Si a tu perro le encantan los muñecos de peluche, esto podría romperle el corazón

Análisis escrito por Dra. Karen Shaw Becker
peluches para perros

Historia en Breve -

  • En la naturaleza, los perros buscan y matan a las presas que pueden cargar con la boca; por lo que sostener un muñeco de peluche de esta forma puede cumplir su deseo innato
  • Al alejar a un cachorro demasiado pronto de su madre, podría imitar el comportamiento al chupar y amasar al peluche con las patas
  • Si tu mascota aún es un cachorro, puede disfrutar de "masticar" muñecos de peluche durante el proceso de dentición, ya que es un alivio para sus encías
  • Algunos perros desarrollan un apego a un muñeco de peluche y lo llevan consigo para su comodidad, tal y como lo hace un niño con su manta
  • Asimismo, es importante elegir los peluches orgánicos y evitar los hechos en China, debido a la posibilidad de contaminantes tóxicos

Cada perro es único y junto con eso viene una preferencia distinta de juguetes. A un perro le pueden gustar los juguetes que producen sonidos, mientras que otro puede preferir las pelotas o los juguetes con cuerdas. Sin embargo, algunos perros tienen una fascinación por los muñecos de peluche. Los perros pueden disfrutar de su interacción con muñecos de peluche por numerosas razones y es algo que comienza desde su ascendencia.

En la naturaleza, los perros buscan y matan a las presas que pueden cargar con la boca. por lo que sostener un peluche de esta forma puede cumplir su deseo innato. Cuando los perros nacen, lo hacen en una camada e inmediatamente buscan amamantarse de su madre.

Al alejar a un cachorro demasiado pronto de su madre, podría tratar de imitar el comportamiento al chupar y amasar a un muñeco de peluche con las patas. Cuando los cachorros se encuentran con sus compañeros de camada, incluso pueden chuparse entre ellos, por lo que hacerlo con un muñeco de peluche es un comportamiento totalmente normal para algunos perros y puede persistir hasta la madurez.

Si tu mascota aún es un cachorro, puede disfrutar de "masticar" muñecos de peluche durante el proceso de dentición, ya que es un alivio para sus encías. Algunos perros desarrollan un apego a un muñeco de peluche y lo llevan consigo para su comodidad, tal y como lo hace un niño con su manta. Las hembras, en particular, pueden desarrollar un apego a un muñeco de peluche tal y como lo hacen con un cachorro, y pueden disfrutar de su "maternidad", como las niñas con sus muñecas.

Por supuesto, también existen perros que aman a los muñecos de peluche porque pueden destrozarlos. En este caso, los muñecos de peluche pueden durar por tan solo unos minutos, especialmente si hay alguno que hace ruido.

Cómo elegir el mejor muñeco de peluche para tu mascota

Si a tu perro le encanta llevar a su muñeco de peluche a todos lados, se recomienda elegir uno que sea lo suficientemente pequeño como para caber en su boca, pero no tan pequeño como para que pueda tragarlo. Para los perros que aman sacudir y "matar" a sus peluches, es muy recomendable elegir uno más grande y duradero (de preferencia, fabricado con fibra de cáñamo).

Asimismo, es importante elegir los peluches orgánicos y evitar los hechos en China, debido a la posibilidad de contaminantes tóxicos. Cuando Consumer Affairs probó los juguetes fabricados en China que se venden en Wal-Mart, encontraron niveles peligrosos de plomo, cromo y cadmio. También recomiendo evitar las carnazas fabricadas con nailon o plástico saborizado, ya que podrían contener ingredientes cuestionables que se pueden ingerir.

Algunos de los mejores peluches no tóxicos y de alta calidad son aquellos fabricados a mano que se venden en mercados agrícolas o pequeñas tiendas para mascotas. Sin embargo, también puedes encontrar algunos juguetes orgánicos en internet. Es necesario evitar los muñecos de peluche para niños, ya que no se encuentran diseñados para perros. No importa qué tipo de juguete le des a tu perro, siempre es importante vigilarlo mientras juega.

Una vez que se rompa el muñeco de peluche, es necesario desecharlo para que el perro no trate de comérselo, al igual que a la cápsula de sonido que se encuentra adentro. Asimismo, presta atención a las partes pequeñas que conforman el juguete; Si cuenta con ojos, oídos o nariz que se puedan masticar y tragar fácilmente, puede ser un peligro de asfixia, por lo que no es recomendable para los perros.

Cómo limpiar el muñeco de peluche

Los peluches pueden recoger la suciedad y la mugre rápidamente, lo que crea más que solo una molestia. Cuando la Federación Nacional de Seguridad (NSF, por sus siglas en inglés) realizó un estudio para encontrar los artículos más sucios dentro del hogar, los juguetes para perros se posicionaron entre los 10 principales y se encontró que contenían bacterias coliformes (incluyendo bacterias estables), levadura y moho.

Afortunadamente, los muñecos de peluche se pueden lavar junto con las sabanas y mantas en la lavadora. Utiliza el ciclo de esterilización o, si el juguete parece ser más delicado, lávalo con agua fría. Utiliza un detergente natural libre de perfume o rocía los juguetes con bicarbonato de sodio y vinagre durante el ciclo de enjuague.

Puedes utilizar una bolsa de lavandería sí consideras que el ciclo es demasiado rudo, pero los juguetes de alta calidad, que se encuentran diseñados para uso rudo, no deberían experimentar problemas para sobrevivir a un ciclo de lavado y enjuague. La mayoría también se puede añadir a la secadora sin ningún problema, lo que también ayudará a eliminar los gérmenes. Asimismo, puedes dejar que se sequen al aire libre bajo el sol, que es otra manera de eliminar los microbios.

¿Tu perro podría desarrollar apego a su peluche?

Mientras tu perro no demuestre ninguna señal de abrazar o chupar el juguete de manera obsesiva, y no actúe agresivo si te acercas, no existe razón para quitarle su peluche. Mientras que algunos perros se cansan fácilmente de los juguetes con los que juegan diariamente (por lo que intercambiarlos regularmente puede ayudar a conservar su novedad), otros perros quieren jugar con su muñeco de peluche todo el tiempo.

La entrenadora de perros Liz Kover, comentó lo siguiente en The Dodo: "Los perros son como niños pequeños. No existe ninguna razón para reemplazar algo con lo que realmente se encuentran apegados. Aquel juguete con el que se ha apegado, es parte del repertorio de cosas cómodas que conforman su mundo".

Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo
Publique su comentario