La devastadora enfermedad en humanos que ahora afecta a los perros

quimicos en los alimentos

Historia en Breve -

  • Un estudio de 26 años de duración sugiere que en el Reino Unido la calidad de los espermatozoides en perros machos sin castrar ha disminuido drásticamente desde 1988
  • Los investigadores descubrieron sustancias químicas que alteran las hormonas en los testículos y esperma de los perros a niveles lo suficientemente elevados como para tener un efecto nocivo sobre la función de sus espermatozoides
  • También se encontraron los mismos químicos en ciertos alimentos comerciales para perros, secos y enlatados
  • Un estudio previo relacionó químicos similares en los alimentos para gatos con sabor a pescado, con el hipertiroidismo felino
  • Es imposible proteger por completo a tu mascota de los químicos ambientales, pero brindarle una alimentación fresca y orgánica, y seguir un protocolo de desintoxicación puede reducir la carga tóxica de tu perro o gato

Por la Dra. Karen Shaw Becker

Investigadores de la Facultad de Ciencias y Medicina Veterinaria de la Universidad de Nottingham en Reino Unido han determinado que la fertilidad de los perros ha disminuido notablemente en los últimos 30 años.

Su estudio, que fue recientemente publicado en la revista Scientific Reports, sugiere que la calidad del esperma en una población de perros machos adultos sin castrar disminuyó significativamente durante un período de 26 años.1

Los investigadores descubrieron sustancias químicas que alteran las hormonas en los testículos y esperma de los perros--las mismas que también se encuentran en algunos alimentos comerciales para perros--en concentraciones lo suficientemente elevadas como para producir un efecto nocivo sobre la función de los espermatozoides.

Los científicos sospechan que la presencia de estos químicos también podría desempeñar un papel en la significativa reducción en la calidad del espera humano que se ha reportado.

De acuerdo con el investigador principal, el Dr. Richard Lea:

"Esta es la primera vez que se informa un declive en la fertilidad de los perros machos y creemos que se debe a los contaminantes ambientales, algunos de los cuales hemos detectado en la comida para perros y en el esperma y testículos de los propios animales.

‘Aunque hacen falta más investigaciones para demostrar un vínculo de forma concluyente, los perros podrían ser centinelas para los humanos--comparten el mismo entorno, manifiestan la misma variedad de enfermedades, muchas con la misma frecuencia y responden a las terapias de manera similar.’”2

La movilidad de los espermatozoides de perros disminuyó un 35% en 26 años

Los perros que participaron en el estudio de 26 años de duración (de 1988 al 2014) fueron perros guía, machos sin castrar. Cinco razas tuvieron representación, incluyendo a los Labrador Retriever, Golden Retriever, Retriever de pelo rizado, Border Collie y Pastor Alemán. De 42 a 97 perros fueron examinados cada año.

Todas las muestras de semen fueron procesadas y analizadas por el mismo laboratorio, utilizando los mismos protocolos. De los espermatozoides se evaluaron sus patrones normales de movimiento hacia adelante y una apariencia normal bajo el microscopio.

Durante el estudio de 26 años, los investigadores notaron una disminución evidente en el número de espermatozoides normales, donde su motilidad se redujo en un 35% en general.

Durante un período de 10 años, de 1988 a 1998, la motilidad de los espermatozoides disminuyó en un 2.5% por año. Del 2002 al 2014, y después de retirar del estudio a los perros con fertilidad reducida, la disminución se midió a una tasa de 1.2% por año.

Ese deterioro gradual durante los últimos años del estudio también podría ser el resultado de regulaciones más estrictas sobre el uso de ciertos productos químicos que alteran las hormonas.

Otra irregularidad que descubrieron los investigadores fue que los descendientes masculinos de perros con una disminución en la calidad de los espermatozoides manifestaron mayor tendencia hacia la criptorquidia, una enfermedad en la cual los testículos no descienden normalmente hacia el escroto.

Además, notaron un descenso en el número de crías de cachorros machos en comparación con las hembras.

Los retardantes de llama son otros químicos hallados en el esperma de los perros, que también se encuentran en los alimentos comerciales para perros

Se encontró que el esperma de las muestras, así como de los testículos de perros castrados que participaton en el estudio, contienen contaminantes ambientales a niveles lo suficientemente altos como para interferir con la movilidad y sustentabilidad de los espermatozoides.

También se encontraron los mismos productos químicos en una variedad de alimentos comerciales para perros, incluidas las fórmulas enlatadas, secas y para cachorros.

Del estudio:

"Se detectaron químicos ambientales en los testículos de perros adultos y en los alimentos comerciales para perros, incluidos los dietilhexil ftalatos (DEHP) y bisfenol policlorados 153 (PCB153), en concentraciones que se ha reportado que alteran la función reproductiva en otras especies.

Las concentraciones testiculares de DEHP y PCB153 perturbaron la viabilidad, motilidad e integridad del ADN de los espermatozoides in vitro, pero no afectaron la secreción de testosterona estimulada por LH a partir de los explantes de testículos adultos.

Por lo tanto, los efectos directos de los productos químicos en el esperma podrían contribuir a la disminución de la calidad del semen canino que es similar a lo reportado en humanos.”3

Estos químicos, que se utilizan para hacer que los plásticos sean más flexibles o como retardantes de llama para muebles, pueden terminar en los alimentos para mascotas comercialmente procesados al filtrarse en los alimentos por medio del envasado y pueden dar como resultado la contaminación de las plantas y el ganado.

La exposición a sustancias químicas ignífugas también está relacionada con el hipertiroidismo felino

Los perros no son los únicos animales expuestos a productos químicos por medio de los alimentos comerciales para mascotas. La aparición repentina y el rápido aumento en los casos de hipertiroidismo en gatos ha generado una investigación sobre las posibles causas, una de las cuales parece ser la exposición a los químicos retardantes de llama (éteres bifenílicos polibromados o PBDE). Los PBDEs son disruptores endocrinos y tiroideos reconocidos.

Un estudio reciente sugiere que los alimentos para gatos con sabor a pescado podrían ser los responsables.4 Un equipo de científicos japoneses evaluó muestras de sangre de felinos y comida para gatos y descubrió que el tipo de bifenilo policlorado (PCB) y derivados de los PBDEs que se encontraron en las muestras de alimento y sangre provienen de organismos marinos.

Los investigadores pudieron simular la forma en que los cuerpos de los gatos convierten el tipo de producto químico presente en los alimentos en el tipo de producto químico que se ve en las muestras de sangre de los gatos.

Con base en sus resultados, el equipo concluyó que los subproductos que se detectaron a niveles elevados en las muestras de sangre de los gatos probablemente provengan de los alimentos con sabor a pescado y no de otras formas de exposición a los PCBs o PBDEs.

Sin embargo, se necesitan más investigaciones para determinar el vínculo entre los metabolitos (subproductos) y el hipertiroidismo.

Porqué los alimentos para gatos con sabor a pescado son un problema especial

El Dr. Jean Hofve de Little Big Cat explica el vínculo entre los alimentos para gatos a base de pescado, los PBDE y el hipertiroidismo felino:

"Hay un vínculo entre la alimentación de comida para gatos a base de pescado y el desarrollo de hipertiroidismo, que ahora se encuentra en niveles epidémicos. Una nueva investigación sugiere que los gatos son especialmente sensibles a los químicos de PBDE… encontrados en niveles más altos en los alimentos enlatados y secos para gatos que en los alimentos para perros; y en más altas concentraciones en el alimento seco que en los alimentos enlatados para gatos.

Los alimentos a base de pescado incluso son peores, porque los organismos marinos producen químicos PDBE de forma natural y pueden bioacumularse en la cadena alimenticia a altos niveles en los peces…

Los peces depredadores que se encuentran en la cima de la cadena alimenticia, como el atún y el salmón, pueden contener niveles muy elevados de metales pesados ​​(incluyendo al mercurio), así como químicos PCB, pesticidas y otras toxinas.

El blanquillo (que aparece en las etiquetas de alimentos para mascotas como "pescado blanco de agua salada") se encuentra entre los peces más contaminados, al igual que la caballa gigante, el tiburón y el pez espada.

Estos peces son tan tóxicos que la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) le aconseja a las mujeres en edad fértil y a los niños, evitarlos por completo; y recomienda solo una porción de atún blanco a la semana debido a sus altos niveles de mercurio (el atún de aleta amarilla o "claro" es mucho más seguro para nosotros, pero aun así no es apropiado para los gatos).

Si estos peces son peligrosos para los niños, ¡los gatos tienen un riesgo aún mayor!

En particular, los químicos PCBs (bifenilos policlorados) son sustancias químicas industriales tóxicas que fueron prohibidas en los Estados Unidos en 1979.

Sin embargo, se utilizan en otras partes del mundo; y debido a que son estables en el ambiente, siguen siendo una preocupación en las aguas oceánicas.

Una investigación reciente encontró altos niveles de químicos PCB en los alimentos secos y enlatados para mascotas. Los científicos también descubrieron que los gatos conservan metabolitos PBC en la sangre por más tiempo que los perros.”5

Cómo limpiar el cuerpo de tu mascota de contaminantes químicos

Los productos químicos antes mencionados, entre otros, predominan en la vida vegetal y marina, así como en los animales destinados a la alimentación. Si estás preocupado por los contaminantes de los alimentos comerciales para mascotas, te consejo preparar una alimentación nutricionalmente balanceada para tu perro o gato en casa, usando tantos ingredientes frescos y orgánicos como te lo puedas permitir.

Una alternativa sería comprar comida orgánica para mascotas comercialmente disponible, de grado humano, fresca, deshidratada o liofilizada.

Hoy en día es muy difícil evitar todas las toxinas ambientales y hay muchas maneras diferentes en que nuestras mascotas están expuestas. Si te estás preguntando si tu propia mascota tiene una carga de toxinas, desafortunadamente no hay ninguna duda al respecto.

La verdad es que prácticamente todas las mascotas tienen cantidades medibles de sustancias químicas en sus cuerpos. Es por eso que recomiendo la desintoxicación periódica dependiendo del nivel de exposición de tu perro o gato a las toxinas.