Remedios naturales para la comezón y el malestar de tu mascota causados por las alergias estacionales

Escrito por Dr. Karen Shaw Becker
alergias estacionales en mascotas

Historia en Breve -

  • Tu perro o gato puede adquirir dos tipos de alergias: alergias alimenticias y alergias ambientales. Las alergias estacionales corresponden a la categoría de alergias ambientales
  • Hay muchos tipos de alergias ambientales. Por ejemplo, la hipersensibilidad a los ácaros del polvo es una alergia ambiental, al igual que la hipersensibilidad a los químicos
  • La mayoría de las alergias ambientales que afectan a las mascotas están en la naturaleza y se encuentran en las ambrosías, pasto, polen, moho y árboles

Hoy me gustaría hablar sobre las alergias estacionales en las mascotas. Tu perro o gato puede adquirir dos tipos de alergias: alergias alimenticias y alergias ambientales. Las alergias estacionales corresponden a la categoría de alergias ambientales.

Hay muchos tipos de alergias ambientales. Por ejemplo, la hipersensibilidad a los ácaros del polvo es una alergia ambiental, al igual que la hipersensibilidad a los productos químicos. Tu mascota puede desarrollar alergias a cosas como productos de limpieza, aerosoles, pinturas de látex y recipientes de plástico para alimentos y agua.

Pero, definitivamente, la mayoría de las alergias ambientales que afectan a las mascotas están en la naturaleza y se encuentran en ambrosías, pasto, polen, moho y árboles. Esos son los tipos de alergias ambientales de las que quiero hablar en el artículo de hoy.

Tu perro o gato puede adquirir alergias estacionales por muchas razones. Las alergias surgen como una reacción desmesurada del sistema inmunológico. El sistema inmunológico de tu mascota depende en parte de su genética, por lo que es posible que haya heredado una predisposición a las alergias derivadas de causas ambientales.

Por fortuna, hay cosas que puedes hacer para regular la exposición ambiental de tu mascota o la reacción de su sistema inmunológico a los posibles alérgenos.

Síntomas de las alergias ambientales estacionales

Así como existe una enorme variedad de causas para las alergias ambientales, también hay una enorme variedad de síntomas.

Las mascotas con alergias ambientales suelen tener más de un síntoma. Los animales con problemas pulmonares manifestarán sus síntomas por medio de respuestas alérgicas que tengan que ver con su respiración, como por ejemplo:

Sinusitis, que es la inflamación de las fosas nasales

Bronquitis, que es la inflamación de los bronquios (vías respiratorias)

Bronquitis alérgica, la cual les provoca tos y promueve la producción de moco

Secreciones nasales transparentes

Ojos llorosos

Otros síntomas pueden ser los ojos rojos e hinchados, así como el enrojecimiento de su hocico, barbilla y orejas. La hiperemia puede desarrollarse como una respuesta inflamatoria secundaria, por lo que se enrojecen las patas, vientre y ano de la mascota.

La comezón es otro síntoma frecuente de las alergias ambientales, así como los problemas intestinales. Las mascotas que consumen alérgenos pueden tener una respuesta inflamatoria sistémica que les provoca vómitos y diarrea.

Observa como la mayoría de los síntomas que acabo de mencionar terminan en -itis. “Itis” viene del latín y significa “inflamación”. La colitis, sinusitis, bronquitis, dermatitis y otitis son distintos tipos de inflamación que se desarrollan a partir de alergias estacionales.

Remedios naturales contra las alergias en mascotas

Si sospechas o sabes que tu perro o gato sufre de alergias estacionales, debes proporcionarle algún tipo de apoyo sistémico para aliviar la inflamación antes de que su cuerpo se encuentre en un inmenso estado se inflamación.

Si tu mascota tiene hiperemia, comezón o hinchazón, y es evidente que se siente muy mal como para acudir al veterinario, quiere decir que dicho estado de inflamación ya se está desarrollando.

Pero ¿qué pasa cuando identificas que tu mascota siente comezón en sus patas cada vez que la hierba se pone verde y la naturaleza florece? En ese caso, debes comenzar con un plan para controlar de manera proactiva las alergias estacionales de tu mascota. De esta manera, puedes minimizar la respuesta inflamatoria antes de que se salga de control.

Hay varias formas naturales de reducir la 'itis' o inflamación en tu mascota.

Quercetina — En mi consultorio, suelo recomendar que se les administre un suplemento de quercetina a estos perros y gatos antes de la temporada de alergias. La quercetina es un bioflavonoide con propiedades antiinflamatorias, antioxidantes y antihistamínicas. Lo llamo el “Benadryl de la naturaleza” porque es muy efectivo para suprimir la liberación de histamina por parte de los mastocitos y basófilos.

La histamina es lo que causa la inflamación, enrojecimiento e irritación relacionados con la reacción alérgica. Al usar un suplemento de quercetina para inhibir la producción de histamina, podemos suprimir o al menos moderar los efectos de la inflamación.

La quercetina también tiene algunas otras propiedades maravillosas. Inhibe la 5-lipooxigenasa, una enzima que regula ascendentemente el estado de inflamación. La quercetina inhibe la producción de leucotrienos, que también pueden provocar inflamación, y con ello se puede disminuir la broncoconstricción. Como síntoma asmático, la broncoconstricción ocurre en la pared pulmonar. La quercetina es capaz de suprimir la cantidad de constricción que se produce.

Bromelina y papaína — Ambas son proteasas (enzimas). La bromelina se deriva de la piña y la papaína proviene de la papaya. Estas enzimas cumplen con dos funciones. En primer lugar, aumentan la absorción de la quercetina y la hacen más efectiva. En segundo lugar, inhiben la producción de histamina.

Me gusta combinar la quercetina, bromelaína y papaína debido a que, en sinergia, inhiben la liberación de prostaglandinas. Las prostaglandinas son otra vía por la cual puede ocurrir la inflamación. Al suprimir las prostaglandinas, se puede disminuir tanto el dolor como la inflamación en las membranas mucosas que se encuentran irritadas, así como en otras áreas del cuerpo. El uso en conjunto de estas tres sustancias permite manejar de manera natural la inflamación y el dolor.

Los ácidos grasos omega-3 — Otra recomendación es optimizar el balance de ácidos grasos omega-3 en la alimentación de una mascota alérgica. Optimizar la proporción de ácidos omega-6 (que se encuentran sobre todo en los aceites vegetales) y ácidos omega-3 (que se encuentran sobre todo en los aceites de pescado) es un gran apoyo para la salud en general. Los omega-3 son muy sensibles a la luz y el calor, por lo que su presencia es mínima en alimentos congelados, enlatados y secos para mascotas; en otras palabras, cualquier alimento procesado y en especial cualquier alimento que haya sido expuesto a altas temperaturas.

Debido a que los ácidos grasos omega-3 ayudan a disminuir la inflamación en todo el cuerpo, resulta muy favorable agregarlos a la alimentación de todas las mascotas, en especial para aquellas que sufren de alergias estacionales. Las mejores fuentes de omega 3 son: Aceite de kril, salmón, atún, anchoas y otros aceites de pescado.

El aceite de coco — También recomiendo el uso de aceite de coco para aquellas mascotas con alergias ambientales. El aceite de coco contiene ácido láurico que ayuda a disminuir la producción de hongos. Aplicar de manera conjunta algún aceite de pescado con aceite de coco antes de la presencia de inflamación puede ayudar a moderar o incluso suprimir la respuesta inflamatoria en el cuerpo de tu mascota.

Los baños y el acicalamiento — La mayoría de las mascotas viven cerca del suelo mientras sus cuerpos están al descubierto. Incluso si tienes un gran danés, sus patas entran en contacto con el suelo. Tú y yo usamos zapatos, calcetines y ropa para proteger nuestra piel. También tomamos baños o duchas frecuentes. Entonces, aunque estemos expuestos a los mismos alérgenos que nuestras mascotas, nuestra piel está más protegida, además de que con frecuencia la desinfectamos para eliminar esos alérgenos.

Tu perro (o gato) no cuenta con toda esa protección, sin mencionar que los alérgenos se aferran a su pelaje. Cuando tu mascota sale de tu casa se pasea al aire libre mientras olfatea y respira posibles alérgenos. O puede que camine sobre alérgenos. Además, los perros solo pueden sudar a través de las almohadillas de sus patas y la punta de su nariz, por lo que esas áreas de sus cuerpos se convierten en imanes de alérgenos. Así que durante los meses cálidos del año recolectan miles de millones de alérgenos en sus cuerpos.

Después, tu perro regresa a casa y esos alérgenos provocan una respuesta alérgica por parte de la inmunoglobulina E que causa enrojecimiento, inflamación y comezón. Tu mascota comenzará a rascar y masticar su piel para calmar la comezón y el malestar, pero esto solo promueve la aparición de dolorosas llagas y más inflamación.

La respuesta más obvia es bañar a tu mascota para retirar los alérgenos. Los dermatólogos recomiendan este método básico para las personas con alergias. Si sufres de hipersensibilidades, tu médico te indicará que te bañes en la mañana y en la noche para eliminar los alérgenos que se encuentran en la superficie de tu cuerpo. Te recomiendo hacer lo mismo con tu perro o gato. En el caso de los perros, te recomiendo lavar sus patas con regularidad para eliminar los alérgenos. Haz de esto una rutina diaria en caso de ser necesario.

Algunos consejos adicionales

Te recomiendo eliminar los subproductos proinflamatorios que se encuentran en la alimentación de tu mascota.

Los alimentos pueden ser antinflamatorios o proinflamatorios. Si tu mascota es propensa a las alergias ambientales, te recomiendo que, al menos durante el auge de la temporada de alergias, reduzcas la cantidad de alimentos proinflamatorios que le ofreces.

Los alimentos ricos en carbohidratos suelen provocar o agudizar la inflamación. Ofrécele a tu mascota alérgica una alimentación que contenga poco o nada de maíz, trigo, arroz, soya y otros almidones. Aumenta la cantidad de frutas y vegetales en su alimentación. Sobre todo les puedes ofrecer bayas a los perros. No olvides incrementar su consumo de carnes magras.

Te dejo con un último consejo. No te recomiendo que vacunes a tu mascota cuando esté experimentando una respuesta inflamatoria sistémica. Las vacunas estimulan el sistema inmunológico, lo cual no es nada conveniente para una mascota que sufre de alergias estacionales. Habla con tu veterinario holístico sobre el uso de pruebas de titulación para medir la inmunidad de tu mascota a enfermedades básicas en lugar de administrarle vacunas de forma automática.

Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo
Publique su comentario