Spring Sale Spring Sale

PUBLICIDAD

4 palabras que pueden significar la diferencia entre la vida y la muerte

Escrito por Dr. Karen Shaw Becker
entrenamiento canino

Historia en Breve -

  • Existen ciertas órdenes de adiestramiento que realmente pueden salvar la vida de tu perro, ¿sabes cuáles son?
  • Para garantizar que tu perro esté a salvo y así mismo bien educado, asegúrate de que pueda responder correctamente a las indicaciones “ven”, “siéntate”, “abajo/quieto”, y “suéltalo”
  • Es muy importante que siempre que entrenes a tu perro lo hagas divertido para ambos; si no hay diversión, termina la sesión de buena forma y vuelve a intentarlo más tarde

Existen muchas buenas razones para adiestrar a tu perro usando un reforzamiento positivo, de las cuales la más importante es mantenerlo a salvo. La habilidad de un perro para responder apropiada y correctamente a ciertas órdenes verbales puede significar la diferencia entre la vida y la muerte. Estas órdenes incluyen:

  • Ven
  • Siéntate
  • Abajo, quieto
  • Suéltalo

Tu perro debe ser entrenado para responder rápida y consistentemente a estas órdenes cada vez que las des, sin importar donde se encuentren o que pase a su alrededor. Antes de llegar a los consejos y trucos para preparar a tu perro para reaccionar correctamente a estas indicaciones verbales cruciales, es importante tener algo en mente.

Cuando estás a punto de enseñarle a tu compañero canino una nueva conducta o reforzar una aprendida recientemente, repítete esta frase: “¡Hazlo divertido!” El entrenamiento debería ser una experiencia agradable para ti y tu perro.

La clave está en hacer que tu perro quiera aceptar la conducta en lugar de forzarlo, así que usa cualquier cosa que lo haga involucrarse, incluyendo tu voz, un lenguaje corporal alegre, premios, un juguete, etc.

“Ven”

Normalmente los dueños de perros dan esta orden, también conocida como orden de llamado, cuando su mascota está haciendo una actividad que disfruta. Esto es lo que hace que una simple orden sea difícil de enseñar.

Dogtime.com brinda tres reglas fáciles de seguir para entrenar a tu perro para que vaya a ti cuando lo llames:1

  1. Sólo usa la orden cuando algo bueno le vaya a pasar a tu perro, nunca cuando tengas planeado algo que no disfrutará. Si es muy tarde para eso, en otras palabras, si tu perro ha aprendido que “ven” puede significar que un regaño o alguna otra cosa desagradable va a pasar, entonces necesitarás escoger otra orden de llamado. Mucha gente escoge “aquí” o “ahora”.
  2. Siempre usa un tono de voz animado cuando llames a tu perro. En el peor de los casos, puede ser difícil usar tu voz alegre, pero aún si se está escapando por la puerta y hacia la calle, es muy importante no expresar pánico o enojo ya que eso lo puede disuadir de regresar contigo.
  3. Aprende cuando no hay que hacer la orden de llamado. El objetivo es darle a tu perro muchas oportunidades para tener éxito al venir cuando sea llamado. Mientras siga aprendiendo, no hagas una orden de llamado cuando esté haciendo algo divertido ya que puede ser que no responda como lo esperas.

En situaciones en las que tu perro no vaya a ti cuando sea llamado, no le des la oportunidad de fallar, más bien, ve a él y sujeta su correa a su collar o arnés. Además, ten en mente que algunas razas y mezclas son necias cuando están olfateando alrededor al aire libre.

Hasta que tu perro responda correctamente a los llamados, no asumas que irá a ti cuando no lleve correa.

“Siéntate”

Si eres dueño de un perro, ya sabes lo valiosa que es la orden siéntate. Puede prevenir que un perro emocionado tenga una reacción inapropiada con otros perros o personas, puede mantenerlo a salvo en caminatas, excursiones y otros paseos, y puede ayudarte a mantener tu cordura en ciertas situaciones también.

Una forma muy simple y natural para empezar a adiestrar es captar a tu perro en el acto de sentarse (ya que de todas formas lo hace a lo largo del día, de forma automática). Cuando lo veas pasar de estar parado a sentarse di “siéntate” y dale un pequeño premio.

“Tomará entre 10 y 20 repeticiones hasta que tu perro asocie lo que está haciendo con lo que tú le dices”, escribe la entrenadora de perros Victoria Schade, “pero pronto podrás decir “siéntate” y tu perro reponderá”.2

Schade dice que también puedes adiestrar a tu perro para que se siente, usando pequeños premios (bocados), pero de alto valor.

“Toma un premio y ponlo directamente en frente de la nariz de tu perro para que así mantenga las cuatro patas en el suelo”, indica Schade. “Lentamente mueve el premio hacia la frente de tu perro, entre sus ojos, para que así su nariz siga su movimiento. Mientras su nariz vaya hacia arriba, bajará su cadera y en el momento en el que su cola toque el piso, dale el premio”.

Repite esto un par de veces, después, quédate quieto y espera a que tu perro se siente por sí solo con la anticipación de otro premio. Si lo hace, inmediatamente dale el premio y elógialo.

Después, espera a que vaya a sentarse y di “siéntate”, mientras baja. Algo así como captarlo en el acto de sentarse, probablemente te tomará muchas repeticiones hasta que tu perro haga la conexión entre la palabra y el acto, dice Schade.

Asegúrate de nunca forzarlo a sentarse, ya que esto puede ser amenazador para algunos perros y confuso para otros que comiencen a esperar una señal física (tu mano en su espalda) en vez de una indicación verbal para sentarse.

“Abajo, quieto”

Imagina que tu perro es un maestro del escape que ha salido corriendo por la puerta de en frente hacia la calle. Decirle “ven” en esta situación es potencialmente desastroso porque puede haber tráfico. Es por esto que decirle “abajo, quieto” es también una indicación verbal crucial que todo perro debe aprender.

Tu perro necesita responder inmediatamente a tu orden “abajo, quieto” para que puedas acercarte a él, sujetarlo con la correa y llevarlo al otro lado de la calle a salvo. Esta orden es de igual forma imprescindible para perros amistosos que tienen el hábito de saludar con un brinco a todos, ya sea grandes, pequeños, jóvenes y viejos.

El AKC brinda los siguientes consejos para enseñarle a tu perro a echarse:3

La orden “abajo” puede enseñarse de forma muy similar a la de “siéntate” con sólo esperar a que tu perro se eche por sí solo, captándolo en el acto y premiándolo. Sigue esto con una orden de autorización para que se pare de nuevo (muchas personas usan “ok”), ofreciendo un premio de ser necesario y luego espera a que se eche una vez más.

Una vez que se eche después de estar parado, comienza dándole la orden verbal “abajo” justo antes de que lo haga y ofrécele otro premio una vez que esté abajo.

Otro método es atraer a tu perro hacia abajo desde una posición en la que esté sentado o parado, sosteniendo el premio a la altura de su nariz y moviendo lentamente tu mano hacia el piso. Para empezar, dale el premio cuando sus codos toquen el piso. En cuanto siga a tu mano de forma consistente, llévala vacía hacia el piso y ofrécele un premio sólo después de echarse.

Una vez que siga correctamente la señal de tu mano, comienza a decir “abajo” mientras mueves tu mano hacia el piso.

Cuando tu perro se eche consistentemente bajo indicación, di “quieto” y de forma inmediata ofrécele una serie de premios para mantenerlo en esa posición. Inicia con un “quieto” de cinco segundos seguido de tu orden de autorización. La autorización debería provocar un tipo de celebración, involucrando un juguete como premio. La idea es enseñarle a tu perro a asociar los premios y juguetes con el echarse y quedarse quieto.

De forma gradual, incrementa la duración de estar abajo, haz un incremento de dos segundos a la posición de estar quieto y reduce los premios a unos pocos segundos. La meta es enseñarle a tu perro a responder correctamente cuando no se ofrezca premio alguno.

No incrementes la distancia entre tu perro y tú hasta que él sea consistente. Si deshace la posición de quieto mientras incrementas la distancia, di “oh-oh” y dale la espalda mientras sostienes el premio. Repito hazlo las veces que sean necesarias para que él haga la conexión de causa y efecto antes de intentarlo otra vez.

Gradualmente reduce los premios y juguetes para que solo así los reciba de forma intermitente cuando responda apropiadamente.

Así como con la orden de sentarse, nunca uses la fuerza para poner a tu perro en la posición de “abajo” o para mantenerlo ahí.

“Suéltalo”

Los perros exploran el mundo con sus hocicos y las cosas que a veces recogen en sus bocas pueden ser peligrosas para su salud. Es por eso que el enseñar la orden para soltar es muy importante. Es muy valioso cuando juegas a “buscar” u otros juegos con tu perro.

Para muchos perros, la orden de “suéltalo” es fácil de aprender cuando se les enseña de la forma correcta, que es presentarle a tu perro un trato: el objeto en su boca por el premio en tu mano. El Spruce Pets sugiere estos pasos de entrenamiento para la orden de soltar:4

  1. Sostén en tu mano uno de los juguetes favoritos de tu perro y dile que lo “tome”. Si está muy entusiasmado con el juguete, déjalo jugar con él por un par de minutos antes de que comiences el entrenamiento, pero asegúrate de no dejarlo jugar mucho tiempo hasta que se aburra con él.
  2. Mientras tenga el juguete en su mano, sostén un premio a la altura de su nariz. Tan pronto como suelte el juguete, dale el premio.
  3. Repite las acciones anteriores tantas veces sean necesarias hasta que tu perro suelte el juguete de forma segura.
  4. Ahora incluye la orden verbal “suéltalo” mientras sostienes el premio cerca de su nariz.
  5. Después de varias repeticiones, sostén el premio lejos de su nariz, e incrementa gradualmente la distancia si continúa respondiendo a la orden.
  6. Ahora usa la orden sin el premio y elogia a tu perro si suelta el juguete.

Si una sesión de entrenamiento con tu perro no va bien, digamos que no está tomando un comportamiento en particular que quieres enseñarle, o uno de ustedes o ambos se frustra, para la sesión antes y termínala de buena manera. Es importante terminar sabiendo que tu perro se siente bien, lo que hará que tenga éxito la próxima vez.

+ Fuentes y Referencias
Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo
Publique su comentario