Perros alrededor del mundo Perros alrededor del mundo

PUBLICIDAD

La enfermedad oculta que puede afectar al 80 % de los gatos de 3 años

Análisis escrito por Dra. Karen Shaw Becker
problemas en dientes de gato

Historia en Breve -

  • Al igual que nosotros, los gatos tienen dientes de leche que al año se reemplazan por 30 dientes permanentes que duran toda la vida
  • Por desgracia, la mayoría de los gatos a los 3 años presentan una enfermedad en las encías que puede causar dolor, abscesos, infección, dientes flojos o pérdida de los dientes y pérdida ósea
  • Otra condición oral muy dolorosa es la estomatitis felina; muchos gatitos con esa enfermedad se someten a una extracción completa para aliviar el dolor, y así permitirles comer de nuevo y mejorar la calidad de vida
  • La reabsorción dental es otra condición que afecta a los gatos y en realidad es la enfermedad oral felina más común; como la estomatitis, la reabsorción dental requiere un tratamiento agresivo para preservar la salud y la calidad de vida de los gatos

Es posible que no te des cuenta, pero al igual que los pequeños humanos, los gatitos tienen dientes de leche, llamados dientes caducifolios o de leche, y dientes permanentes.

De las primeras 2 a las 4 semanas de edad comienzan a brotar en las encías los primeros dientes de leche del gatito, llamados dientes incisivos. Los últimos en salir tienden a aparecer de las 5 a 6 semanas de edad y son los premolares, que son los dientes más grandes hacia la parte posterior de la boca. En total, los gatitos terminan con 26 dientes de leche, incluidos 12 incisivos (6 superiores, 6 inferiores), 4 caninos (2 superiores, 2 inferiores) y 10 premolares (6 superiores, 4 inferiores).

Alrededor de los 4 meses de edad, los dientes permanentes de un gatito comenzarán a reemplazar a los dientes de leche. Una de las razones por las que muchas personas no comprenden que los gatos tienen dos tipos de dientes es porque esos pequeños dientes de leche desaparecen en el medio ambiente después de que se caen, a la hora de comer o durante las actividades de juego o aseo.

Mucho antes de que el gatito cumpla un año, los 30 dientes permanentes habrán reemplazado a los dientes de leche, que incluyen todos los mencionados anteriormente, más 2 molares superiores y 2 inferiores. Esos 30 dientes están destinados a servir a tu gato por el resto de su vida, por lo que es muy importante acostumbrarlos al cepillado de dientes y a exámenes dentales veterinarios regulares.

La enfermedad de las encías se presenta en la mayoría de los gatos a los 3 años

Cuando se trata de la salud bucal de un gato, ver no es creer. De hecho, a menos que los hayas cepillado con regularidad, es probable que no hayas observado profundamente la boca de tu gato. Los gatos que toleran las manos dentro y alrededor de su boca a menudo soportan las inspecciones visuales, pero no aprecian las "invasiones" corporales de este tipo.

Dicho esto, incluso si tu gato te permite mirar y hurgar dentro de su boca, si tiene alguna enfermedad oral, esta ocurre por debajo de la línea de las encías. Las bacterias invisibles pueden dañar los tejidos que conectan los dientes y la mandíbula.

Sorprendentemente, entre el 70 % y el 80 % de los gatos presentan enfermedad de las encías (periodontal) a la edad de 3 años. También hablaré de un par de afecciones dentales felinas extrañas pero graves que debes conocer.

Enfermedad periodontal felina

La placa que se acumula en sus dientes se endurece hasta crear sarro en unos pocos días. El sarro se adhiere a los dientes y comienza a irritar las encías. Dicha irritación desarrolla una afección inflamatoria conocida como gingivitis. Los gatos con gingivitis experimentan enrojecimiento en las encías en lugar de tenerlas rosadas, así como un aliento desagradable.

Otros síntomas de enfermedad de las encías pueden incluir:

  • Dificultad para comer o masticar de un solo lado de la boca
  • Falta de apetito
  • Babeo
  • Leve hinchazón en la cara
  • Sangrado bucal o nasal

Otro síntoma de esta enfermedad es la falta de aseo, lo que resulta en opacidad o grasa en el pelaje.

Si el sarro no se elimina, se acumulará debajo de las encías, lo que eventualmente causará una separación de los dientes. Esto crea pequeñas bolsas en el tejido de las encías que se convierten en depósitos adicionales de bacterias.

En esta etapa, tu mascota ha desarrollado una condición irreversible, conocida como enfermedad periodontal, la cual causa un dolor considerable y puede provocar abscesos, infecciones, pérdida de dientes y pérdida ósea. La rapidez con la que se desarrolla este proceso depende de una serie de factores, entre los cuales encontramos la edad, estado general de salud, alimentación, raza, genética y la frecuencia y calidad de la atención dental.

Lo que muchas personas no comprenden es que la salud bucal de un gato puede desarrollar consecuencias graves. Existe una relación entre la gingivitis y la enfermedad cardíaca en humanos y perros (no existe mucha información sobre esto en gatos, pero existe una relación similar para los felinos).

Los investigadores también sospechan que ciertas cepas de bacterias orales pueden provocar problemas cardíacos. Algunos tipos de bacterias que se encuentran en la boca producen proteínas pegajosas que se pueden adherir a las paredes de las arterias hasta causar que se engrosen. Asimismo, las bacterias bucales promueven la formación de coágulos sanguíneos que pueden dañar el corazón.

Tres de las formas más efectivas para mantener la salud dental y de las encías de tu gato es mediante el cepillado diario, la alimentación adecuada y los controles veterinarios de bienestar que incluyen un examen dental.

Publicidad
Clic aquí para conoce a perros de todo el mundoClic aquí para conoce a perros de todo el mundo

Estomatitis felina

La estomatitis felina (FS por sus siglas en inglés) es una afección oral crónica, grave y muy dolorosa que se presenta en los gatos. La inflamación relacionada con la estomatitis aparece en la boca como un tejido color rojo intenso inflamado. Se puede localizar, pero generalmente involucra toda la boca y, a menudo, la parte posterior de la garganta. El hueso subyacente en la boca también se puede inflamar o infectar.

La afección comienza como enfermedad de las encías (gingivitis), que se aprecia como enrojecimiento en la línea de las encías. Comienza con un anillo rojo alrededor de los dientes, sobre todo en los premolares y molares, pero normalmente, toda la encía se enrojece y se inflama. Es posible que no veas ninguna placa o sarro en los dientes, pero la encía se torna color rojo intenso, sobre todo en la unión de los dientes y las encías.

La estomatitis causa un dolor tan intenso que puede acabar con la calidad de vida de un gatito. Si tu gato tiene la afección, es posible que observes comportamientos como dificultad para comer, depresión, irritabilidad, agresión u ocultamiento. Un síntoma común es el babeo excesivo, junto con las encías que sangran con facilidad.

Afortunadamente, existe un progreso reciente e incluso mucho mejor en la comprensión de esta terrible enfermedad; puede haber una manera de resolver el dolor y la inflamación a través de un procedimiento llamado regeneración ósea guiada.

La mala noticia es que no todos los gatos serán buenos candidatos para el procedimiento y, además, la mayoría de los casos de estomatitis felina se diagnostican muy tarde, cuando el aliento del gatito se ha vuelto insoportable o no come bien. Para ese momento ya está hinchada toda la boca. También puede haber ulceraciones en el paladar, la lengua, los labios y la garganta.

Lo más importante que debes recordar en un gato con estomatitis es que el dolor es constante. Un gatito con mucho dolor durante tanto tiempo y que no come bien, está en grave peligro. Este es el punto en el que se discute la extracción de dientes de la boca. Es un enfoque agresivo, pero la estomatitis es una enfermedad agresiva, y cuando las cosas progresan hasta el punto en el que el gatito ya no come, se trata de una situación mortal.

La buena noticia es que muchos gatos (entre 50 % y 60 %, según las estimaciones) que se someten a extracciones de boca completa experimentan un alivio dramático y mejoran significativamente la calidad de vida.

Considero que es mejor trabajar con un dentista veterinario certificado para evitar complicaciones crónicas de las extracciones de boca. Se deben tomar radiografías digitales después de la extracción para asegurarse de que todas las raíces del diente se hayan eliminado con éxito. El manejo del dolor se debe instituir y mantener hasta que se resuelva el malestar posquirúrgico y la curación.

Reabsorción dental

Muchos gatos con estomatitis también tienen reabsorción dental, que es la enfermedad oral felina más común. Se estima que alrededor del 30 % al 40 % de los gatos adultos sanos, y del 60 % al 80 % de los gatitos que visitan al veterinario para el tratamiento de la enfermedad dental presentan la afección.

Se desconoce la causa exacta de las lesiones de reabsorción. Se cree que quizás la inflamación causada por la placa estimula las células de odontoclastos que erosionan el esmalte dental. Otras posibles causas incluyen enfermedad autoinmunológica, infecciones virales, un problema con el metabolismo del calcio o cambios en el pH en la boca.

La reabsorción dental es la destrucción gradual de un diente o varios causada por células llamadas odontoclastos. El proceso comienza en el exterior de un diente en la línea de las encías y es más común en premolares de la mandíbula inferior, pero puede ocurrir en cualquier diente.

Si la reabsorción es obvia, puede parecer que el tejido de las encías creció sobre o dentro del diente. También puede aparecer como si hubiera un agujero en el diente, por lo que de forma errónea se cree que la afección es una caries. Se encuentran reabsorciones menos visibles cuando se usan dispositivos de aumento e iluminación en una mascota anestesiada. Las reabsorciones debajo de la línea de las encías se diagnostican mediante radiografías dentales.

La reabsorción dental es una condición dolorosa; sin embargo, muchas mascotas no muestran signos evidentes de incomodidad a menos que se toque la lesión. A veces, un gatito afectado presentará síntomas como babeo excesivo, sangrado por la boca, dificultad para comer, espasmos musculares o temblor de la mandíbula. En algunos casos también puede vomitar alimentos sin masticar, cambios de comportamiento y mal aliento.

Las radiografías dentales son el primer paso en el tratamiento de pacientes con reabsorción dental. Son muy importantes para visualizar las lesiones debajo de la línea de las encías y los fragmentos de dientes fracturados, así como para ayudar a determinar el mejor tratamiento.

La extracción completa del diente sometido a la reabsorción, todos los fragmentos y toda la estructura de la raíz es el tratamiento recomendado para la afección, a menos que la reabsorción haya alcanzado la etapa 5 y se haya resuelto toda la inflamación. Sin embargo, la extracción puede ser un procedimiento difícil de realizar porque los dientes afectados suelen ser bastante frágiles y se pueden fracturar y astillar durante la extracción.

No todas las clínicas veterinarias están equipadas para tratar la reabsorción dental. Se necesitan radiografías dentales y equipos de aumento quirúrgico adecuados, así como un entrenamiento correcto. Si diagnostican a tu mascota con reabsorción dental, debes asegurarte de que el consultorio de tu veterinario esté equipado adecuadamente y que cuente con personal para tratar la enfermedad. De lo contrario, debes solicitar a un especialista.

Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo
Publique su comentario