la ley, así como evitar situaciones en las que pueda estar expuesta a un animal con rabia.

El estudio analiza la eficacia de la vacuna antirrábica

Recientemente, los investigadores en Grecia publicaron un estudio retrospectivo que analizaba si ciertos factores, como la edad, raza, número de dosis y tipo de vacuna podían influir en los niveles de titulación de la rabia (eficacia de la vacunación) en perros jóvenes.1 Los investigadores aplicaron el estándar internacional de titulación de 0.5 UI/mL o más, como los niveles aceptables.

Todos los perros incluidos en el estudio tenían menos de 12 meses de edad en el momento de haber recibido la vacuna antirrábica más reciente, y la mayoría habían recibido su primera vacuna entre los 3 y 6 meses de edad. Todas las pruebas de titulación se realizaron antes de que los perros recibieran su primer refuerzo anual, después de los 12 meses de edad.

La titulación estuvo disponible para analizar a 662 perros durante el período 2008 a 2015. Un poco más de la mitad de los perros eran machos (332); los ejemplares restantes eran hembras (330). Los perros de raza pura y mixta tenían igual representación, e incluían a 215 perros pequeños, 75 perros medianos, 149 perros grandes y 223 perros de tamaño desconocido.

Los resultados del estudio destacaron que:

573 perros tenían un nivel de titulación de rabia aceptable; los 89 perros restantes experimentaron "ineficacia de la vacuna" con niveles de titulación inferiores a 0.5 UI/mL

546 perros recibieron 1 vacuna antes de los 12 meses de edad; los 116 perros restantes recibieron 2 vacunas

91 % de los perros que recibieron 2 vacunas antes de los 12 meses de edad exhibieron un nivel de titulación aceptable, en comparación con el 84 % de los perros que recibieron 1 vacuna

Los perros que recibieron 2 vacunas presentaron un promedio de titulación de 13.77 ; los perros que recibieron 1 vacuna tuvieron un promedio de titulación de 4.56 UI/mL

Al parecer el período óptimo para medir el nivel de titulación era en las siguientes 4 a 6 semanas después de recibir la vacuna

88.7 % de los perros recibió una vacuna monovalente (diseñada para inmunizar contra un solo microorganismo); las vacunas monovalentes tienen más probabilidades de proporcionar niveles de titulación aceptables (91 %), en comparación con las vacunas polivalentes (54 %) (las vacunas polivalentes inmunizan contra 2 o más cepas del mismo microorganismo, o contra dos o más microorganismos)

Los perros de raza mixta exhibieron niveles de titulación más elevados en comparación con los perros de raza pura

La tasa de ineficacia de la vacuna fue significativamente mayor en los cachorros menores de 3 meses de edad

El tamaño del cuerpo no influyó significativamente en el resultado de la vacunación (tal vez porque se desconocía el tamaño de alrededor de un tercio de los perros del estudio)

Datos sobre la vacuna antirrábica que debes conocer

Las vacunas contra la rabia son las únicas vacunas que son obligatorias por ley en Estados Unidos debido a la naturaleza mortal y zoonótica de la enfermedad. Sin embargo, estas vacunas, al igual que todas demás, tienen el potencial de causar reacciones adversas que podrían variar desde muy leves a significativas, e incluso provocar anafilaxis y muerte.

Por fortuna, ahora los 50 estados tienen un protocolo de revacunación de cada 3 años después de que se administra la segunda vacuna. Sin embargo, algunas leyes de condado y locales podrían diferir, por lo que es importante que lo consultes con tu veterinario o alguna agencia local de control de animales para obtener más información.

La cantidad de vacuna contra la rabia que debe administrarse es un tema muy debatido entre los veterinarios. Si bien, la mayoría de los veterinarios integrativos consideran que un enfoque "universal" en las inoculaciones que se aplican en perros con menos de 40 libras (18 kg) podría ponerlos en un riesgo significativo de sufrir una mayor cantidad de reacciones a la vacuna antirrábica, la ley aún exige que todos los perros reciban una dosis de 1 mililitro.

Por fortuna, el Dr. John Robb ha trabajado para exponer este problema a nivel nacional y esperamos que una mayor concientización pueda generar cambios en este requisito de ley en todos los estados, ya que algunos permiten exenciones médicas de las vacunas contra la rabia en las mascotas que se encuentran enfermas o que han tenido una reacción adversa en el pasado.

Recomendaciones para mejorar la seguridad de la vacuna antirrábica

Te recomiendo encarecidamente que esperes hasta que tu mascota tenga la edad permitida por la ley antes de vacunarla contra la rabia. En algunas partes, esto es hasta los 6 meses de edad; en otras, es a una edad más temprana.

De todos los problemas que podrían generarse al administrar la vacuna antirrábica a una edad muy temprana, como menciona el estudio griego, la ineficacia de la vacuna es significativamente más común entre los cachorros menores de 3 meses de edad.

Después de que tu mascota reciba la segunda inoculación contra la rabia, te recomiendo que insistas en que mejor se le aplique la vacuna de 3 años como memoria a largo plazo.

La vacuna de 3 años es idéntica a la vacuna anual, por lo que esta le proporcionará la protección que exige la ley, pero en intervalos mucho menos frecuentes. Eso significa que a tu mascota se le aplicaran menos vacunas a lo largo de su vida y que podría tener menos posibilidades de presentar una reacción adversa.

Las vacunas antirrábicas nunca deben administrarse en combinación o simultáneamente con otras inoculaciones; deben administrarse de forma individual, separadas del resto de las vacunas, con al menos 2 semanas de diferencia. En vista de que la vacuna antirrábica es la única requerida bajo el marco de la ley, te recomiendo que sea la única que se le administre de forma constante a tu mascota.

Puedes hacer una titulación para todas las demás enfermedades y esperemos que con los futuros cambios legislativos, la titulación para la rabia también sea aceptada como una forma de demostrar el estatus de protección inmunológica, lo que evitará el exceso de vacunación y también identificará a los animales en los que haya fallado el efecto de la vacuna.

También, te recomiendo proporcionarle un remedio homeopático de desintoxicación para esta vacuna, llamado Lyssin, en especial si tu mascota ha tenido una reacción adversa.

Después de cada vacunación, debes monitorear cuidadosamente el área donde se aplicó la inyección. Si notas inflamación, cualquier anormalidad o cambio en la apariencia de la piel, por ejemplo, algún bulto, irritación o calor, debes contactar rápidamente a tu veterinario proactivo.

El objetivo de la comunidad veterinaria integrativa es que el fondo Rabies Challenge Fund, creado inicialmente por el inmunólogo Dr. Ron Schultz y la veterinaria Dra. Jean Dodds, demuestre que la vacuna contra la rabia pueda proporcionar una duración de protección inmunológica durante un período mucho mayor a 3 años.

En última instancia, eso significaría que las mascotas podrían recibir una cantidad mucho menor de vacunas. Además, puede ayudar a que el sistema inmunológico de los animales este protegido sin el riesgo de recibir un daño acumulativo de la vacuna a lo largo de su vida.

Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo
Publique su comentario