Los perros callejeros sobreviven sin humanos, ¿podría el tuyo?

Análisis escrito por Dra. Karen Shaw Becker
perro callejero

Historia en Breve -

  • Para sobrevivir en un mundo sin humanos, nuestros perros tendrían que volver a adquirir las habilidades de supervivencia que perdieron durante la domesticación
  • La domesticación también ha dado lugar a cambios genéticos que podrían inhibir su capacidad para sobrevivir en la naturaleza
  • La fertilidad y la salud general de los perros también ha disminuido como resultado de la domesticación

Aquellos que tenemos perros en la familia no podemos imaginar la vida sin ellos, pero después de miles de años de domesticación (entre 10 000 y 40 000 dependiendo de a quién le preguntes), ¿podrían nuestros perros vivir sin nosotros?

¿Se ha intercambiado su capacidad de sobrevivir en la naturaleza por habilidades como comprender e interpretar palabras humanas, estados de ánimo y comportamiento?

¿Qué habilidades necesitaría tu perro para sobrevivir sin humanos?

El proceso de domesticación ha hecho que los perros sean altamente dependientes de los humanos para todas las necesidades de la vida, incluyendo alimento, agua, refugio, seguridad, ejercicio, juegos, afecto, atención médica y más. Sin nosotros, escribe al veterinario Dr. Joann Pendergrass, "... los perros se enfrentarían a un mundo en el que tendrían que valerse por sí mismos para comer, estar seguros y, en última instancia, sobrevivir".

Si los humanos desaparecieran de la tierra, el 80 % de los perros en el mundo que son criados al aire libre, no le darían mucha importancia.

Pero para el 20 % restante, escribe Pendergrass, la vida sin humanos “… requeriría de tener algunas habilidades de supervivencia, como formar relaciones y alianzas con otros animales (¡incluso gatos!), tener una personalidad independiente, ser callejeros, poder adaptarse rápidamente a las condiciones cambiantes y tener la voluntad de asumir algunos riesgos".

Habilidades como encontrar refugios por el clima y cuidarse de los depredadores implicarían pruebas y errores, ya que los perros domesticados afinaron su capacidad para sobrevivir en la naturaleza.

Es posible que los perros de razas medianas y grandes tengan mayor facilidad que las razas muy pequeñas o gigantes. Pendergrass también cree que los perros necesitarían criarse con otros animales, en particular, con coyotes y lobos, para que sobrevivan más tiempo en un mundo sin humanos. La cruza produciría generaciones futuras que podrían sobrevivir y prosperar sin humanos.

La domesticación ha llevado a cambios genéticos que podrían obstaculizar su capacidad para vivir con éxito en un mundo sin humanos

"Síndrome de domesticación" es un término que Charles Darwin acuñó para describir su descubrimiento de que "los mamíferos domésticos poseen un conjunto distintivo e inusual de rasgos hereditarios que no se ven en sus progenitores salvajes", según un estudio de 2014 publicado en la revista Genetics. Por ejemplo, imagina a un lobo, y luego imagina a un perro con orejas caídas, un pelaje blanco suave y una cara de bebé (cachorro).

El síndrome de domesticación no se ve exclusivamente en mamíferos como perros, conejos, zorros, cerdos, caballos u ovejas, también se ha observado en aves domesticadas e incluso en peces.

Los científicos, incluyendo a Darwin, se han desconcertado por el motivo por el cual los animales domesticados tienen muchas características y comportamientos similares. Por ejemplo:

Despigmentación (manchas blancas, regiones marrones)

Orejas caídas

Orejas más pequeñas

Hocicos más cortos

Dientes más pequeños

Comportamiento dócil

Cerebro más pequeño o capacidad craneal

Ciclos de celo más frecuente

Comportamiento juvenil

Colas rizadas

De acuerdo con los autores del estudio Genetics, cuando ciertas especies se domestican con el objetivo de domarlas, se producen cambios genéticos que afectan a un grupo de células madre embrionarias llamadas cresta neural.

Las células de la cresta neural se forman cerca de la médula espinal de los primeros embriones de vertebrados. A medida que el embrión se desarrolla, las células viajan a otras partes en el cuerpo y crean diferentes tipos de tejidos, incluyendo las células pigmentarias, partes de la cabeza (cráneo, mandíbulas, dientes, oídos) y las glándulas suprarrenales, que son responsables de la lucha o respuesta de vuelo. Las células de la cresta neural también están involucradas indirectamente con el desarrollo del cerebro.

La falta de miedo a los humanos tuvo su inicio como una anomalía celular

Según el coautor del estudio Genetics Adam Wilkins, de la Universidad Humboldt de Berlín:

“Cuando los humanos criaron a estos animales para domesticarlos, seleccionaron inadvertidamente a aquellos con déficits leves de la cresta neural, dando como resultado glándulas suprarrenales más pequeñas o de maduración lenta. Entonces, estos animales tenían menos miedo".

Las anomalías de la cresta neural de las que habla Wilkins también podrían conducir a signos físicos de mansedumbre, y no todos son buenos. Por ejemplo, las orejas flexibles son una característica atractiva en perros y conejos, pero desafortunadamente, son el resultado de un cartílago deformado en la oreja. Los animales que tienen las orejas caídas y colgadas a lo largo de sus caras probablemente no escuchen tan bien como los que tienen las orejas erectas.

Los animales domesticados también parecen tener cerebros más pequeños que sus homólogos en la naturaleza. La disminución del tamaño del cerebro anterior que se observa en la mayoría de los animales domésticos podría estar relacionada indirectamente con los cambios de la cresta neural.

La domesticación ha tenido una influencia negativa en la fertilidad y la salud de los perros

Un estudio realizado en 2015 por biólogos de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA) sugiere que la domesticación de los perros por los humanos es la responsable de crear ciertos cambios genéticos dañinos.

Hace decenas de miles de años, los lobos grises fueron domesticados por los humanos a través de la selección artificial y la endogamia. Muchos expertos en el campo han creído durante mucho tiempo que no todos los cambios genéticos que se produjeron como resultado de la domesticación eran deseables, sin embargo, se han realizado pocas investigaciones para evaluar los efectos de dicha interferencia humana en el genoma de los perros.

Para el estudio, los investigadores de la UCLA recopilaron datos completos sobre la secuenciación del genoma en 90 caninos, incluyendo 19 lobos, 25 "perros de aldeas" semi-salvajes de 10 países diferentes y 46 perros domesticados de 34 razas diferentes.

El equipo de investigación analizó las variaciones genéticas entre diferentes grupos, buscando específicamente marcadores que se consideraron perjudiciales y que se extinguirían en el mundo natural para no afectar a las generaciones futuras.

Los investigadores descubrieron que los perros tenían aproximadamente 115 marcadores de este tipo más que los lobos. Ellos especularon que la diferencia se debió probablemente al "embotellamiento demográfico" asociado con la domesticación, junto con programas de crías agresivos.

Los embotellamientos demográficos, que son reducciones temporales en las poblaciones, conducen a una menor diversidad, lo que a su vez puede conducir a mutaciones genéticas dañinas que persisten de una generación a otra.

Los investigadores también descubrieron que la falta de diversidad parece haber tenido resultado en peligrosos cambios del ADN en grupos aislados de lobos, incluidos los lobos de la Isla Real y los lobos tibetanos.

¿Cuál es el fin para los caninos domesticados? Perros con menos capacidad para reproducirse que los lobos, y un mayor riesgo de trastornos como el asma, artritis, enfermedades oculares y ciertos tipos de cáncer.

Los investigadores sugieren que el aumento de la diversidad en los grupos de perros permitiría que los cambios genéticos negativos desaparezcan naturalmente con el tiempo. Por el contrario, mantener la práctica actual de la cría selectiva de perros de grupos pequeños dará lugar a más problemas en el futuro.

Kirk Lohmueller, autor principal del estudio y profesor asistente de ecología y biología evolutiva en UCLA, observa que:

“... El uso de grupos pequeños criados artificialmente para obtener las características deseadas, como un tamaño corporal más pequeño o el color del pelaje, puede haber llevado a una acumulación de variaciones genéticas dañinas en los perros".

Estos tipos de variaciones, según Lohmueller, en algún momento pueden conducir a una serie de diferentes trastornos de desarrollo y otros riesgos para la salud. Sugiere que los programas de reproducción selectiva, especialmente aquellos diseñados para conservar especies raras y en peligro de extinción, deben involucrar a grandes grupos para eliminar los cambios genéticos perjudiciales.

Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo
Publique su comentario