Tu Mascota Sufre de Comezón Incesante, Esto Podría ser la Causa

alergias alimentarias

Historia en Breve -

  • Si tu mascota presenta comezón a lo largo del año, o manifiesta ciertos síntomas, es posible que su alergia esté relacionada con los alimentos y no con la sensibilidad al polen u a otro alérgeno ambiental
  • Si sospechas que tu perro o gato es alérgico a algo en su alimentación, es importante identificar los alimentos exactos a los que muestra una reacción adversa
  • Una vez que se identifica el alimento en cuestión, se debe implementar una nueva alimentación para así permitir que su tracto gastrointestinal y sistema inmunológico descansen durante 2 o 3 meses
  • El siguiente paso es reintegrar otros alimentos de forma paulatina, y al mismo tiempo vigilar con atención la respuesta de tu mascota
  • Un veterinario holístico o integrador debe diseñar un protocolo de alimentación y suplementación personalizado con el propósito de aliviar todas las sensibilidades alimentarias existentes y la inflamación gastrointestinal, así como prevenir problemas futuros

Por la Dra. Becker

Durante la primavera y el otoño, las mascotas con alergias ambientales suelen sufrir los efectos, pero ¿qué pasa con los perros y gatos que experimentan comezón sin importar la temporada? En esos casos, la causa de esta molesta sensación puede residir en los alimentos que consume la mascota.

En las primeras etapas, puede ser difícil identificar si un animal tiene una alergia ambiental (estacional) o alimentaria, ya que la mayoría de las alergias en perros y gatos, suelen manifestarse en la piel al inflamarse y presentar comezón sin importar qué las originó. (Se debe aclarar que aunque el término "alergia alimentaria" se usa con regularidad, las verdaderas alergias alimentarias en mascotas son inusuales, y en realidad son intolerancias o sensibilidades a los alimentos)

Las mascotas con alergias alimentarias suelen presentar síntomas como picazón en la piel, infecciones tanto cutáneas como de oído, y en ocasiones vómitos y diarrea. A diferencia de los seres humanos, que casi siempre experimentamos síntomas gastrointestinales (GI) ante una alergia alimentaria, los perros y gatos son mucho más propensos a desarrollar problemas cutáneos desde el inicio.

Existen ciertos indicios que indican si las alergias de tu perro o gato pueden estar relacionadas con los alimentos, estos son:

  • Tu mascota tiene menos de 6 meses de edad, o sus alergias no aparecieron hasta después de cumplir los 6 años de edad
  • Tu mascota proviene de una raza propensa a las intolerancias alimentarias, como los gatos siameses y birmanos
  • Tu mascota ha estado sometida a tratamiento con esteroides para tratar sus alergias (lo cual NO recomiendo) pero sus síntomas persisten.
  • Tu mascota tiene llagas o daños cutáneos alrededor del área del cuello, en especial por debajo, y tiene comezón en toda la cabeza.
  • Tu mascota experimenta síntomas gastrointestinales como vómitos, diarrea y/o estreñimiento

Cómo Se Desarrollan las Alergias Alimentarias

Cuando tu perro o gato tiene una alergia alimentaria, su sistema inmunológico percibe que algo en su alimentación ataca su cuerpo. Para hacer frente a la "amenaza", el sistema inmunológico contraataca de la misma forma que lo haría ante un peligro real, por ejemplo, ante un agente infeccioso.

Existen ciertas sustancias en la alimentación que pueden provocar una respuesta del sistema inmunológico con más facilidad en comparación con otras, y, por desgracia, el nutriente que tu mascota carnívora necesita más— la proteína – con frecuencia es el responsable de esto. Aquellos que pertenecemos a la comunidad holística, comprendemos lo anterior, pero nos resulta difícil explicarlo.

Aunque ninguna investigación publicada explique porqué los carnívoros se vuelven alérgicos a su alimentación evolutiva natural, se cree que los posibles responsables son los contaminantes externos. En realidad, las hormonas del crecimiento, los antibióticos y residuos químicos, podrían ser los desencadenantes y no la proteína de los alimentos.

Sin embargo, ya que el 99.9 % de los alimentos para mascotas emplea únicamente tanto carne que fue producida de manera convencional en granjas industriales como piezas y partes sobrantes, el problema seguirá persistiendo en casi todas las mascotas vulnerables.

En muchos casos, las mascotas muestran síntomas de trastornos digestivos, hasta que su tracto gastrointestinal tiene un daño significativo, causado por la inflamación de la misma respuesta alérgica.

Cómo Identificar las Intolerancias Alimentarias

En el caso de las mascotas con más de 1 año de edad que sufran de una sensibilidad alimentaria, mi primera recomendación es realizar la prueba de intolerancia alimentaria de NutriScan. NutriScan fue desarrollada por el veterinario Dr. Jean Dodds, y examina 24 de los alimentos más comunes para perros y gatitos, los cuales son:

Carne de res

Pollo

Mijo

Soya

Cerdo

Conejo

Carne de venado

Cebada

Arroz

Camote

Salmón

Quinoa

Huevos de gallina

Trigo

Papas

Avena

Cordero

Lentejas (guisantes)

Maíz

Pavo

Cacahuates/Crema de maní

Leche de vaca

Pato

Pescado blanco (por ejemplo: lacha, abadejo, arenque, sardinas)

NutriScan es una prueba salivar que ayuda a despejar las conjeturas respecto a los ensayos de eliminación en los alimentos. Es importante señalar que NutriScan no analiza la existencia de alergias alimentarias, analiza sensibilidades e intolerancias. Como explica el Dr. Dodds:

"Éstas son respuestas inmunológicas corporales distintas. La alergia alimentaria es una reacción más inmediata que se mide por la producción de anticuerpos IgE e IgG.

En cambio, la sensibilidad alimentaria y la intolerancia, mide una respuesta corporal más atrasada, ante los alimentos que la desencadenan al medir principalmente la producción de anticuerpos IgA e IgM de las secreciones mucosas del intestino.

Los anticuerpos IgA miden la respuesta inmunológica de ciertos alimentos en secreciones como la saliva, que se han producido en los últimos 2 años.

"Los anticuerpos IgM miden la respuesta inmunológica primaria del cuerpo ante una reciente exposición a ciertos alimentos en los últimos 6 meses."1

Con frecuencia, las mascotas que llevan la misma alimentación todos los días, durante meses o años, desarrollan una sensibilidad a la fuente de proteína. Pero los granos y vegetales también pueden estar implicados. Si la comida es barata y altamente procesada, lo más probable es que la carne contenga antibióticos y hormonas, lo cual también puede provocar que el sistema inmunológico reaccione exageradamente.

Asimismo, en muchas ocasiones estos perros y gatos desarrollan sensibilidad a los ingredientes alergénicos en los alimentos, por lo general a los granos y a otros carbohidratos. Muchos granos han sido genéticamente modificados y rociados con glifosatos, cuestión que puede dañar la barrera intestinal de tu mascota y contribuir al intestino permeable y a la disbiosis.

Con frecuencia, los resultados de las pruebas de NutriScan pueden identificar el(los) ingrediente(s) específico(s) de la comida de tu mascota que causa(n) el problema, esto hace mucho más fácil personalizar una nueva dieta con el fin de resolver el problema.

Cómo Interrumpir el Ciclo Alérgico Con Una Nueva Dieta

Cuando tu mascota tiene una reacción alérgica a algo en su alimentación, su cuerpo necesita un descanso de la comida que se le proporciona. Esto permite que el sistema inmunológico pueda estabilizarse, y por lo general conlleva a la reducción de los síntomas.

El siguiente paso después de determinar la sensibilidad alimentaria de tu perro o gato con una prueba de NutriScan, es establecer una nueva dieta para iniciar el proceso de recuperación. A veces, los veterinarios tradicionales las denominan hipoalergénicas, sin embargo, no existe una dieta hipoalergénica como tal porque cualquier animal puede reaccionar a cualquier alimento en cualquier momento.

Establecer una dieta nueva implica cambiar la alimentación de tu mascota por una diferente que contenga los ingredientes a los que su cuerpo no está familiarizado. Es muy importante identificar la fuente tanto de la proteína principal como las de los carbohidratos que contiene el alimento actual de tu mascota para poder seleccionar uno diferente sin dichos ingredientes.

En mi experiencia con nuevas dietas, cambiar únicamente la proteína principal o carbohidratos no resulta tan eficaz como cambiar ambos. Además de cambiar las fuentes de proteínas y carbohidratos, también es importante reducir o eliminar los granos y los ingredientes de relleno (así como los nutrientes sintéticos) que a menudo desempeñan un papel en las reacciones alérgicas y las condiciones inflamatorias.

Asimismo, tengo la firme convicción de que las mascotas con intolerancias alimentarias se recuperan mejor con una dieta que contenga una cantidad mínima de almidón. Ya que los fabricantes no tienen que especificar el contenido de carbohidratos en la etiqueta, debes calcularlo por ti mismo. Vale la pena tomarse el tiempo para hacerlo antes de elegir un alimento, de esta manera evitarás más problemas en el futuro.

Cómo Hacer Que Tu Mascota Lleve Una Alimentación Normal Nuevamente

Una mascota con sensibilidad alimentaria, debe llevar una nueva alimentación durante 2 meses como mínimo y de preferencia durante 3, esto permitirá que su cuerpo limpie las sustancias alergénicas e inicie el proceso de desintoxicación.

Durante este período de 3 meses, en especial, también trato la disbiosis (síndrome del intestino permeable, que es una respuesta inflamatoria alérgica en el tracto gastrointestinal) tanto con los probióticos como con los nutraceúticos correctos y necesarios para aliviar la causa subyacente del problema.

Ya que cada caso de intolerancia alimentaria es único, te recomiendo consultar un protocolo personalizado con un veterinario holístico o integrador. Una vez que el paciente haya estado bajo la nueva dieta durante 2 a 3 meses, se podrán reintroducir poco a poco otros alimentos, y la respuesta del animal deberá vigilarse con atención.

Algunas mascotas manifiestan una mejora espectacular con la nueva dieta, y en esos casos, no suelo apresurar la reintroducción de alimentos que podrían ser problemáticos.

Cuando el perro o el gato esté estable y se sienta bien, le recomiendo a sus dueños encontrar por lo menos 1 y de preferencia 2 fuentes de proteínas diferentes que su mascota pueda tolerar, de esta manera se rotarán las proteínas cada 3 o 6 meses y con suerte evitaremos nuevas reacciones alérgicas.

Además, entre menos procesadas estén las proteínas, la posibilidad de que tu mascota se vuelva sensible a ellas con el tiempo, será menor. Las proteínas animales limpias, no son tóxicas. Por ejemplo, tanto los animales comestibles que llevaron una alimentación natural (de animales criados con pastura y no en granjas industriales), como los animales libres de hormonas, son mejores fuentes de alimento para las mascotas sensibles.

Durante y después de una nueva dieta, proporciónale suplementos naturales a tu mascota, esto lo ayudará a desintoxicarse, aliviar los síntomas de las alergias y a fortalecer su sistema inmunológico. Un veterinario holístico puede ayudarte a elegir los suplementos más apropiados según las necesidades individuales de tu mascota.

+ Fuentes y Referencias
Publique su comentario
Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo