Perros alrededor del mundo Perros alrededor del mundo

PUBLICIDAD

Cómo impedir que tu perro salga corriendo por la puerta

Análisis escrito por Dra. Karen Shaw Becker
perro con la puerta abierta

Historia en Breve -

  • Hay perros que salen corriendo como locos por la puerta; este es un comportamiento indeseable y peligroso
  • Algunos de estos perros expertos simplemente no hacen suficiente ejercicio o están mal entrenados, mientras que otros son independientes o aventureros por naturaleza
  • El primer paso para impedir que salga corriendo como loco por la puerta es ofrecerle una actividad agradable; también debes asegurarte de que tu mascota tiene al menos una forma de identificación actualizada en todo momento
  • Existen muchas maneras de entrenamiento de refuerzo positivo para entrenar a tu perro y que no salga por una puerta abierta

Muchos de ustedes que tienen perros han sido testigos de cuando una mascota sin entrenamiento ve una puerta abierta y sale corriendo como loco.

Los dueños frustrados de estos perros están desesperados por controlar la situación. Aparte de que las puertas son peligrosas, también pueden ser vergonzosas cuando un visitante es testigo de cómo tu peludo sale corriendo como loco.

Entonces, ¿por qué tu compañero canino que está bien cuidado y no necesita nada, sale corriendo como loco como si estuviera en prisión? Según el consultor y entrenador de perros certificado Pat Miller, los perros lo hacen ¡porque es divertido!

Perfil de un perro que sale corriendo como loco

Muchos especialistas caninos de escapes necesitan más ejercicio físico y estimulación mental. A menudo, son razas de mucha energía, o perros que pasan todo el día adentro solos. En términos generales, los perros que no tienen suficientes oportunidades para hacer ejercicio y explorar son mucho más propensos a buscar esas oportunidades por sí mismos.

Un perro bien ejercitado a través de actividades estructuradas (caminar, correr, pasear, jugar a la pelota, ir al parque para perros, etc.) es más relajado y complaciente que un perro con poco ejercicio.

Otra consideración es la raza y el temperamento de tu perro. Algunas razas prefieren quedarse cerca de casa y de sus humanos, mientras que otras tienden a ser aventureras. Por ejemplo, ciertos perros, incluidos algunos terriers, se criaron para trabajar de forma independiente y a cierta distancia de los humanos. Es más probable que esos perros sientan la necesidad de salir corriendo por la puerta que los perros criados para compañía.

Las razas cuya naturaleza es rastrear y cazar en la vida silvestre (por ejemplo, sabuesos) también tienen más probabilidades de salir corriendo por una puerta abierta para perseguir un olor tentador o un animal pequeño.

Peligros de salir corriendo como loco

Los peligros para un perro que corre libremente por el vecindario son innumerables. Incluyen ser atropellado por un vehículo en movimiento, encontrarse con un perro agresivo o un animal salvaje, perderse, ser robado o recogido por el control de animales. También existe la posibilidad de que un perro que sale corriendo como loco pueda derribar a un niño pequeño, una persona mayor o entrar a otra casa por la puerta principal o del patio trasero y causar un problema.

Por desgracia, la mayoría de estos perros, incluso después de estar asustados o heridos durante una fuga, no pueden relacionar el acto de soltarse con la consecuencia del miedo o el dolor. Tan pronto como haya otra oportunidad para salir corriendo como locos, estos perros correrán una vez más.

La emoción que siente el perro al escaparse y tener la oportunidad de perseguir a otros animales (o personas) proporciona un refuerzo instantáneo y una recompensa propia por el comportamiento.

Tomar acción: primero, recupera a tu perro

Así como evitar que tu perro salga a toda velocidad por la puerta es más fácil decirlo que hacerlo, también lo es recuperarlo en muchos casos.

“Un perro con este comportamiento también puede aprender a evitar este comportamiento”, escribe Miller. "No persigas a tu perro; solo participarás en su juego. Juega a algo diferente. Toma un juguete que tenga sonido, llévalo afuera y aplástalo. Puede ser contrario a la intuición, pero cuando tu perro mira, huye de él, y el juguete sigue con el chirrido.

Si el perro te persigue, deja que agarre un extremo del juguete. Juega a tirar, cámbialo por un regalo, luego aplástalo y juega un poco más. Deja que te siga, juega a tirar del chirrido en el patio cercado, luego cierra la puerta (o a tu garaje o casa, si no tienes una cerca). Juega más con él”.

Si a tu perro le encantan los viajes en auto, Miller sugiere preguntarle si quiere ir a dar un paseo. Abre la puerta, espera a que salte y llévalo a dar un paseo corto. Si le encanta pasear o visitar el parque para perros, llévalo. La idea es proponerle una actividad alternativa que le guste para que puedas recuperarlo.

Una vez que lo hayas recuperado, no importa lo molesto que estés, no lo castigues. No grites, ni siquiera lo calmes. Y Miller aconseja que no lo encierres después de haberlo recuperado, porque eso también es un castigo. Quédate afuera y juega un rato con él.

“Te prometo que, si lo castigas o lo regañas, la próxima vez será más difícil atraparlo”, escribe. “En cambio, prémialo de forma feliz y genuina con lo que más le gusta”.

No hace falta decir que todos los perros, y en especial los que se escapan, deben usar un collar o placa de identificación actualizada en todo momento. Si tu perro tiene microchip, asegúrate de mantener su registro actualizado en la base de datos de la compañía del microchip. Otros métodos para identificar mascotas incluyen dispositivos de rastreo GPS y tatuajes permanentes.

Si tienes un perro que es un Houdini genuino, te recomiendo que lo protejas con una multitud de restricciones. Siempre recomiendo que las mascotas tengan un collar o placa de identificación actualizada y estándar además de cualquier otro método de identificación, ya que la forma más fácil y rápida para encontrar una mascota, es a través de la información de contacto contenida en su placa o collar.

Publicidad
Clic aquí para conoce a perros de todo el mundoClic aquí para conoce a perros de todo el mundo

9 consejos para evitar que tu perro salga corriendo como loco

Existen muchas formas de entrenar a los perros para que realicen comportamientos deseables. Los siguientes pasos son algunos que puedes usar para enseñarle a tu perro a no salir a toda velocidad cuando ve una puerta abierta.

El método de entrenamiento más efectivo y humano, y el que siempre recomiendo, consiste en preparar a tu perro para el éxito, por medio de un refuerzo positivo para entrenar los comportamientos que deseas e ignorar (no castigar) los comportamientos indeseables.

Con un perro que espera a que abras la puerta para salir corriendo, la primera orden del día es poner fin de forma inmediata y permanente a su capacidad de salir corriendo. Esto significa tener la cooperación de todos en el hogar y de todos sus visitantes.

1. Regla de la perilla de la puerta. Una técnica que utilizan muchas personas es la regla de la perilla de la puerta para perros. Todos los que vivan y visiten tu hogar deben estar entrenados para no girar la perilla hasta que sepan dónde está el perro y asegurarse de que no pueda soltarse y llegar a la puerta. La puerta nunca debe abrirse hasta que el perro esté seguro, lo que significa que está en otra habitación, que alguien lo sujeta con una correa, o de manera confiable con una orden verbal de "quedarse" o "esperar".

2. Asegura el patio. Si tu patio está cercado o tienes una puerta de entrada, asegúrate de cerrar e incluso bloquear los puntos de acceso para que, en caso de que alguien rompa la regla de la perilla de la puerta, tengas una segunda oportunidad de recuperar a tu fugitivo antes de que desaparezca por la calle.

3. Regla de la correa. Hasta que tu perro esté entrenado para no salir a toda velocidad por la puerta, mantén una correa en todo momento durante todo el día cuando alguien deba entrar o salir de tu casa. Si hay actividad constante en tu puerta, significa que al principio tu perro estará con correa la mayor parte del tiempo. Sí, esto es un dolor, pero recuerda que el objetivo es poner fin de inmediato y permanente a su capacidad de salir a toda velocidad por la puerta.

4. Antes de las sesiones de entrenamiento, saca a tu perro para que haga sus necesidades. Antes de intentar cualquier entrenamiento en la puerta, asegúrate de que tu perro tenga la oportunidad de hacer sus necesidades. Si realmente necesita hacer sus necesidades, podría terminar confundido acerca de lo que quieres de él, ya que está acostumbrado a salir por la puerta para hacer pipí o defecar, una actividad que normalmente fomentas.

5. Enséñale el comando de "atrás" para que se aleje de la puerta. Mientras estés dentro de tu casa, toma algunas golosinas para el entrenamiento y ve a la puerta con tu perro. Cuando abras la puerta, dile "atrás". Mientras le das la orden, mueve los pies hacia él, lo que debería hacer que retroceda para evitar que se sienta tentado. Cuando retroceda, inmediatamente dale un premio. Repite este ejercicio tantas veces como sea necesario hasta que retroceda automáticamente cada vez que comience a abrirse la puerta.

6. Enséñale el comando de "espera" cuando este en la puerta. Nuevamente, toma algunas golosinas, ve a la puerta con tu perro y dile que se siente. Sostén una golosina cerca de su nariz con una mano y repite el comando "espera" y abre la puerta con la otra mano. Si se queda quieto, dale el premio y muchos elogios. Si intenta salir corriendo, ciérrala, dile que se siente de nuevo y repite el ejercicio. Continua con el comando de "espera" hasta que se siente y espere en la puerta de manera confiable.

7. Enséñale los comandos "atrás" y "espera" en todas las puertas. No asumas que una vez que tu perro sigue los comandos de "atrás" y "espera" en una puerta, hará lo mismo en otra puerta. Acostúmbralo a la conducta en todas las entradas a tu hogar y practica en cada puerta un par de veces al día.

8. Crea distracciones. Una vez que tu perro obedece de manera confiable tus órdenes en cada puerta, abróchale la correa, agarra algunas golosinas y comienza a introducir distracciones para que puedas enseñarle a prestarte atención en un entorno que lo distraiga. Por ejemplo, haz que la gente llegue a la puerta para saludarte mientras espera a tu lado. Llévalo a la puerta para recibir paquetes o envíos por correo. Pídele a un vecino o amigo con un perro que se pare en la banqueta o frente a tu casa y abre la puerta para que tu perro los pueda ver.

9. Nunca bajes la guardia. Evitar fugas y entrenar a tu perro para que se comporte en la puerta son maneras de evitar la mayoría de las conductas que lo motivan a salir corriendo como loco. Sin embargo, es imposible evitar la curiosidad natural de tu mascota y tampoco querrás hacerlo. Por lo tanto, es importante que nunca bajes la guardia cuando se trata de tu aventurero compañero canino y las puertas abiertas.

Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo
Publique su comentario