Son exquisitas para muchas mascotas, pero pueden ser mortales

Análisis escrito por Dra. Karen Shaw Becker
lámpara de sal toxica para mascotas

Historia en Breve -

  • Las lámparas de sal del Himalaya están hechas de grandes piezas de sal extraídas del Himalaya
  • Si tu mascota lame la lámpara de sal de forma repetida, podría presentar una intoxicación por sal
  • Inicialmente, la intoxicación por sal puede provocarle vómito, diarrea, menor apetito y letargo; también puede padecer micción o sed excesiva
  • Los síntomas neurológicos, que incluyen falta de coordinación, temblores, convulsiones y coma, también pueden ser consecuencia de una intoxicación por sal
  • Si tienes una lámpara de sal en tu hogar, debes mantenerla fuera del alcance de tu mascota; pero, si no puedes evitarlo y sospechas que tu mascota la lame, debes retirarla

Las lámparas de sal son populares no solo porque emiten un brillo tenue y cálido, sino también porque se dice que pueden mejorar la calidad del aire y el bienestar. Si tienes una en tu hogar, debes tener sumo cuidado de colocarla fuera del alcance de tu mascota.

Las lámparas de sal del Himalaya están hechas de grandes piezas de sal extraídas del Himalaya. Si tienes gatos, puede ser casi imposible colocar la lámpara en un lugar al que tu gatito no pueda acceder, por lo que es mejor evitar tener una, a menos que estés absolutamente seguro de que tu gato no la lamerá.

En el caso de los perros, es más fácil colocar la lámpara de sal fuera de su alcance, pero asegúrate de que no esté en una superficie a la que pueda acceder tu perro cuando no estés presente. Por desgracia, es posible que algunos dueños de mascotas no se percaten de que una lámpara de sal puede ser peligrosa para su mascota hasta que es demasiado tarde.

Las lámparas de sal pueden ser mortales para las mascotas

El problema con las lámparas de sal es que pueden provocar intoxicación por sal en las mascotas. "Una lamida no las matará, pero les ocurre lo mismo que a nosotros con las papas fritas. Les gusta la sal, así que seguirán lamiéndola constantemente", indicó para Western Mass News la veterinaria Karen Follet del Centro de Control y Adopción de Animales, Thomas J. O'Connor, en Massachusetts.

En general, ni la sal ni las lámparas son tóxicas por sí solas, pero el consumo excesivo de sal puede ser tóxico para los perros y gatos, y provocarles los siguientes síntomas:

Vómito

Diarrea

Pérdida de apetito

Letargo

Caminar como "borracho"

Acumulación anormal de líquidos en el cuerpo

Sed o micción excesiva

Lesiones renales

Temblores

Convulsiones

Coma

Muerte

Si detectas los síntomas de forma muy temprana, la intoxicación por sal, también conocida como hipernatremia, puede tratarse al administrar líquidos por vía intravenosa (IV), monitoreo de electrolitos, tratamiento para la deshidratación e inflamación cerebral y cuidados de apoyo.

Sin embargo, incluso al llevar un tratamiento, la intoxicación por sal tiene una tasa de mortalidad superior al 50 %, pero proporcionarle agua fresca de inmediato puede ser de utilidad para tu mascota (y podría ayudar a prevenir la intoxicación por sal). Al inicio, la intoxicación por sal puede provocar vómitos, diarrea, menor apetito y letargo. También, puede presentar sed o micción excesiva.

De igual manera, pueden producirse síntomas neurológicos, como falta de coordinación, temblores, convulsiones y coma. "Por lo tanto, puede haber trastornos mentales, como tambalearse, vómitos... pueden presentarse ataques convulsivos", indicó la Dra. Follet para Western Mass News, y agregó que, "puede eliminar todo el líquido del torrente sanguíneo, por lo que lo extrae del tejido... y eso puede influir ampliamente en el cerebro".

¿Cuánta cantidad de sal es tóxica para las mascotas?

La cantidad de sal que puede ser tóxica depende del tamaño de tu mascota, pero es posible que un perro o gato pequeño pueda alcanzar niveles tóxicos al lamer una lámpara de sal de forma repetida. Por ejemplo, un yorkie o chihuahua que pese 10 libras o menos podría intoxicarse al consumir tan solo 0.05 cucharadas o más. En comparación, las siguientes cantidades pueden ser tóxicas en perros de otros tamaños:

  • Perros que pesan de 11 a 25 libras (por ejemplo, el pug, boston terrier, caniche): 0.5 cucharadas o más
  • Perros que pesan de 26 a 40 libras (por ejemplo, el beagle, terrier escocés): 1.3 cucharadas o más
  • Perros que pesan de 41 a 70 libras (por ejemplo, el boxer, cocker spaniel): 2 cucharadas o más
  • Perros que pesan de 71 a 90 libras (por ejemplo, el retriever, pastor alemán): 3.5 cucharadas o más
  • Perros que pesan de 91 a 110 libras (por ejemplo, el gran danés, san bernardo): 4.5 cucharadas o más

Si bien, es posible que algunos gatos y perros no parezcan interesados en la lámpara de sal de la mesita de noche, a otros podría parecerles irresistible. Y ahí es donde radica el problema, ya que tu mascota podría lamer la lámpara sin que te percates de ello. Es posible que ni siquiera relaciones los síntomas que experimenta tu perro o gato con la lámpara.

Una de esas historias circuló en Internet en 2019, esta indicaba que unos dueños en el Reino Unido notaron que su gato Ruby "caminaba de manera inusual" con la cabeza inclinada de una manera extraña. Pensaban que simplemente tenía frío, pero cuando regresaron a casa del trabajo, Ruby no podía caminar ni ver correctamente, no podía comer ni beber y había perdido el control de su lengua.

Los veterinarios revelaron niveles extremadamente altos de sodio, que pudieron volver a la normalidad en unos cuantos días. Sin embargo, el resultado podría haber sido mucho peor. “La intoxicación por sal es extremadamente mortal para los animales y, en general, es un milagro que esta mascota haya sobrevivido. Estas lámparas de sal son adictivas para los animales, y si las prueban podrían percibirlas como nosotros percibimos a las papas fritas", indicó el dueño de Ruby.

Ten cuidado con otras fuentes de sal

Algunas fuentes adicionales de sal que podrían ser peligrosas para las mascotas son:

  • Adornos caseros hechos de plastilina o de masa de sal
  • Sales descongelantes (como la sal de roca)
  • Bolas de pintura
  • Sal de mesa
  • Enemas que contienen fosfato de sodio

Además, los perros que visitan la playa y consumen demasiada agua salada pueden padecer una intoxicación por agua salada. Si sospechas que tu mascota ha consumido demasiada sal de cualquier fuente, debes llevarla a una clínica veterinaria de inmediato, ya que puede ser una situación potencialmente mortal.

Si tu mascota ha perdido la capacidad o deseo de consumir agua dulce, necesitará líquidos por vía intravenosa de manera urgente. Y cuanto antes reciba tratamiento, mayores serán sus posibilidades de recuperación. Si buscas ayuda inmediata, antes de que comiencen los signos de intoxicación, incluso pueden administrársele medicamentos eméticos para alentar el vómito y eliminar el exceso de sal del sistema de tu mascota.

En cuanto a si debes o no tener una lámpara de sal en tu hogar, si está fuera de su alcance o si sabes que tu mascota la ignora, entonces no hay problema. Sin embargo, si tu mascota tiene acceso y sospechas que podría lamerla, lo mejor es retirarla.

Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo
Publique su comentario