¿Tu perro necesita anteojos?

Análisis escrito por Dra. Karen Shaw Becker
perro con problemas de vision

Historia en Breve -

  • Además de los signos obvios de problemas de visión, como chocar con las paredes, los signos de que tu perro puede estar perdiendo la vista incluyen una mayor ansiedad y no querer aventurarse solo
  • El comportamiento agresivo también puede ser el resultado de problemas de visión, ya que tu perro puede sobresaltarse más fácil o estar a la defensiva
  • Si notas cambios en la visión de tu mascota o signos de problemas oculares como enrojecimiento en el ojo, secreción, o los ojos entrecerrados, consulta a tu veterinario, quien puede recomendarte a un oftalmólogo veterinario
  • Las cataratas, el glaucoma, las enfermedades de la retina, las lesiones graves y el cáncer de ojo son afecciones que pueden requerir tratamiento por parte de un oftalmólogo veterinario
  • Las gafas o anteojos recetados para perros pueden ayudar a proteger los ojos de tu perro y en algunos casos, mejorar la visión

Para algunos perros, los cambios en la visión conducen a cambios notables en su comportamiento, como dificultad para ubicar juguetes o chocar con muebles. Sin embargo, a menudo, los cambios en la visión pueden ser sutiles, lo que los hace mucho más difíciles de detectar.

Los perros son muy adaptables, lo que significa que se adaptarán a medida que cambie su visión, y también esconden bien los problemas de salud, por lo que es importante vigilar de cerca a tu cachorro, especialmente si sospechas que su visión puede estar fallando.

Además de los signos obvios de problemas de visión, como chocar con las paredes, los signos de que tu perro está perdiendo la vista incluyen una mayor ansiedad y no querer separarse de ti. Otro signo es el comportamiento agresivo, ya que puede sobresaltarse más fácil o estar a la defensiva si se te acercas sin que lo espere.

Causas comunes de problemas de visión en perros

USA Today informó sobre la historia de Zero, un perro de agilidad cuyo dueño notó que se topaba con obstáculos solo en áreas donde los objetos amarillos se mezclaban con la arena que cubría el piso. Su dueño lo llevó a un oftalmólogo veterinario, quien lo diagnosticó con atrofia progresiva de la retina (ARP).

La ARP es una enfermedad hereditaria que provoca que los perros pierdan la vista de manera progresiva en un periodo de meses o años. Es más común en cocker spaniels, border collies, setters irlandeses, alces noruegos, schnauzers y poodles. La retina, que se encuentra en la parte posterior del ojo, está compuesta de varillas que perciben la luz y conos que perciben el color.

Por lo general, los bastones y los conos maduran cuando el animal alcanza las 12 semanas de edad, pero en algunas mascotas con ARP, nunca maduran por completo y pueden comenzar a degenerar a una edad temprana. También existe una afección llamada síndrome de degeneración retiniana repentina adquirida (SARDS), que generalmente afecta a perros de entre 7 y 14 años de edad.

Este síndrome, que es más común en las hembras y a menudo se asocia con la Enfermedad de Cushing atípica, causa la destrucción total de los bastones y conos de la retina y tiene un inicio repentino en algunos casos. También puede haber un aumento dramático en la sed y el apetito de un perro en las semanas previas a la ceguera.

Condiciones oculares que afectan la visión

Además de ARP y SARDS, la vista de los perros disminuye con la edad. Las afecciones oculares relacionadas con la edad se pueden ralentizar con una dieta antiinflamatoria natural, rica en antioxidantes que nutran los ojos de manera natural.

Los ojos de tu mascota también pueden verse afectados por lesiones y otras afecciones oculares. Esto incluye el glaucoma, una condición que ocurre cuando hay un drenaje inadecuado de líquido, lo que lleva a un aumento en la presión intraocular. También podría provocar secreción ocular acuosa, hinchazón o abultamiento del globo ocular y dolor ocular.

El glaucoma primario se hereda debido a una anomalía en el ángulo de drenaje en el ojo. Ocurre en muchas razas, incluidos los cocker spaniel, basset hound, chow chow, terrier Jack Russell, shih tzu y husky siberiano. Por lo general, el glaucoma primario comienza en un ojo y progresa hacia el otro y se considera como una emergencia médica.

El glaucoma secundario ocurre cuando hay otras enfermedades oculares que inhiben el drenaje del humor acuoso dentro del ojo. Estas enfermedades incluyen inflamación del ojo (uveítis), cataratas avanzadas, cáncer de ojo, desplazamiento del cristalino y desprendimiento crónico de retina.

El glaucoma puede causar ceguera permanente, así que si sospechas que tiene glaucoma llévalo inmediatamente al veterinario. Las cataratas, que forman una nube azul de diversos grados dentro de la cápsula que alberga el cristalino del ojo, también pueden causar pérdida de visión o ceguera, que pueden aparecer de forma gradual o rápida, al igual que úlcera corneal.

Señales que debes consultar a un oftalmólogo veterinario

Su veterinario habitual puede manejar muchos problemas oculares, pero en algunos casos se necesita un especialista. Si notas cambios en la visión de tu mascota o signos de problemas oculares como enrojecimiento en el ojo, secreción, ojos entrecerrados o evita estar cerca de las cosas, consulta a su veterinario, quien puede recomendarte a un oftalmólogo veterinario.

Según el Colegio Americano de Oftalmólogos Veterinarios (ACVO), las cataratas, el glaucoma, las enfermedades de la retina, las lesiones graves y el cáncer de ojo son afecciones que pueden requerir tratamiento por parte de un oftalmólogo veterinario. Ellos dicen:

“Tu veterinario tiene una excelente capacitación en medicina veterinaria y actúa como médico de medicina familiar. Pero al igual que con la medicina humana, hay ocasiones en que tu veterinario podría requerir asistencia o sugerir una referencia a un especialista para satisfacer mejor las necesidades de tu mascota".

En particular, si tu perro tiene una afección ocular que no responde a otros tratamientos, o una afección que puede afectar la visión, como la diabetes, un oftalmólogo veterinario puede ser útil.

¿Tu perro necesita anteojos?

Los tratamientos para los problemas de visión del perro van desde gotas para los ojos y medicamentos hasta cirugía, pero también pueden incluir otro apoyo como anteojos. Los lentes pueden ayudar a proteger los ojos de tu perro y mejorar la visión. Un producto, conocido como Rex Specs, protegerá los ojos de tu perro de escombros y lesiones, al tiempo que ayudará a aumentar el contraste, que a su vez puede aumentar la visión.

Otros anteojos para perros pueden protegerlo de la luz ultravioleta, lo que puede empeorar ciertas afecciones oculares, como pannus, mientras que los perros que se someten a cirugía por cataratas también pueden beneficiarse de las gafas recetadas.

A tu perro le llevará un poco de tiempo aprender a usar gafas, pero algunos perros terminan adorando las gafas, especialmente si las relacionan con salir al aire libre o participar en otras actividades que disfrutan. Si necesitas localizar un oftalmólogo veterinario, ACVO tiene una herramienta para encontrar uno cerca de ti.

Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo
Publique su comentario