¿Es buena idea dejar que tu perro te lama?

Análisis escrito por Dra. Karen Shaw Becker
perros lamen tu cara

Historia en Breve -

  • Tal vez te parezca tierno que tu perro te lama la cara, o tal vez no, pero ¿alguna vez te has preguntado por qué los perros hacen esto?
  • Puede haber varias razones para este comportamiento, lo más probable es que te esté demostrando su amor
  • Por lo general, cuando se trata de personas sanas con mascotas sanas, hay poco o ningún riesgo para la salud al aceptar los besos de los perros
  • Las infecciones causadas por la saliva de los perros son raras, pero se recomienda recordar que la saliva de los perros puede albergar patógenos extraños y que podrían ser peligrosos para los humanos
  • Una acción básica para prevenir enfermedades a partir de la saliva de tu perro incluye practicar una buena higiene y cubrir las cortadas, llagas y abrasiones de la piel hasta que se curen

Es normal que los perros laman. Algunos perros lo hacen más que otros, pero con la motivación adecuada, todos lo hacen. Incluso si no eres un gran fanático de los lengüetazos, ¿alguna vez te has preguntado por qué lo hacen? Cuando los perros lamen nuestra cara, ¿significa que nos están dando “besos”, o se trata de algo más?

De acuerdo con el etólogo veterinario, Wailani Sung, es probable que este comportamiento haya evolucionado a partir de su antepasado: el lobo. (Advertencia: si este comportamiento ya te causa repulsión, la siguiente información hará que te convenzas por completo).

Los cachorros de lobo lamen la boca de los lobos adultos para provocar la regurgitación de alimentos parcialmente digeridos. Es parte del proceso en el que los cachorros pasan de succionar la leche materna a comer alimentos parcialmente digeridos para después comer alimentos sólidos.1

Según Sung, este comportamiento también puede ocurrir como una forma de acicalamiento y si tu perro no puede alcanzar tu cara para “acicalarla”, puede que lama algo más cercano a él, como tu mano o pierna.

Algunos perros lamerán la cara de un completo extraño como una forma de “calmarlo” en caso de que se sientan amenazados por dicha persona. Además, “cuando los perros lamen la cara de los niños”, dice Sung, “puede ser una señal de afecto, una forma para calmarlos o puede que solo esté limpiando los restos de alimentos de su cara”.

Para la mayoría de los perros domésticos lamer es un gesto de cariño

Según Victoria Stilwell, una famosa experta en adiestramiento canino, los miembros sumisos de una jauría salvaje suelen lamer a los miembros más dominantes en un gesto significativo que ayuda a mantener la armonía social dentro del grupo.2 Sin embargo, cuando se trata de la mayoría de los perros domésticos, lamer no es más que un signo de afecto.

Lamer libera endorfinas placenteras que dan a los perros una sensación de comodidad y placer, similar a la sensación que tienen las personas cuando se están mordiendo las uñas. Esto alivia el estrés”, dice Stilwell.

Si tu perro te está lamiendo demasiado o si prefieres que no te lama la cara, Stilwell te ofrece esta recomendación:

Si el lamido de tu perro no es más que una señal de afecto, una manera de hacer que reduzca esta conducta es ignorar sus lamidos. Cuando te lama no le prestes atención. Si tu perro te lame, levántate de inmediato y vete a otro cuarto. Enséñale que lamer significa que la persona se irá del cuarto.

Si al acariciar a tu mascota, te empieza a lamer, deja de acariciarla y vete. Si repites la conducta, tu perro también te dejará de lamer”.

Me gustaría agregar que siempre debes hacer esto con mucho cariño, tomando en cuenta que tu perro está expresando su afecto por ti en una de las pocas maneras en que puede hacerlo.

¿Los besos de tu perro representan un riesgo para tu salud?

Los hocicos de los perros en realidad no son más limpios que la boca del humano promedio, eso es un mito urbano ¡De hecho va en contra del sentido común! Los hocicos de los perros están llenos de todo tipo de bacterias en todo momento. Piénsalo: tu perro usa su hocico para hacer muchas de las mismas cosas que haces con tus manos, justo antes de que las laves.

Los perros también lamen sus espaldas, olfatean la parte posterior de otras mascotas, prueban las heces, recogen animales muertos con la boca, meten la nariz en la tierra, lamen zapatos, mastican calcetines y ropa interior, con eso te das una buena idea.

Esto no significa que debas alejar a tu perro cuando trate de lamerte, pero es importante tomar en cuenta que su hocico puede albergar bacterias dañinas, por lo que es buena idea que después de recibir un par de lengüetazos vayas a lavarte con jabón, en especial si sufres de inmunodeficiencias.

Por fortuna, nuestra piel está diseñada para proporcionar una barrera eficaz contra patógenos potenciales en la saliva del perro y, si es necesario, nuestro sistema inmunológico también puede preparar una defensa para protegernos. Sin embargo, si tienes algún tipo de cortada o abrasión en la piel y tu mascota lame esa área, puede ser muy grave en el peor de los casos.

Capnocytophaga Canimorsus: Una bacteria peligrosa

De acuerdo con el Dr. Sung, durante 2018 se reportaron 12 casos en los Estados Unidos de una enfermedad humana causada por un tipo de bacteria que se encuentra en la saliva de los perros y gatos llamada Capnocytophaga canimorsus.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) de los Estados Unidos estiman que hasta el 74 % de los perros y el 57 % de los gatos tienen capnocytophaga en sus hocicos.3 Aunque esta cepa bacteriana es inofensiva para las mascotas, puede causar serios problemas en las personas con un sistema inmunológico deficiente que hayan sido expuestas a ellas.

Para representar un riesgo, las bacterias deben entrar en la piel a través de una herida abierta, como una cortada, mordida o abrasión y el perro (o gato) debe tener una concentración bastante alta de esta bacteria en su saliva.

Hace varios años, una mujer australiana que tenía una quemadura superficial en su pie izquierdo fue lamida por su perro. Ella terminó con un choque séptico provocado por una infección de capnocytophaga canimorsus.4 Debido a que éste no es un bicho que el cuerpo humano pueda reconocer, una vez dentro de su torrente sanguíneo, el sistema inmunológico de esta mujer tuvo dificultades para combatirlo.

Al final, los antibióticos lograron eliminar la infección, pero no antes de que esta desafortunada mujer perdiera su pierna izquierda (justo debajo su rodilla), parte de su pie derecho y todos los dedos de sus manos y pies.

En un caso más reciente, la misma cepa de bacterias causó la muerte de una mujer y lesiones graves a un hombre, ambos casos en Wisconsin. Según USA Today:

“La bacteria ocasionó la muerte de Sharon Larson, una mujer de South Milwaukee de 58 años de edad, el pasado 23 de junio, mismo mes en el que Greg Manteufel de 48 años de edad, de West Bend, fue amputado de sus manos y parte de sus piernas a causa de la misma bacteria. En 2015, a Liam Young con 3 años de edad, de la ciudad de Louisburg, se le tuvieron que amputar los dedos de las manos y pies, después de desarrollar el mismo tipo de infección”5

De nuevo, estos son los casos más terribles e inusuales, pero es importante recordar que ni los perros ni los gatos son humanos y sus cuerpos pueden albergar patógenos extraños que podrían ser peligrosos para nuestros cuerpos (y viceversa).

Las bacterias orales de los perros y de los humanos

Se ha identificado que existen de 400 a 500 cepas de bacterias en la boca humana y, hasta ahora, los científicos han descubierto alrededor de 400 cepas en los perros.6 Los microbiomas de las personas y de sus mascotas son muy diferentes, por lo que podemos correr el riesgo de infectarnos cuando nuestro perro nos lame.

Aunque no lo creas, un solo lengüetazo de tu mascota te puede dejar con millones de bacterias que tu cuerpo no puede reconocer y esos bichos cuentan con el poder para quedarse.

Floyd Dewhirst, genetista especializado en bacterias, dijo lo siguiente en una entrevista con National Geographic:

Si un perro te lamiera y después de cinco horas alguien frotara con un hisopo en la zona donde te lamió, encontraría más de 50 especies diferentes de bacterias transmitidas por la saliva del perro”.7

También es importante mencionar que, contrario al popular mito urbano, la saliva del animal doméstico no tiene ningún efecto antibacteriano en los seres humanos. Tal vez existan propiedades protectoras en la saliva de perros y gatos, pero solo para miembros de su propia especie.

5 recomendaciones para mantenerte a ti y a tu mascota en excelente salud

1. Mantén una buena higiene — La mejor manera de asegurarte de que tú y tu mascota no intercambien gérmenes es lavarse las manos antes y después de interactuar con tu perro y antes de tocar tus alimentos, sobre todo si sufres de inmunodeficiencias. Lavarse las manos con cuidado y frecuencia es clave para evitar enfermedades, sin importar cuál sea la situación.

Si tu cachorro te da besos, lávate la cara (o donde sea que te haya lamido) de inmediato. Además, cepilla y baña a tu perro con constancia. Es más agradable estar cerca de un perro limpio y así reducirás el polvo, alérgenos y bacterias que trae en su cuerpo (sobre todo en sus patas) y que mete a la casa.

2. Cubre las cortadas, llagas y abrasiones en tu piel — El verdadero peligro de la saliva de las mascotas es para las personas que permiten que su perro lama un área de su piel que está herida, ya que esto podría poner bacterias en el torrente sanguíneo. Entonces, si tienes algún tipo de lesión en la piel, sin importar cuán pequeña sea, cúbrela cuando estés con tu perro o no le permitas que te lama hasta que la herida se haya curado por completo.

3. Ten cuidado con las mordidas — Si bien las bacterias que se encuentran en los besos de los perros no suelen ser motivo de preocupación, las que surgen de las mordidas sí lo son. Es necesario que recibas atención inmediata, sin importar si se trata de una mordida superficial o más grave. Limpia la herida inmediatamente con jabón y agua tibia, enjuagando bien.

Para heridas superficiales, desinféctate varias veces al día con yodopovidona y cubre la herida con una venda limpia y seca. Observa si hay signos de infección, como enrojecimiento e hinchazón. Si la mordida es una herida punzante y profunda, busca atención médica de inmediato, ya que puede ser necesario un tratamiento más intensivo.

4. Evita los tratamientos antibióticos innecesarios — Ten mucho cuidado si a ti o a tu perro se les prescriben antibióticos por cualquier motivo, a menos que se haya realizado un cultivo y una prueba de sensibilidad, la cual te demuestre que estás tomando una decisión correcta. Si tu veterinario no ha identificado cuál sería el antibiótico más efectivo para tratar la infección, simplemente están adivinando, lo cual es una mala idea.

El uso frecuente e innecesario de estos medicamentos provoca una resistencia a los antibióticos para una creciente cantidad de cepas de bacterias. Cuando los antibióticos ya no son efectivos contra las infecciones bacterianas serias, puede que haya consecuencias mortales.

5. Puedes ofrecerle un probiótico a tu mascota — Un suplemento probiótico de alta calidad recolonizará el tracto digestivo de tu mascota con bacterias saludables, reforzará su sistema inmunológico y mejorará su salud en general. Esto es de gran importancia si tu perro ha recibido terapia con antibióticos.